La firma Broadbill Partners compra el 3,6%

Un fondo de Nueva York entra en Pescanova

Instalaciones del Grupo Pescanova en Chapela (Redondela). EFEArchivo
Instalaciones del Grupo Pescanova en Chapela (Redondela). EFE/Archivo

El fondo de inversión Broadbill Investment, con sede en Nueva York, ha adquirido el 3,69% de Pescanova, de acuerdo a los registros de la CNMV. La operación se realizó el 29 de enero; la información aparecida en el portal de internet del regulador no detalla a qué precio o a quién ha comprado el fondo dicha participación.

Según los mismos registros de la CNMV, el primer accionista del grupo sigue siendo su expresidente Manuel Fernández de Sousa, con el 7,5%, seguido de Carolina Masaveu con el 7,1%, y Grupo Damm con el 6,2%. De acuerdo a fuentes cercanas a la empresa dichas participaciones no están actualizadas; según las mismas fuentes el primer accionista sería Damm seguido de Masaveu mientras que la participación de Fernández de Sousa sería algo superior al 5%.

La multinacional pesquera presentó el lunes el resultado de su ejercicio pasado. La compañía registró ventas de 901 millones entre enero y noviembre de 2014, sin contabilizar las de diciembre, el mejor mes en cuanto facturación de la compañía. El grupo ha contabilizado un beneficio en 2014 de 1.649,5 millones de euros frente a pérdidas de 718,8 millones en 2013. La compañía explica en su comunicación de resultados que en la medida que el convenio aprobado conlleva la creación de una nueva sociedad (Nueva Pescanova), el traspaso de su negocio “no se realizará por su uso continuado, sino por una transacción asimilable, ceteris paribus, a una venta”. Por esta razón, la clasificación de los activos y pasivos y la cifra de resultados interrumpidos “es un traspaso de las cifras contables de un negocio en marcha hasta el 30 de noviembre de 2014”.

La aprobación del convenio también ha permitido a la compañía reducir su deuda financiera, que ha pasado de 3.218,9 millones en 2013 a 1.333,5 millones en 2014.

A 30 de noviembre de 2014 las cuentas de Pescanova presentan un patrimonio neto negativo de 616 millones de euros, y un fondo de maniobra negativo. Este desequilibrio, señala, “comporta la incertidumbre acerca de la capacidad del grupo de continuar sus operaciones”.

Pescanova protagonizó en 2013 el mayor concurso de una compañía de alimentación española, pocas semanas después de informar que había detectado “discrepancias” contables, aflorando deudas cercanas a los 4.000 millones de euros, muy superiores a las anteriormente comunicadas al mercado. La banca acreedora se hizo el pasado año con el control del grupo logrando aprobar convenio de acreedores que puso fin a la situación concursal de la empresa.