Realia gana otro 11,6% con la decisión de la constructora de no vender

Slim coloca a un jefe de la mexicana Ideal al frente del cambio en FCC

Fachada principal de la sede de FCC en Madrid.
Fachada principal de la sede de FCC en Madrid.

Miguel Ángel Martínez Parra, director financiero de Ideal, la constructora mexicana de Carlos Slim, apunta a hombre fuerte en FCC. De momento, tal y como adelantó CincoDías, el magnate le ha situado en la sede madrileña para empaparse de la realidad de la compañía, participar en el diseño de un nuevo plan estratégico y, según distintas fuentes, podría quedarse en España como parte de la alta dirección de FCC. El perfil de Martínez, que también ha sido ejecutivo en la entidad financiera Inbursa, otro de los negocios estratégicos de Slim, y es experto en riesgos y estructuración de financiaciones, encaja en una empresa en la que la relación con la banca es crítica.

FCC mantiene prácticamente íntegro su cuadro directivo ante el paréntesis de un año que Carlos Slim y Esther Koplowitz han fijado con Juan Béjar, actual consejero delegado, al frente de la empresa. Tras ese periodo, habrá que ver. Las fuentes consultadas, todas ellas cercanas a la compañía, aseguran que los procesos determinantes en FCC, como es la venta de la participación del 36,88% de Realia, la entrada en nuevos mercados o la contratación de nuevos directivos, se encuentran detenidos. No así la maquinaria de contratación, donde FCC Construcción, por ejemplo, trata de hacerse con el proyecto de la línea 2 del metro de Ciudad de Panamá, valorado en 2.400 millones de dólares (2.120 millones de euros).

Al parecer, no hay fecha para la presentación de un nuevo plan estratégico. Sin embargo se está trabajando en él y en la casa crece la presión para que los cambios se materialicen lo antes posible para no desatar el efecto contrario de paralizar la compañía.

Todo en revisión

La empresa que preside Esther Alcocer reconoció el viernes ante la CNMV, a través de una escueta nota, que tiene en revisión su programa de inversiones y desinversiones, tal y como informó este periódico el pasado 26 de enero. Del programa de ventas, por más de 2.000 millones ejecutado bajo la batuta de Juan Béjar apenas quedaba la salida de Realia y de Globalvía. La primera de ellas fue paralizada oficialmente el jueves con una notificación al regulador bursátil, mientras la segunda es más difícil de congelar al tener FCC y Bankia, accionistas de la concesionaria de infraestructuras, un acuerdo de venta con el fondo de Singapur Khazanah.

La acción de Realia volvió a calentarse fuertemente el viernes después de que FCC hiciera oficial su decisión de no vender. La subida fue del 11,6%, hasta los 0,81 euros, con lo que Realia eleva su capitalización a 250 millones tras ganar un 60% desde que empezó el año.

La nueva posición de FCC, tras la entrada de Carlos Slim y la inyección de 1.000 millones recibida en la ampliación de capital, choca con el interés de Hispania, gestionada por Azora y en la que tiene intereses el multimillonario estadounidense George Soros. Esta última tiene anunciada una opa por la inmobiliaria a 0,49 euros por acción.

 

Las claves del futuro plan estratégico

Desde FCC se ha reconocido desde el mismo momento en que Slim dio el paso de invertir 650 millones de euros en la compañía, que se abría un amplio abanico de posibilidades para colaborar con las empresas del empresario mexicano en campos como la construcción industrial, energía e infraestructuras de transporte. Y esta será una de las claves del futuro plan estratégico de la compañía: FCC gana un aliado de primera magnitud en América Latina y Carlos Slim, su primer accionista, se hace con un compañero de viaje en las licitaciones capaz de aportar credenciales y experiencia.

En el campo de la operación de infraestructuras, FCC pretende partir de cero si es que se desprende de Globalvía, para lo que contrató a Antonio de Santiago, exdirectivo de Ferrovial, según avanzó este periódico el pasado octubre.

Otro campo estratégico y con fuertes posibilidades de desarrollo es el de las infraestructuras relacionadas con la gestión del agua. La filial de FCC en este negocio, Aqualia, dejó la filial latinoamericana Proactiva en manos de Veolia y ahora trata de crecer en solitario al otro lado del Atlántico, incluido Estados Unidos.

En Servicios Urbanos, muy centrada en el mercado español, podría buscarse un mayor impulso internacional, como ha conseguido Ferrovial a base de adquisiciones en Reino Unido. En esta división está encuadrada la británica WRG, que pasa del modelo de operación de vertederos tradicionales a sistemas más innovadores de gestión y valorización de residuos.

Resta ver si el consejo de FCC confía suficientemente en la recuperación de la economía española como para potenciar el negocio inmobiliario y aguantar en el cementero, a través de Realia y Cementos Portland.