Repartirá un dividendo de 0,05 euros (0,04 en scrip y 0,01 en acciones)

Sabadell focalizará el objetivo del año en mejorar su rentabilidad

GRA108. Barcelona. 29012015,- El presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu (d), y su consejero delegado, Jaume Guardiola (i), durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del banco en el año 2014, en la que se ha anunciado que el Sabadell ha cerrado 2014 con un beneficio neto atribuido de 371,7 millones de euros, un 50 % más que el año anterior, después de destinar cerca de 2.450 millones a dotaciones y provisiones.EFEAlberto Estévez
GRA108. Barcelona. 29/01/2015,- El presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu (d), y su consejero delegado, Jaume Guardiola (i), durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del banco en el año 2014, en la que se ha anunciado que el Sabadell ha cerrado 2014 con un beneficio neto atribuido de 371,7 millones de euros, un 50 % más que el año anterior, después de destinar cerca de 2.450 millones a dotaciones y provisiones.EFE/Alberto Estévez EFE

Banco Sabadell cerró el año 2014 con un beneficio de 371,7 millones, el 50% más, tras sumar unos resultados por operaciones financieras de 1.863 millones que han ido a dotaciones. Ha destinado a esta partida, que se ha convertido en su hucha, 2.499,7 millones, el 41,7% más, pese a que su morosidad baja. Su asignatura pendiente es la rentabilidad; el ROE es del 3,75%, aunque prevé que supere el 5,5% este año.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu (que estuvo muy relajado y con más de una salida bastante ingeniosa), fue muy claro ayer en la presentación de resultados correspondientes a 2014. Afirmó que el banco acumula cuatro trimestres subiendo rentabilidad y bajando la morosidad, lo que “se convierte en tendencia”. Pese a ello, reconoció que el foco este año es mejorar la rentabilidad del banco. “No estaremos satisfechos hasta que el ROE (rentabilidad sobre recursos propios) no llegue a los dos dígitos y supere el coste del capital”, explicó.

En la actualidad su ROE es del 3,75%, porcentaje muy bajo si se tiene en cuenta que el mercado pide un 12% de media a la banca europea, y que el objetivo de Sabadell es llegar al 5,50% este año, para alcanzar el 10% en 2016. Una de las cartas con las que mejor juega el banco para lograr su objetivo es con la partida de resultados por operaciones financieras, responsabilidad del director financiero, Tomás Varela. En 2014, este capítulo de la cuenta de resultados ha aportado 1.863,2 millones de euros, un 20,4% más que un año antes, y cuyo destino es íntegramente llenar la hucha de las dotaciones y provisiones. Ha llevado a esta partida 2.499,7 millones de euros, el 41,7% más que un año antes, pese a que la morosidad del grupo ha disminuido en 146 puntos básicos, para situarse en el aún elevado porcentaje del 12,17% sin tener en cuenta los impagados de CAM, que están cubiertos por ayudas, que comenzarán a activarse en breve.

La idea es adelantar el calendario de provisiones, sobre todo de sus activos inmobiliarios, para ralentizar en los próximos trimestres, o incluso en 2016 estas aportaciones, lo que le permitirá mejorar sus beneficios solo con esta partida. A ello, se suma otro as, el margen que tiene para rebajar la remuneración de 34.879 millones de euros en depósitos que vencen este año y que cuentan con intereses de media del 1,5%, para pasarlos al 0,6% actual.

Esta última operativa favorecerá el crecimiento del margen de intereses, que ya durante el pasado ejercicio mejoró considerablemente, el 24,5%, aunque con cambio de perímetro.

A ello le acompañará la mejora económica que se espera en España, con un crecimiento del crédito entre el 1% y el 2% en el banco, frente a una caída del 2,8% en 2014. El incremento se producirá en el negocio con las pymes, ya que considera que las hipotecas están aún muy lejos de llegar a los niveles de antes de la crisis. De hecho, pese a crecer en un 69% en la concesión de hipotecas en un año, estas solo representan el 10% de la totalidad que se dio en 2006. El objetivo de Banco Sabadell es ganar este año 550 millones de euros y llegar a 2016 con un beneficio de 1.000 millones, como fija su plan trienal iniciado en 2014, y que ayer Oliu volvió a confirmar.

