La compañía permite a Ferrovial, a los March y al fondo TCI comprar más acciones

El núcleo duro de Aena tiene vía libre para superar el 21% del capital

La ministra de Fomento, Ana Pastor.
La ministra de Fomento, Ana Pastor. EFE

Los inversores de referencia de Aena disponen de margen para acudir a la oferta pública de venta (OPV) que arrancará el lunes, lo que les permitiría elevar sus participaciones. De entrada, Corporación Financiera Alba (los March) comprará un 8%; Ferrovial, un 6,5%;y el ‘hedge fund’ The Children’s Fund (TCI), otro 6,5%.

El núcleo duro de Aena controlará en conjunto el 21% del gestor de aeropuertos una vez este comience a cotizar en la Bolsa, previsiblemente el próximo 11 de febrero. El deseo inicial del Gobierno era que ninguno de los tres accionistas de referencia elevaran su participación en el corto plazo, y así lo incluyó en las condiciones del concurso para elegirlos. Sin embargo, finalmente tienen vía libre para comprar más acciones, en la OPV o en el mercado.

Ferrovial participará en la compañía que preside José Manuel Vargas con un 6,5%, Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March, con un 8% y el fondo británico TCI con otro 6,5%. La buena noticia para ellos, y para la cotización de Aena en Bolsa por la eventual presión compradora, es que podrán reforzarse en el capital.

Los inversores han firmado un compromiso de permanencia (lock up, en la jerga) de un año. El pliego de las condiciones para elegir al núcleo duro de Aena puntuaba además un eventual acuerdo para no adquirir más acciones en un periodo de tiempo determinado. Pero uno de los socios puso cero días, y se ha igualado por lo bajo para todos ellos.

Comprar más barato

Si los socios de referencia de Aena acuden a la OPV comprarían más barato. Yes que Corporación Alba se ha comprometido a pagar una prima sobre el precio para los inversores institucionales por su 8% de 0,15 euros por acción. Ferrovial incluye un sobreprecio de 0,1 euros.

Los tres inversores podrán realizar mandatos de compra a partir del lunes ante las entidades colocadoras del tramo institucional –los coordinadores son BBVA, Santander, Goldman Sachs, Bank of America Merrill Lynch y Morgan Stanley–, y a precios distintos a los planteados para formar parte de los accionistas de referencia. En esta fase competirían con el resto de inversores institucionales, nacionales y extranjeros, a los que se venderá el 25,2% del capital. El 2,8% restante hasta llegar al 28% que se colocará en total en la OPV está reservado para los pequeños inversores.

Un portavoz de Ferrovial asegura que el grupo que preside Rafael del Pino está “cómodo con el 6,5%” del capital, si bien el consejero delegado del grupo constructor, Íñigo Meiras, afirmó a mediados del pasado diciembre que no descartan elevar su participación en una segunda fase de la privatización.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha reiterado en numerosas ocasiones que la intención del Gobierno es mantener el control de Aena, con una participación del 51%. Eventuales compras adicionales de los accionistas de referencia no harían sino reducir el capital que cotiza libremente en Bolsa (free float) de Aena.

La opción de que alguno de esos tres accionistas se refuercen en el capital de Aena a partir de su debut en Bolsa jugará a favor del precio de la acción, según explican analistas consultados.

“Como en toda OPV, la demanda no satisfecha tira al alza de la cotización, pues parte de los interesados se ven forzados a comprar en el mercado”, indica el director de análisis de uno de los bancos colocadores del tramo minorista.

Durante el proceso de selección del núcleo duro, el Ejecutivo sí mencionó en el pliego del concurso la posibilidad de que en un futuro se privatice un porcentaje mayor del capital de Aena.

Con la carta de conformidad (comfort letter) elaborada por Ernst & Young encima del tapete, y que tiene como misión salvaguardar los intereses de los bancos coordinadores, el mercado espera que el Consejo de Ministros dé luz vede a la colocación el viernes. Ese mismo día por la tarde, la CNMV tiene previsto autorizar el folleto de la OPV.

Será el lunes, y en la Bolsa de Madrid, cuando comience oficialmente la presentación entre inversores institucionales (road show, en jerga), liderada por José Manuel Vargas, que estará escoltado por los bancos coordinadores. A partir del 26 los particulares podrán cursar sus solicitudes de compra a través de la mayor parte del sistema financiero español. Días después se fijará el precio máximo para los pequeños inversores, en función de la prospección de la demanda entre los grandes fondos de inversión.

El precio de la OPV, bajo presión

Los resultados de la compañía entre enero y septiembre superaron las expectativas, con 1.460 millones de euros de beneficio bruto de explotación (ebitda), y en el conjunto de 2014 quedarán por encima de los 1.800 millones, un 6% más que las previsiones de la propia Aena a septiembre.

Los principales rivales del gestor español de aeropuertos se han disparado en Bolsa al calor de la espiral bajista del petróleo. La francesa ADP ronda máximos históricos y la alemana Fraport se sitúa a menos de un 7% de su récord.

Estos dos factores han propulsado las valoraciones de los bancos colocadores, como publicó CincoDías el pasado sábado 17 de enero. Algunos de los coordinadores abogan por elevar el rango orientativo de precios de Aena, situado entre los 41,5 y los 53,5 euros por acción (entre 8.025 y 6.225 millones de euros para el 100% de compañía). La cuestión crucial es que el núcleo duro ha ofrecido unos precios máximos, por lo que su continuidad está vinculada al precio de la OPV. En el caso de Ferrovial, el precio máximo son 48,66 euros por acción; en el del fondo TCI, son 51,60 y en el de Corporación Alba, 53,33. Es más, si se apura al límite la actual parte alta de la banda orientativa de valoración, quedaría fuera no solo Ferrovial, sino también los otros dos socios. De ahí que el precio final de la colocación esté bajo la presión de la permanencia del núcleo duro de la empresa.