Tras la crisis sufrida por las cajas de ahorros

El Monte de Piedad de Madrid recupera su objetivo de expansión

El Monte de Piedad de Madrid, vinculado hasta su desaparición a Caja Madrid, quiere recuperar parte del protagonismo perdido tras la crisis finaicera de las cajas españolas de 2008. Ha decidido iniciar su expansión por España con la apertura ahora de una sede en la localidad madrileña de Móstoles y la idea de “acercar y facilitar financiación al mayor número de personas”. Su objetivo es abrir más centros en los próximos meses.

 El Monte de Piedad, de cuya gestión financiera se encarga desde julio del pasado año Banco Santander, afirma que ha elegido iniciar su expansión en Móstoles “por la alta densidad de población de la zona, con núcleos tan importantes como Fuenlabrada, Leganés o Alcorcón”. Los clientes de la zona sur y suroeste de la Comunidad de Madrid llevaron a cabo más de 25.000 operaciones en 2014, lo que supone la mayor cifra después de Madrid capital, donde tenía hasta ahora su única sede.

El Monte de Piedad de Madrid, el más antiguo del mundo, concede a un interés bajo préstamos a clientes a cambio del depósito de joyas y en 2014 realizó más de 150.000 operaciones, ya que “se ha convertido en un recurso atractivo en momentos puntuales de necesidad de financiación”. Fue fundado por el padre Francisco Piquer en 1702.