En ocasiones, un préstamo o tarjeta agravará más los problemas financieros

¿Puedo sobrevivir a la cuesta de enero sin endeudarme?

¿Puedo sobrevivir a la cuesta de enero sin endeudarme?

Hacer frente a los gastos imprevistos sigue siendo muy complicado para miles de familias que no tienen ahorro ni fondos para imprevistos. Los últimos datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) lo dejan bastante claro, la tasa de ahorro del tercer trimestre del 2014 tan sólo representa el 4,4% de la renta disponible, muy por debajo del 6,20% del mismo periodo del año pasado o del 13,50% que se logró en el año 2009.

Esta debilidad se nota especialmente en meses como este en el que se unen todos los gastos acumulados en Navidad a los que añadiremos otros extraordinarios especialmente por las rebajas. A estos hay que añadir gastos, que siendo estrictamente necesarios, se elevan en estos días como es el caso de la electricidad o el gas por el mayor consumo que exige el invierno.

En todos los casos el equilibrio financiero es necesario. Esto no implica que no podamos endeudarnos para hacer frente a los gastos, pero siempre con una premisa, que podamos hacer frente con nuestros ingresos a este nuevo pago. Si no, entraríamos en una dinámica peligrosa que puede conllevar a endeudarse para pagar otras deudas y desestabilizar todas nuestras finanzas.

Sobrepasar la cuesta de enero con nuestros propios medios

En todo caso, la forma más económica de afrontar la cuesta de enero es no utilizando ninguna fuente de financiación. Para lograrlo hay que primero realizar un análisis pormenorizado y correcto de la situación y realizar ciertas pautas que pueden ayudarnos a sobrepasar esta cuesta de forma más desahogada:

  • Controlar ingresos y gastos. diferenciando en estos últimos los estrictamente necesarios de los que no lo son.
  • Priorizar nuestras posibilidades. Eliminando gastos innecesarios o posponiéndolos en el tiempo.
  • Comparar y elegir la mejor opción. Hay muchos gastos que por necesarios no podemos eliminarlos, pero si pagar menos si comparamos entre distintos establecimientos que vendan el mismo producto o servicio, u otro sustitutivo. Lo podemos hacer con casi todo, desde los más cotidianos de compra diaria como ropa, comida o combustible, a servicios como telefonía o electricidad.
  • Hábitos de consumo responsable. A la hora de realizar las compras ciertas pautas nos ayudarán a gastar menos. Entre estas están vigilar los productos reclamo y ofertas del tipo 3x2, que pueden llevarnos a comprar una cantidad que no necesitamos o realizar una lista de la compra antes de ir al establecimiento y ceñirnos a ella.