La expresidenta comunicó al consejero delegado su decisión hace una semana

Romana dimite por sorpresa de Sareb y la sustituye Echegoyen

Jaime Echegoyen, nuevo presidente de Sareb
Jaime Echegoyen, nuevo presidente de Sareb

Un fin de semana amargo para la ya expresidenta de Sareb, Belén Romana. El domingo decidió convocar consejo extraordinario para ayer lunes y anunciar su dimisión “voluntaria”. La sustituye el número dos desde hace menos de un año, Jaime Echegoyen, ejecutivo que se entiende a la perfección con inversores y accionistas de Sareb (la banca) y lleva desde hace tiempo el día a día y la estrategia. Varias fuentes aseguran que Romana no tiene otras ofertas.

Llevaba más de una semana con la decisión tomada, ya se lo había comunicado a sus más allegados, pero fue el pasado domingo cuando convocó consejo extraordinario de Sareb para el lunes por la mañana con el único objetivo de presentar su dimisión y aprobar el nombramiento de su sustituto. Belén Romana estaba cansada de capear con inversores, bancos y Gobierno con quien ha enfriado sus relaciones, razón por la que ha optado por dejar el conocido como banco malo unas semanas después de comenzar el año y antes de que se presente el nuevo plan de negocio y coincidiendo con que la empresa ha entrado en una nueva fase.

Su salida, que ha sorprendido a los accionistas de Sareb (los bancos, sobre todo), coincide también con la incógnita de si el Banco de España realizará el cambio contable que evite tener por segundo año consecutivo que realizar unas fuertes provisiones que teñirán de gris o incluso de rojo sus beneficios, pese a que durante 2014 el banco malo ha cumplido sus objetivos, explican varias fuentes. No hay que olvidar que ya durante 2013 el cambio de la normativa contable que impuso el Banco de España a Sareb disparó sus pérdidas hasta 261 millones frente a los 47 previstos ejercicio en el que se le impusieron dotaciones extraordinarias de 259 millones de euros para cubrir el deterioro de sus préstamos participativos.

Echegoyen será a partir de ahora el presidente y primer ejecutivo de la sociedad inmobiliaria, según acordó ayer el consejo de Sareb, en el que estuvo presente Belén Romana para exponer los motivos de su decisión. Todas las fuentes consultadas aseguran que desde que llegó a Sareb, Echegoyen (fue nombrado número dos en febrero de 2014, tras haber dejado unos meses antes Barclays España tras su prevista venta) ha sabido ganarse la confianza del equipo de Sareb, de los inversores y de sus accionistas. “Es un financiero, conoce a la perfección el sector bancario, donde ha trabajado durante años primero en Bankinter y luego en Barclays. Además, tiene un carácter que le hace llevarse bien con su equipo”, explica una fuente que conoce desde hace muchos años a Echegoyen.

Romana llegó a Sareb hace dos años de la mano del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien la propuso para presidir entonces la nueva creada sociedad en plena crisis financiera e inmobiliaria, principales activos de la firma procedentes de las entidades nacionalizadas. La ejecutiva había sido directora del Tesoro cuando Guindos era secretario de Estado con Rodrigo Rato como ministro de Economía. Desde entonces han sido varios los cambios en la cúpula y consejo en Sareb, lo que desembocó precisamente en el fichaje hace un año de Echegoyen como número dos. Cubría la vacante del director general saliente Walter Luna.

El consejo lamentó ayer la “decisión personal” de Belén Romana y destacó de forma unánime la tarea que ha realizado al frente de la compañía. “Sin su entrega, visión y liderazgo habría sido difícilmente imaginable la transformación de unos simples párrafos en el BOE en la realidad empresarial robusta en que se ha convertido hoy Sareb”, indicó a través de un comunicado.

Varias fuentes cercanas a Romana coinciden: se “va a su casa. De momento no tiene ofertas sobre la mesa”. En estos dos años, y pese a que el primer ejercicio de Sareb fue muy complicado, los bancos accionistas señalan que Romana deja la sociedad con “los objetivos sobradamente cumplidos”. La sociedad ha pasado de ser un proyecto pactado con las autoridades internacionales en el marco del saneamiento de las cajas a ser una empresa que ha generado en este periodo casi 9.000 millones en ingresos, con cerca de 24.000 inmuebles vendidos, y ha amortizado el 11% de su deuda. Según los datos de Sareb ha generado un ahorro a los contribuyentes de 7.400 millones.