Valora la congelación tarifaria como palanca de crecimiento

Vargas prevé dividendos estables y mayor presencia exterior para Aena

Mostradores de Aena en la terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas.
Mostradores de Aena en la terminal 4 del aeropuerto madrileño de Barajas.

Aena se ha presentado esta mañana ante la comunidad de analistas e inversores, en un acto en la Bolsa de Madrid, como una compañía con los deberes hechos. Su presidente, José Manuel Vargas, ha explicado que está sentado el régimen tarifario con la congelación de precios durante los próximos diez años; se ha actuado sobre la eficiencia en costes, con un ahorro de 250 millones en la factura anual de gastos; la actividad comercial ha sido impulsada, con nuevos conceptos de marketing y de contratación, y se han racionalizado las inversiones después de una década en la que la compañía pública ha destinado 15.000 millones a crear su actual red. "Estamos ofreciendo una empresa que actúa en un marco regulatorio homologable y seguro, con las inversiones y el saneamiento realizados", ha afirmado Vargas.

Con ello, da a entender que la inversión en Aena acarrea frutos previsibles. La compañía destinará a dividendos el 50% del beneficio con cargo a 2015. Una política que podría quedarse durante tiempo, a la vista de las declaraciones del primer ejecutivo del operador aeroportuario.

El arranque en Madrid anticipa una oferta pública de venta que ha abierto hoy el periodo de suscripción y que será rematada el 11 de febrero con la admisión a cotizar en la bolsa de Madrid. El Estado ha comprometido la venta del 21% a un núcleo estable de tres accionistas (Alba, Ferrovial y el fondo TCI), mientras el 28% restante se venderá entre institucionales (25,2%) y minoritarios (2,8%)

Con una previsión de 450 millones de inversión "en los próximos años", el presidente de Aena afirma que buena parte de los excedentes, después de dividendos, se destinarán a recortar una deuda financiera neta de 10.400 millones al cierre de septiembre. "En la actualidad el endeudamiento neto ronda las siete veces ebitda y nos sentiremos cómodos en posiciones que nos den acceso al investment grade, lo que supone bajar a cinco o seis veces ebitda", ha comentado a pregunta de un analista. Y añade que esa deuda, gran parte firmada con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) es a largo plazo y de bajo coste.

Con una horquilla de precios para la OPV fijada entre 43 y 55 euros, una de las dudas que asalta al mercado es lo que sucederá con el núcleo de accionistas estables si el precio apunta hacia lo más alto. Ferrovial pretende hacerse con el 6,5% del capital a 48,66 euros por título; el fondo TCI ha ofertado 51,6 euros por acción por otro paquete del 6,5%, y Corporación Financiera Alba aspira al 8% a un precio máximo de 53,33 euros. El rango medio de valoración, de 49 euros, ya dejaría fuera a Ferrovial. Vargas ha despejado la pregunta de un analista al respecto, diciendo que "es pronto para hablar de precios". De quedar eliminados al verse superados por el precio en el tramo institucional, los accionistas estables tendrían que ir a la OPV, perder su sillón en el consejo y someterse al prorrateo.

Sobrecapacidad

Una de las virtudes de Aena más destacadas esta mañana ante los inversores ha sido la de la capacidad de crecimiento de sus aeropuertos. La compañía atendió a 196 millones de pasajeros en 2014, con 136 millones de extranjeros. Las posibilidades de las infraestructuras de la red de Aena alcanzan 335 millones de pasajeros sin la necesidad de realizar grandes inversiones: "Esta es una notable ventaja respecto a nuestros competidores", ha resaltado Vargas. El aeropuerto londinense de Heathrow opera al 99% de su capacidad y urge la construcción de una tercera pista, mientras el aeropuerto de Fráncfort requiere una nueva terminal.

Otra virtud de Aena reside en la conversión del ebitda en caja, con un ratio ligeramente superior al 50% ante la menor necesidad de capex respecto a sus rivales. El margen bruto de explotación alcanza el 60% y la generación de caja al cierre del tercer triemestre suma 1.066 millones, cuando en 2011 declaró 600 millones en rojo.

Este primer acto ante inversores ha estado presidido por el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar, quien ha valorado el protagonismo de Aena en el ritmo creciente del turismo. "En el mes de noviembre ya habíamos superado, con 61,7 millones de turistas, la cifra récord de 2013. Y cuatro de cada cinco visitantes nos llegan en avión", ha afirmado el número dos de Fomento.

Gómez Pomar ha hecho repetidas alusiones a que Aena seguirá siendo una empresa pública, con el 51% del capital en manos del Estado, y respetará el modelo de gestión en red.

Vista al exterior

La gradual recuperación del hub de Barajas y su papel de conexión entre Europa y América Latina también ha sido expuesta como una ventaja competitiva por el presidente de la empresa a privatizar. Aena cuenta con 46 aeropuertos y dos helipuertos en España, además de las participaciones en Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), principalmente asentado en México; las participaciones en las plazas de Cali y Cartagena de Indias, y el control del británico Luton: "Dependerá de los accionistas, pero Aena tiene magnitud y conocimiento para lanzar su crecimiento inorgánico exterior", dice José Manuel Vargas. La empresa busca oportunidades principalmente en Europa y América, "que serían estudiadas caso por caso y primando la rentabilidad de las inversiones".

Desde Aena se ha querido entergar a los analistas una imagen de máxima estabilidad. Sus operaciones están fuertemente ligadas a la evolución del PIB español, que apunta a una subida del 2% en 2014, y de países emisores de turismo como Reino Unido y Alemania. Para el presidente Vargas, la caída del precio del petróleo también juega a favor por "los esperados planes de expansión de las aerolíneas". Esta misma mañana Iberia ha anunciado su regreso a Cuba.