Crece el peso de los peligros cibernéticos y geopolíticos, según Allianz

Los riesgos que quitan el sueño a las empresas

Incendio en una fábrica de helados Frigo.
Incendio en una fábrica de helados Frigo.

La creciente interconexión empresarial y la continua globalización del sistema productivo originan que aparezcan nuevos riesgos empresariales y que los existentes se tomen en cuenta del mismo modo en las diferentes regiones del planeta. Esta es a la conclusión a la que se puede llegar tras analizar el último barómetro sobre la materia publicado por Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), la filial de Allianz dedicada a valorar los principales peligros que afectan a las industrias y sociedades. 

El daño que más preocupa a nivel mundial con un 48% es la interrupción del negocio y la ruptura de la cadena de suministros. En segunda y tercera posición, las catástrofes naturales con un 30%, y los incendios y explosiones con un 27% siguen inquietando a los expertos. La novedad de esta edición es la irrupción de los riesgos cibernéticos en las primeras posiciones y la relevancia que han experimentado los de naturaleza geopolítica.

“Hay varios aspectos que llaman mi atención en este informe”, explica Juan Manuel Negro, director general de AGCS en España. “Entre ellos la normalización de América, Asia–Pacífico, Europa, Oriente Medio y África (EMEA) y su percepción de la interrupción del negocio y la ruptura de la cadena de suministro como primer motivo de preocupación. También es destacable la irrupción del cibercrimen en el ranking de América y EMEA y su ausencia en la zona de Asia-Pacífico, donde sin duda acabará apareciendo. Y por supuesto la problemática geopolítica, derivada del conflicto de Ucrania y Rusia, Oriente Medio y de la aparición de nuevas fuerzas políticas”, sentencia Negro.

Por primera vez el cibercrimen se sitúa entre las cinco amenazas empresariales más importantes del mundo, incluso en países como Estados Unidos, Alemania y Reino Unido este riesgo se encuentra entre los tres primeros.

Miguel Ángel Bernal, coordinador del departamento de investigación del Instituto de Estudios Bursátiles, lo tiene claro: “La vida pasa por internet, la ciberdelincuencia es un riesgo que va a ir en aumento y se trata de un problema serio, ya que las inversiones para solventar y prevenir este tipo de riesgos son inmensas y van a fondo perdido. Cuando se piensa que se ha solucionado un problema aparece otro, se trata de un campo en continúa evolución”.

Juan Manuel Negro ve esencial la existencia de una cobertura de seguros específica y la incorporación de especialistas a las plantillas de las empresas “La ciberdelicuencia es un riesgo definido y valorable, es necesario poner medidas preventivas desde el interior de la empresa y la contratación de seguros que puedan protegerte ante posibles ataques. Pero es esencial la prevención para evitar los posibles daños a terceros y a la imagen de la propia empresa”.

La contingencia geopolítica es otro de los de mayor relevancia. Tras escalar nueve posiciones en relación al informe del pasado año, se sitúa en el puesto número nueve. Por primera vez este riesgo figura entre los diez más importantes en la región EMEA, donde ocupa la octava posición. En Rusia y Suiza se encuentra entre laos tres primeras preocupaciones y en Ucrania es la principal inquietud de las empresas. “Lo que está claro es que el conflicto de Ucrania es más grave de lo que parece, pero lo que también está claro es que la aparición de nuevas fuerzas políticas como Podemos en España o Syriza en Grecia va a traer cola, ya que tiene a las empresas preocupadas y a la expectativa”, apunta Bernal.

 

Parón del negocio, lo que preocupa en España

Juan Manuel Negro, director general de Allianz Global Corporate & Specialty.
Juan Manuel Negro, director general de Allianz Global Corporate & Specialty.

“Los datos recogidos sobre España revelan que nos vamos igualando a los principales riegos de los países de nuestro entorno, lo cual muestra claramente el nivel de internacionalización de nuestra economía”, explica Negro.

En España, al igual que en el resto de la zona EMEA y del mundo, la primera posición es ocupada por la interrupción de negocio y la ruptura de la cadena de suministro. Sin embargo, España difiere del resto de países en la intensificación de la competencia, que se sitúa como segundo caso de riesgo, y en la austeridad económica, que a pesar de descender cinco posiciones en referencia al pasado año, se ubica en el puesto número 12.

“La crisis económica ha golpeado gravemente nuestro país, pero el hecho de que haya descendido cinco posiciones es sin duda sinónimo de que comenzamos a despegar”, apunta Bernal. En referencia a la competencia, el experto es contundente: “España tiene un grave problema de oligarquía y monopolio y eso provoca una disminución de la eficiencia. Es necesaria la entrada de nuevos jugadores para que la competencia se intensifique y seamos más eficientes y productivos, aunque ello conlleve un mayor esfuerzo de las empresas ya existentes.”