La compañía se deja un 19% en Bolsa

¿Tiene sentido que Samsung compre BlackBerry?

Un usuario usa el último modelo de BlackBerry de forma cuadrada
Un usuario usa el último modelo de BlackBerry de forma cuadrada

Todo ocurrió en poco más de 60 minutos. El miércoles por la noche (hora española) Reuters lanzaba una noticia: Samsung negociaba la compra de Blackberry por una cifra que rondaría los 7.500 millones de dólares, situando el precio de compra entre 13 y 16 dólares por acción. La noticia, que hizo disparar las acciones de la compañía canadiense un 29,7% al final de la sesión en el Nasdaq, registrando un máximo anual de 12,63 dólares, fue desmentida por Blackberry apenas una hora después. Hecho que provocó una caída de los títulos. Hoy, las acciones de la firma norteamericana seguían cayendo, un 19%, perdiendo así la mayoría de lo ganado en la sesión anterior, cuando la empresa cerró con una capitalización bursátil de 6.600 millones.

Aunque Blackberry –que se ha visto obligada a llevar a cabo en los últimos años una profunda reestructuración (5.000 despidos)– negó tener una oferta de Samsung sobre la mesa, la citada agencia mantenía que ambas compañías habían celebrado encuentros al máximo nivel en la última semana para negociar la operación, lo cual terminó desatando todo tipo de comentarios sobre la conveniencia o no de la transacción. Una potencial operación que se suma a otros rumores previos de compra de Blackberry. En agosto de 2012, el conocido analista Peter Misek aseguró ya que Samsung estaba interesada en adquirir la entonces denominada RIM, y otros nombres como Google, Microsoft, Lenovo, Cisco y Facebook también han sonado desde 2013 como candidatos a hacerse con la compañía.

Ross Healy, gestor de MacNicol & Associates, que cuenta con una pequeña participación en Blackberry, aseguró que la supuesta nueva oferta de Samsung “infravalora la compañía canadiense”. Pero conviene recordar que la antigua RIM ha estado cerca de quebrar y que en el tercer trimestre de su actual ejercicio fiscal vio caer sus ingresos un 33%, hasta los 793 millones de dólares, muy por debajo de la previsión de los analistas. Algo que indica que la compañía sigue sin salir de la crisis. El valor de Blackberry estaría entre 6.000 y 7.500 millones de dólares, según la agencia, incluyendo la deuda convertible de la empresa, que se sitúa en los 1.200 millones de dólares.

Para tratar de entender por qué Samsung podría estar interesada en comprar Blackberry hay que pensar en tres posibles causas. La primera, que la compañía surcoreana –primer fabricante del mundo de smartphones– quiere disminuir su dependencia de Android/Google, y para ello ya está empezando a poner en el mercado dispositivos con su propio sistema operativo Tizen. En este contexto, a Samsung podría interesarle una compañía como la antigua RIM con experiencia en sus propios sistemas. “Aunque es cierto que ni Blackberry10 ni su software QNX han sido un éxito (aunque funcionan que no es poco) y parece poco probable que viéramos terminales de Samsung con estos sistemas, sí es cierto que la experiencia de Blackberry podría ser interesante para nuevas plataformas o desarrollos futuros de los actuales”, comenta el analista español Jaime García Cantero.

La segunda causa podría estar en la seguridad, un mercado en auge, fundamentalmente en entornos corporativos, donde la seguridad móvil se ha convertido en una gran oportunidad de negocio. Precisamente, Samsung tiene una importante oferta con Knox en este área pero la experiencia y soluciones de Blackberry en seguridad y gestión de dispositivos (alguna de ellas ya compatible con Knox) podrían resultar muy interesantes para completar esta oferta.

Por último, está el valor (difícil de calcular) de las patentes. “La compra de Motorola ya puso de manifiesto el valor que pueden tener las patentes en un entorno tan competitivo como el actual”, recuerda García Cantero. Y Blackberry posee un importante número de ellas (44.000), con un valor en libros de 1.430 millones, que sin duda podrían fortalecer la posición de Samsung frente a sus competidores, especialmente con Apple, compañía que recientemente firmó una alianza con Apple para reforzarse en el mercado móvil corporativo. Un área donde Blackberry tradicionalemente ha sido fuerte.

Posiblemente, ninguna de las tres razones justifique por sí sola la posible compra de la antigua RIM por parte del fabricante de los populares smartphones Galaxy, pero quizás la combinación de las tres sí puede explicar cierto interés de la surcoreana.

Muchos interrogantes

Respecto al posible comprado, Blackberry se encuentra, según recuerda el analista español, en una situación complicada “y con no muchas opciones a parte de ser comprada por uno de los gigantes del sector tecnológico”. Y eso que a mediados del pasado año parecía que los esfuerzos de John Chen, nuevo consejero delegado a Blackberry, empezaba a dar algún fruto. La compañía anunció que externalizaba la fabricación de sus teléfonos con el gigante chino Foxconn y que ponía especial énfasis en el negocio del software, con su solución QNX, especialmente extendida entre los fabricantes de coches, y su aplicación de mensajería BBM.

Ayer, Facebook volvía a situarse en las quinielas de algunos analistas como potencial comprador de Blackberry. Parece que en caso de que la red social quisiera entrar en el mercado de smartphones (de manera mas ambiciosa que los intentos que ha hecho hasta ahora) ésta podría ser una opción de hacerlo alejándose de su archienemigo Google, pero hay muchos interrogantes. No solo en torno a la idoneidad de la plataforma de RIM –a día de hoy lejos de la vanguardia tecnológica, especialmente para el sector consumo que es el de Facebook, como apunta García Cantero–, sino al propio interés de la red social por entrar en ese mercado (tras los fríos resultados de Google y sus experimentos con Motorola). Por no hablar de la complejidad de integrar empresas con estructuras y modelos completamente opuestos.