Un padre y su hija acuden a comisaría

Corporación Dermoestética, denunciada ante la policía

Jesús Arribas, con la denuncia presentada contra Corporación Dermoestética.
Jesús Arribas, con la denuncia presentada contra Corporación Dermoestética.

La hija de Jesús Arribas había logrado ahorrar 5.000 euros. El año pasado, tras acabar la carrera de Biología, en Madrid, acudió a Corporación Dermoestética para someterse a una operación de aumento de pecho. Su padre le acompañó a la clínica, y ahí le convencieron también a él de corregir un desvío del tabique nasal.

“Nos decidimos por Corporación Dermoestética por su prestigio, por sus más de 30 años de experiencia”, cuenta Arribas. Su hija entregó los 5.000 euros ahorrados, y él otros 3.500 euros que pagaron directamente a la compañía a través de una transferencia, el pasado 24 de noviembre. La empresa citó a Jesús Arribas para la operación el 29 de diciembre.

A principios del último mes del pasado año Arribas decidió ponerse en contacto con Corporación Dermoestética. “Tenían que hacerme analíticas, análisis para la anestesia de cara a la operación, y me extrañó que no me llamaran”, recuerda. Arribas fue hasta la clínica de la empresa de estética situada en la calle Hermosilla de Madrid, “y ahí me dijeron que había problemas internos entre los cirujanos, que me esperara”.

Pero el 15 de diciembre se publicó que Corporación Dermoestética había solicitado preconcurso de acreedores, una medida para negociar supuestamente durante tres o cuatro meses un convenio de pago a los acreedores que evitara la declaración de concurso de la compañía.

La entrada en situación concursal de Corporación Dermoestética sorprendió a Jesús Arribas, al igual que a cientos de pacientes de la empresa, en tiempo de espera para ser operado.

Cuando Arribas volvió a la clínica de Corporación Dermoestética en Madrid para tratar de recuperar su dinero, “las mismas señoritas que me atendieron me dijeron que el presidente del grupo debía tener mucho dinero en alguna parte y que seguro que los jueces podrían recuperarlo y devolver las deudas”, cuenta. “A mi hija le entró una fuerte depresión por el dinero perdido, y por todo lo que supone decidir someterse a una operación como esa y encontrarse poco antes con este panorama”, comenta.

Decidió entonces acudir a la policía. El 29 de enero presentó una denuncia en una comisaría del centro de Madrid contra Corporación Dermoestética. “No debían habernos admitido como pacientes; el 24 de noviembre, cuando mi hija y yo firmamos las operaciones la empresa ya debía saber la situación en la que se encontraba”. También ha denunciado su caso ante la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU.

Plataforma de afectados

La situación concursal de Corporación Deromestética ha afectado a cientos de pacientes, clientes de la compañía que al igual que Jesús Arribas y su hija habían pagado una intervención estética poco antes de la declaración oficial del preconcurso sin ser avisados de la situación real de la empresa.

La plataforma afectadoscorporaciondermoestetica.com, organizada por un despacho de abogados, Vázquez Abogados, ha contactado con más de 300 de afectados por el cese de la actividad de la empresa. “En los últimos días al menos una decena de ellos ha conseguido recuperar su dinero”, aseguró el viernes Damián Vázquez, al frente de la plataforma.

Concurso de acreedores

Pocos días después de presentar preconcurso de acreedores, Corporación Dermoestética, presidida por José María Suescun, solicitó su entrada en concurso de acreedores, el 26 de diciembre. Lo que deja en entredicho las reales pretensiones de la compañía de negociar una alternativa a la declaración de concurso al no agotar el periodo que legalmente tendría para negociar un convenio de pago con sus acreedores.

La declaración de concurso afecta tanto a los clientes-pacientes de la empresa como a sus acreedores financieros, proveedores, o a sus trabajadores.

A partir de ahora será el administrador concursal que nombre el juez a cargo del concurso, del juzgado mercantil número uno de Valencia, la persona que gestione la posibilidad de alcanzar un convenio de pago.

La plantilla no ha cobrado el mes pasado

Los empleados de Corporación Dermoestética no han cobrado la nómina de enero, y tampoco la paga extraordinaria de diciembre, informaron el viernes fuentes sindicales representantes de los trabajadores. La plantilla de la compañía presidida por José María Suescun está compuesta por unas 290 personas, después de que en las últimas semanas varios trabajadores decidieran abandonar el grupo, explicaron las mismas fuentes.

 

Los representantes de los trabajadores y la empresa han negociado una indemnización hasta la semana pasada, cuando se conoció la declaración de concurso de acreedores de la compañía. Hasta ese momento la plantilla había convocado huelgas y movilizaciones en las clínicas de Corporación Dermoestética.

“Ahora no tiene sentido seguir negociando con la empresa, será el administrador concursal la persona encargada”, explicaron las fuentes sindicales consultadas. Las mismas asumen que los trabajadores pasarán a ser considerados acreedores privilegiados en el concurso.