El sector textil adelanta a la construcción como el más moroso

El sector que menor índice presenta, en este sentido, es el de la alimentación

El sector textil adelanta a la construcción como el más moroso

Cambios en torno a la estructura de la morosidad empresarial en España. En concreto, en el tercer trimestre del pasado año el sector textil es el que ha pasado a ocupar la primera posición de este particular cobro, sustituyendo al hegemónico en este aspecto, la construcción.

Son datos del Boletín de morosidad y financiación empresarial de CEPYME, que señala que la construcción ocupaba este lugar desde el tercer trimestre de 2012, pero que “lleva acumulando un descenso continuado del periodo medio de cobro que llega hasta los 5,5, (95 días de media) desde el tercer trimestre de 2013.

En el tercer puesto se hallan las ramas del papel y de las artes gráficas y, en el cuarto, la siderometalurgia, que han aumentado notablemente sus periodos medios de pago en el tercer trimestre de 2014: 5 y 3,7 días respectivamente, o lo que es lo mismo, 85,2 días y 84,4 días.

Por su parte, la rama de la distribución alimenticia se encuentra en el lado opuesto de la lista, pues se trata del sector que menores periodos medios de cobro registra, con una media de 69.3 días.

Con respecto a la situación general, durante el tercer trimestre de 2014 se redujo el periodo medio de cobro de todas las pymes, independientemente de cuál sea su tamaño. En el caso de las microempresas (0-9 empleados) la cifra se redujo en 0,5 días. En las pequeñas empresas (10-49 empleados) y en las medianas (50-249 empleados) de 1,2 días.

Diferencias por tamaño

A pesar de este descenso desde CEPYME sostienen que “sigue existiendo una brecha significativa entre los periodos de pago en relación con el tamaño empresarial”. Así, las empresas de mayor tamaño, para esta organización “tienen una capacidad manifiesta de influencia a la hora de determinar los plazos de pago”.

De esta manera, y a diferencia de las pymes y de las microempresas, señala el informe, las empresas que tienen unas mayores dimensiones “no solo disponen de mejor capacidad de acceso a la financiación bancaria, sino que también disponen de una mayor holgura en cuanto a sus pagos a proveedores”, lo que les permite poder financiarse en el canal comercial si en el balance con los periodos medios de cobro y de stock “la diferencia fuese positiva”.