Según Agustín Cordón, vicepresidente del Mobile World Capital

Barcelona ve asegurado el congreso de móviles más allá de 2018

Visitantes del stand de Samsung en la pasada edición del Mobile World Congress.
Visitantes del stand de Samsung en la pasada edición del Mobile World Congress.

El vicepresidente de la Mobile World Capital Barcelona (MWCB), Agustí Cordón, se muestra convencido de que el Congreso Mundial de Móviles (MWC, en inglés) permanecerá en la capital catalana más allá de 2018, que es cuando finaliza el contrato vigente con GSMA, la entidad organizadora.

En una entrevista con Efe, Cordón asegura que “si el congreso va bien”, como hasta ahora, y la MWCB “hace lo que tiene que hacer”, este contrato se debería prorrogar “sin ningún problema” y Barcelona seguiría siendo la sede de la mayor cita mundial de la tecnología móvil.

“Los contratos son importantes, pero aún lo es más que las cosas funcionen. Yo a los contratos les doy una importancia relativa y creo que estamos haciendo todo lo correcto para que las fechas de los contratos sean lo menos importante de todo”, señala el también director general de Fira de Barcelona.

La permanencia del MWC, que este año se celebrará la primera semana de marzo, tiene una relevancia vital desde el punto de vista económico para Barcelona, ya que desde el año 2006, cuando celebró su primera edición en la ciudad, el congreso ha generado un impacto en el área metropolitana de unos 2.500 millones de euros. Sólo en la edición de 2014, el evento reportó 397 millones de euros y superó los 80.000 congresistas.

Sólo en la edición de 2014, el evento reportó 397 millones de euros y superó los 80.000 congresistas.

Cordón no ve peligrar la continuidad del congreso dado el “enorme” grado de satisfacción y complicidad que, en su opinión, tiene GSMA, la asociación que agrupa a los principales operadores del planeta, con la ciudad de Barcelona, las instituciones implicadas en la organización del evento y la propia MWCB.

Explica, en este sentido, que el pasado mes de septiembre participó en un consejo de administración de GSMA en Atlanta (Estados Unidos) para explicar los proyectos que la MWCB tenía en marcha y que el aplauso y reconocimiento de los consejeros a la labor realizada “fue total”.

Agustí Cordón resta así importancia a las declaraciones que realizó el pasado mes de octubre en Barcelona el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, quien reclamó que el proyecto de la Mobile World Capital Barcelona fuera “más rápido y mejor”.

“Nuestra relación con GSMA es excelente, la asociación está encantada con la MWCB”, subraya Cordón, que aclara que lo que intentó expresar Hoffman es que Barcelona ganó el proyecto de la Mobile World Capital en plena recesión económica, por lo que inició su andadura en un escenario no falto de dificultades.

Sin embargo, Cordón, que en octubre de 2013 tomó las riendas de la fundación que gestiona la Mobile World Capital Barcelona en sustitución de Ginés Alarcón, asegura que el proyecto tiene ahora “la hoja de ruta adecuada” y avanza “a velocidad de crucero”, pese a “la complejidad, dimensión y profundidad de los temas” abordados.

“La Capital es un proyecto de Estado y ambición. Para hacer cosas fáciles, que las haga otro”, añade.

Hasta ahora, la MWCB ha puesto en marcha programas vinculados a ámbitos como la educación (mSchools), la salud (mHealth), las ciudades inteligentes y el emprendimiento, con la creación de 4 Years From Now (4YFN), acontecimiento que celebró el pasado año su primera edición, en paralelo al Congreso de Móviles, convirtiéndose en un punto de encuentro entre emprendedores e inversores internacionales.

Agustí Cordón sostiene, además, que la MWCB ha contribuido a hacer de Barcelona una ciudad atractiva para las empresas, muchas de las cuales han manifestado haber tomado la decisión de instalarse aquí por el entorno que genera la capitalidad, como es el caso de la holandesa NXP, Cisco, la taiwanesa Toro o la estadounidense King.com.

Muchas de ellas estarán presentes en el MWC de este 2015, que tendrá lugar del 2 al 5 de marzo en el recinto de Gran Via de Fira Barcelona, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).