El único socio del núcleo que comprará es TCI

Los March declinan comprar Aena a 55 euros

Terminal T4 del aeropuerto de Barajas.
Terminal T4 del aeropuerto de Barajas.

La oferta pública de venta (OPV) de Aena ha superado todas las expectativas. En la mayor privatización en España desde la de Endesa de junio de 1998, la avalancha de órdenes de compra de los fondos extranjeros, especialmente estadounidenses, ha propulsado la valoración media del gestor de aeropuertos en torno a un 17% desde el pasado octubre, cuando se produjo el primer intento de sacarlo a Bolsa. El precio medio inicial de la banda orientativa de hace cuatro meses era de 47,5 euros por acción y ahora está en 55,5.

Los bancos coordinadores de la operación –BBVA, Santander, Merrill Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley– explicaron el martes al Ejecutivo que contaban con demanda de sobra para vender la compañía sin necesidad de núcleo duro y a precios más elevados de los inicialmente calculados. Los ministerios económicos, Hacienda y Economía, la Oficina Económica del Gobierno, pilotada por Álvaro Nadal, y por supuesto el Ministerio de Fomento acataron el consejo con el objetivo de maximizar los ingresos para el Estado, que pueden ir directamente a rebajar el endeudamiento.

El jueves, los bancos encargados de vender las acciones fueron un paso más allá, ante el aluvión de órdenes sin límite de precio. Así indicaron que el mínimo de la puja para poder entrar en Aena se situaba ya en los 55 euros, según Bloomberg. Todos los socios del núcleo duro quedan fuera del capital a este precio, incluidos los March, que habían apostado desde el principio y al precio más alto, por hacerse con el 8% de Aena a 53,33 euros por título más 0,15 de prima.

Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia de banqueros, hizo oficial el viernes que no acudiría al tramo institucional de la OPV. “A los precios que se barajan no nos interesa” explican fuentes cercanas al holding cotizado. Desde los colocadores descartan que el Ejecutivo dé su brazo a torcer y apuntan que con su oferta actual tiene todas las papeletas de salir del núcleo duro.

La demanda se sitúa en unas cinco veces el importe total de la oferta (73,9 millones de acciones, una vez traspasados los 31,5 millones de acciones de los exsocios estables), lo que aporta total tranquilidad al Ejecutivo y también a los bancos colocadores. La decisión final de precio se tomará el lunes antes de las 12 de la noche, pero todo apunta que se situará en torno al punto medio del rango (55,5 euros) o incluso por encima.

Ferrovial tampoco irá a la OPV, una vez superada su oferta de 48,66 euros más 0,1 de sobreprecio por el 6,5% del capital, según fuentes empresariales.

El Gobierno se queda sin los dos accionistas que más deseaba en el capital y a los que ha tratado de retener. A lo largo de la semana les ha comunicado que si acudían a la OPV con los nuevos precios se les daría el porcentaje que pidieron, si así lo deseaban, con lo que conservarían a sus consejeros.

El único de los socios seleccionados en octubre que sí ha acudido al tramo institucional es el hedge fund británico The Children’s Investment (TCI), que pidió el 6,5% a 51,60 euros. El martes será cuando se asignarán las acciones a los grandes inversores. La valoración media de los colocadores se sitúa por encima de los 50 euros por acción, e incluso hay entidades, como BBVA, que lo fijan en el mejor escenario a más de 66,5. Los resultados entre enero y septiembre han sido el motor de esta espiral alcista de las valoraciones. Aena obtuvo un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 1.460 millones de euros y para el conjunto de 2014 se estiman más de 1.900, frente a los 1.700 previstos por la propia Aena.

La retribución que pagará, en torno al 50% del beneficio, es otro aliciente del gestor español de aeropuertos. A 55,5 euros por acción, la rentabilidad por dividendo se situaría en el 3,3% en 2015, frente al entorno del 2% de sus rivales.

No habrá para todos los particulares

Los pequeños inversores han pedido más de 1.000 millones de euros en acciones, cuando solo tienen reservados 3,8 millones de títulos, y de esta cantidad 0,38 millones están asignados a los empleados. Esto implica que, si no hay ampliación del tramo minorista, no habrá suficientes para atender todas las peticiones. Al fijar el precio máximo minorista en 58 euros, se podrán satisfacer unas 150.000 órdenes, pero este número ha sido ampliamente rebasado. El folleto de la OPV especifica que la asignación definitiva de acciones del tramo minorista se efectuará el sábado y que el domingo se hará el reparto, si bien no es seguro que se comunique hasta el lunes 9 por la mañana. Fuentes cercanas a la compañía descartan una ampliación significativa del tramo minorista, por lo que previsiblemente no se podrán atender todas las peticiones.


En caso de que no sea posible dar un mínimo de 25 acciones a todos los mandatos, se ordenarán las peticiones por orden alfabético en función del nombre o del apellido –el que aparezca primero en el fichero del banco–, y los títulos comenzarán a asignarse por las palabras que empiecen por K hasta que se agoten las acciones destinadas al tramo. El pago efectivo se hará el día 10, justo el previo al debut. Aena comenzará a cotizar en la Bolsa a las 12 de la mañana del miércoles 11 de febrero.