La mayor privatización en España desde 1998

“Hemos dado la vuelta a Aena con salarios y normas del sector público”

Ana Pastor, ministra de Fomento.
Ana Pastor, ministra de Fomento.

La Aena que realizará en febrero la mayor OPV de una firma pública desde 1998, era una compañía en dificultades hace tres años: “No había ni para las nóminas”, recuerda la ministra de Fomento, Ana Pastor. Con una coyuntura económica más favorable, y tras un fuerte plan de ajuste, vuelven a crecer el número de pasajeros y las expectativas de negocio. La estrechez de la agenda en la última semana hace que esta entrevista tenga que realizarse por cuestionario. Pastor apuesta por una línea continuista de “eficiencia y responsabilidad”; asegura que el apellido de empresa pública no lastrará a la futura cotizada, y espera que la congelación tarifaria por diez años tenga respuesta por parte de las aerolíneas.

Pregunta. Aena ha sido saneada, es una fuerte generadora de caja y el grueso de la inversión está realizada. ¿Son estos sus principales valores?

Respuesta. Aena es el primer operador aeroportuario del mundo, con más de 195 millones de pasajeros. El principal objetivo es el desarrollo de una gran compañía con una red única al servicio de la vertebración y la cohesión de nuestro país, que garantice la movilidad de todos los ciudadanos, vivan donde vivan. No es menos importante el papel que Aena jugará como palanca de desarrollo en sectores estratégicos como el del turismo. Le recuerdo que el año pasado utilizaron nuestros aeropuertos más de 136 millones de pasajeros internacionales.

P. Ha insistido en que la entrada de capital privado redundará en una mejora de la gestión. ¿Cuáles deben ser los próximos objetivos después de que se haya dado la vuelta al balance?

R. Dar un servicio de la mejor calidad y eficiencia. Aena ha experimentado en tres años una profunda transformación que ha sacado a la compañía de los números rojos, y de una situación que no permitía pagar las nóminas, a un balance económico espléndido. Hemos demostrado que una compañía pública puede gestionarse bien, aplicando criterios de eficiencia y responsabilidad. Por ese mismo camino va a continuar.

P. ¿Habrá mayor desarrollo internacional o su estrategia debe ser conservadora en este aspecto?

“El sector aéreo ha acogido muy bien la congelación de tasas hasta 2025 y valora el esfuerzo para ayudar al transporte en un momento de crisis”

R. Aena tiene mayoría y la gestión del quinto aeropuerto del Reino Unido, London Luton, y participa en aeropuertos de México y Colombia. El futuro vendrá marcado por el interés general.

P. ¿Barajas ha superado su crisis?

R. Los datos hablan por sí solos. Hemos cerrado el 2014 con 41,8 millones de viajeros, llevamos 11 meses de crecimiento sostenido y este mes de enero el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas habrá movido tres millones de pasajeros, lo que representa un incremento del 10%.

P. Ha defendido desde el principio el concepto solidario de gestión en red. ¿Cómo valora las exigencias catalanas y canarias respecto a sus aeropuertos?

R. El modelo elegido por el Gobierno es el de una Aena en red que garantice el acceso de todos los ciudadanos al transporte aéreo y asegure la función de este servicio público, especialmente de nuestras islas y de Ceuta y Melilla. La nueva estructura de la empresa asegura que la red no se troceará en el futuro.

P. Su ministerio ha decidido la congelación tarifaria por diez años. ¿Qué respuesta espera de las aerolíneas?

R. La congelación de las tasas hasta 2025 ha sido posible por la buena gestión que se ha llevado a cabo en Aena durante estos tres últimos años. Las compañías lo han acogido muy bien y han valorado el esfuerzo para ayudar al sector del transporte en un momento de crisis. El diálogo con las aerolíneas es permanente y muy fluido. Por otra parte, las tasas de Aena son las más competitivas de Europa en términos comparables.

P. Los aeropuertos españoles tienen capacidad para 335 millones de pasajeros. ¿Cuál es la cifra objetivo en una década?

"Me ha tocado gestionar una realidad dura, la de una Aena con un saldo de caja de 400 millones en rojo y 12.000 millones de deuda. Hablar es bastante fácil, resolver problemas es más complejo”

R. Resulta poco fiable establecer prognosis de tráfico a largo plazo habida cuenta de que para ello hay que analizar variables de difícil concreción como la evolución del PIB de los países emisores de turismo. Más a corto, las reservas para 2015 son excelentes. El Ministerio, Aena y las aerolíneas trabajamos para aprovechar esta circunstancia.

P. ¿Aena y su futuro deben estar fuera del enfrentamiento político por cuanto supone para la economía?

R. Me ha correspondido gestionar una realidad muy dura: la de una Aena con un saldo de caja de 400 millones en rojo y una deuda de más de 12.000 millones. Hablar es bastante fácil, hacer y resolver problemas es mucho más complejo.

P. Han decidido que la dirección de la compañía mantenga salarios de empresa pública, ¿puede lastrar esta decisión la capacidad de Aena para atraer a un equipo de primer nivel?

R. Aena es, y seguirá siendo, una empresa pública, y sus profesionales y su equipo directivo son, y serán, servidores públicos. El equipo ha demostrado enorme talento, profesionalidad, buen hacer y su defensa del interés general al transformar la compañía de arriba a abajo y hacerla rentable en solo tres años. Es algo que parecía imposible y por lo que muy pocos apostaban. Y lo han hecho con la normativa del sector público y con salarios establecidos para gestores públicos.

P. ¿Veremos en unos años una segunda oleada de venta de Aena en la que el Estado pierda la mayoría?

R. El Gobierno apuesta por que Aena siga siendo una empresa pública. Creemos que es el mejor modelo y que está en consonancia con lo que es habitual en otros países de nuestro entorno como Francia (ADP) o Alemania (Fraport).

P. ¿Está en riesgo el resultado de Aena a futuro por los litigios relacionados con las expropiaciones?

R. En absoluto. Eso es algo que determinarán los tribunales de justicia, ante los que Aena ha presentado las correspondientes alegaciones.

P. ¿Cree que el tráfico aéreo doméstico puede ganar peso frente al AVE con la recuperación económica?

R. La recuperación ha traído consigo que mejoren todos los modos de transporte. El número de pasajeros que utilizaron los aeropuertos, 195 millones, creció un 4,5% respecto al 2013. Pero también hubo más viajeros en Renfe, casi 30 millones en las líneas AVE y larga distancia, lo que representa un 15% más. Al mismo tiempo, las autopistas registraron un 2,6% más de tráfico. Seguimos trabajando en la intermodalidad.

P. Cuando arrancó la legislatura, con Aena generando caja negativa e Iberia en crisis, ¿imaginaba un final así?

R. Aena presentaba unas cuentas inviables agravadas por la decisión del Gobierno socialista de externalizar los dos principales aeropuertos de la red, y los más rentables, a sendas empresas privadas, quedándose el Estado con toda la deuda. Como primera medida decidimos revertir esa situación y anular el concurso. A partir de ahí se ha trabajado duro para hacer una Aena atractiva para inversores de todo el mundo. Ha merecido la pena porque los ciudadanos cuentan hoy con una empresa pública, fuerte y con el futuro despejado.