El objetivo de Sabadell está tan focalizado en la rentabilidad, que el desarrollo de la internacionalización del grupo queda en un segundo plano, para el siguiente plan estratégico. “Ahora estamos poniendo las semillas”, dijo Oliu.

Sabadell también ha decidido modificar su política de dividendos, en este caso para “mimar al minoritario”, en palabras de una fuente del banco. Propondrá a la junta repartir un dividendo de 0,05 euros por acción, de los que 0,04 euros se dará a través de un scrip dividen (elegir entre efectivo o nuevas acciones), y 0,01 euros de retribución complementaria a través de acciones de autocartera.

Hasta ahora Sabadell no había utilizado la tendencia del scrip dividend pero el banco asegura que desde hace tres años los pequeños accionistas se lo estaban pidiendo y al final ha optado por este método. El pasado año el dividendo que dio fue de 0,03 euros por título, con un pay -out del 48,5%. Este año será del 54%, con lo que recupera la tendencia de antes de la crisis.

Aurora Catá, nueva consejera del grupo

Sabadell ya ha encontrado una consejera que sustituya a Sol Daurella, presidenta de la embotelladora de Coca Cola, quien en noviembre dejó Sabadell para pasar al consejo de Santander. El consejo ha nombrado a Aurora Catá (socia de la firma de cazatalentos Seeliger y Conde) nueva consejera independiente. Inició su andadura profesional en Bank of America y posteriormente como directora financiera en Nissan Motor Ibérica. Ha sido directora general de RTVE en Cataluña. Ahora también es vocal del grupo audiovisual Atresmedia y fue consejera de Service Point. El presidente de Atresmedia es José Manuel Lara, dueño de Planeta y vicepresidente de Sabadell, y fue jefe de Catá cuando era consejera delegada de la filial Planeta en 2010. Lara fue nombrado ayer consejero coordinador de los independientes.

Cerrará 100 oficinas este año, el 4% de su red

El grupo llevará a cabo este año un nuevo reajuste de su red de oficinas y procederá al cierre de un centenar de ellas. El consejero delegado, Jaime Guardiola, detalló que la previsión es cerrar en torno al 3% ó 4% del conjunto de la red, formada por 2.320 sucursales. El directivo explicó que el recorte “no va a ser muy significativo”, pero permitirá al banco seguir con la línea de ajustar su dimensión para adaptarla a la realidad y las necesidades del mercado. Con este objetivo, el grupo está llevando a cabo cambios en su modelo de oficinas, dotando a varias de ellas de un mismo director o especializando algunas sucursales en actividad transaccional, mientras que otras concentran la gestión. “Son mecanismos que generan más eficiencia y eficacia comercial”, comentó el número dos del banco.

“Siempre es mejor un mal acuerdo que un pleito”

Josep Oliu aseguró ayer que no le da “miedo ninguna fuerza política”, sino la posibilidad de que en cualquier territorio se genere una situación de “ingobernabilidad”. Sobre si le preocupa o no que pueda gobernar Podemos explicó que lo que realmente le produce inquietud “son los períodos electorales”, porque ello genera “incertidumbres sobre cuál va a ser el resultado” de los comicios. “Da más miedo una ingobernabilidad que una gobernabilidad de cualquier partido”, dijo, para añadir que cree que los partidos reflejan opiniones de ciudadanos que el banco respeta. “Y eso no nos da miedo. Adaptaremos nuestra política bancaria a lo que sea la política general”. Oliu defendió la negociación de un pacto entre la UE y Grecia sobre la deuda del país. “Siempre es mejor un mal acuerdo que un pleito”, subrayó.