Medida de ayuda tras el incendio de la planta

Campofrío no pagará cotizaciones sociales por un año tras el incendio

Estado en el que quedó la planta de Campofrío en Burgos tras el incendio que sufrió en noviembre pasado.
Estado en el que quedó la planta de Campofrío en Burgos tras el incendio que sufrió en noviembre pasado.

La Seguridad Social ha aprobado una resolución para permitir a Campofrío que no pague, durante el periodo de un año, las cotizaciones de sus trabajadores de su planta de Burgos, que ahora se encuentran en situación de suspensión de empleo, debido al incendio de sus instalaciones sufrido el pasado mes de noviembre.

Esta exoneración en el pago de las de cuotas por un periodo inicial de doce meses --a contar desde el pasado 16 de noviembre, fecha en la que se suspendieron los contratos tras el incendio-- se enmarca dentro una nueva ayuda para las empresas que mantengan el empleo después de que una situación de fuerza mayor les obligue a interrumpir su actividad, aplicando suspensiones de contratos o reducciones temporales de jornada en lugar de despidos. 

Dicha ayuda está incluida en el Real Decreto que regula Programa de Activación para el Empleo recientemente aprobado por el Consejo de Ministros, y prevé una exoneración de hasta el 100% de las cotizaciones sociales --tanto por contingencias comunes como profesionales-- de los trabajadores en suspensión de empleo por causa mayor de la empresa. Esta ayuda es prorrogable por otros doce meses.

En el caso de Campofrío, la causa mayor debida al incendio de la planta de Burgos ha sido adecuadamente acreditada ante la Dirección Especial de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que ha emitido un informe favorable a esta ayuda.

Para solicitar este impago de las cuotas, las empresas deben estar al corriente de pago de sus obligaciones tributarias y de Seguridad Social en el momento que ocurra la causa de fuerza mayor que les impida continuar su actividad. Asimismo debe tener asegurados los bienes indispensables para realizar dicha actividad productiva.

Además, la compañía se tiene que comprometer, por un lado, a mantener el empleo del 100% de los trabajadores afectados durante el año que siga a la finalización de la suspensión del contrato o reducción de la jornada; y, por otro lado, a hacer las reinversiones necesarias para reanudar la actividad. En el caso de que la empresa incumpla cualquiera de estos dos compromisos deberá integrar las cotizaciones impagadas.