Destaca ante inversores foráneos “la velocidad de crucero” de España

Guindos vaticina que los españoles premiarán la estabilidad política

Los españoles van a tener presente en los próximos meses la confianza, según el ministro

“2015 será el año de la recuperación”, aseguró

Luis de Guindos, ministro de Economía, ayer ante los inversores de Spain Investors Day.
Luis de Guindos, ministro de Economía, ayer ante los inversores de Spain Investors Day.

Los inversores internacionales presentes en el Spain Investors Day, que concluyó ayer tras dos jornadas, aprovecharon la cita para resolver sus dudas sobre la economía española junto a empresarios y miembros del Gobierno. Una de las más recurrentes, expresada en público y en privado, es la situación política ante los próximos comicios regionales, municipales y legislativos. Se preguntan qué ocurrirá si opciones como Podemos llegan al poder como una posible fuente de inestabilidad para el país.

Hacienda abre la puerta a rebajas fiscales si aumenta la recaudación

España es fiscalmente atractiva para invertir y tiene un compromiso en el control del déficit. Esas son las dos ideas que Miguel Ferre, secretario de Estado de Hacienda, trasladó a los gestores de fondos extranjeros en la segunda jornada del evento Spain Investors Day. Además, les aseguró que si la presión fiscal (el cociente entre lo recaudado por impuestos y la riqueza del país) se eleva por encima del 38% o del 39% del PIB, el Gobierno estudiaría una nueva rebaja de impuestos.

En declaraciones a los periodistas tras intervenir en la quinta edición del foro financiero, Ferre señaló que el objetivo es que la presión fiscal se mueva en ese rango. En 2013, la presión fiscal ya se situó en el 37,8%. Esta posible rebaja se sumaría a la ya prevista para 2016. En todo caso, señaló que se decidirá “cuando se sepa en su momento” cuál es la recaudación. “Consideramos que no es necesario recaudar tanto en España y se volverían a hacer reducciones de impuestos”.

Asimismo, indicó que el Gobierno está ultimando la modificación de la Ley General Tributaria que incluye la denominada lista de morosos.

Durante su intervención ante representantes de las principales empresas del país e inversores internacionales, el secretario de Estado incidió en que la reforma fiscal ya está impulsando la actividad económica en España, lo que permite liderar el crecimiento de la Unión Europea.

Ferre explicó a los inversores que la reforma fiscal incluye una rebaja del impuesto de sociedades (del 30% al 28% en 2015 y al 25% en 2016), que sitúa este tributo por debajo del de los principales socios comerciales como Alemania, Francia o Italia, “lo que nos sitúa como un país muy competitivo para atraer capitales”.

También, detalló algunos incentivos para las empresas, como la reserva de capitalización por la que se podrá reducir un 10% la base imponible del impuesto si se dedica a capitalizar la compañía. Destacó, a su vez, que la reforma fiscal va a liberar 9.000 millones de euros, según el Gobierno, en renta disponible para los contribuyentes en 2015 y 2016, lo que, en principio, se debería traducir en una mayor dinamización de la economía. Precisamente por no cortar esa actividad, Ferre descartó una nueva subida del tipo general del IVA (actualmente en el 21%), tal como se ha solicitado desde diversos organismos.

A pesar de las rebajas fiscales, Ferre reconoció a los inversores que el Gobierno continúa firme en su propósito de consolidación fiscal comprometido con Bruselas para la reducción del déficit.

Luis de Guindos, ministro de Economía, aprovechó el almuerzo de ayer en este foro para detallar a los gestores los frutos de las reformas del Ejecutivo. Igual que otros responsables, fue consultado por la irrupción de Podemos y por el debate soberanista catalán. “La estabilidad política es uno de los factores que favorecen a la economía y que está detrás de la confianza y de la credibilidad de la percepción de España en los mercados de capitales”, aseguró, algo que los españoles “van a tener muy presente en los próximos meses”.

Durante su intervención, insistió en este aspecto al afirmar que disponer de mayoría en el Congreso marca una diferencia, ya que permite aprobar fácilmente las reformas necesarias.

En el turno de preguntas de los inversores, enfatizó que el mayor riesgo para España es volver atrás: “La sociedad española es madura y sabe perfectamente que la situación actual es totalmente diferente a la de hace tres años”. Incluso censuró “las políticas erróneas del pasado que nos llevaron a estar a punto del colapso en 2012, algo que no va a volver a ocurrir”.

En los dos últimos días, los máximos ejecutivos de 39 cotizadas españolas han mantenido en esta cita encuentros en privado con 200 gestores de fondos para explicar de primera mano los planes estratégicos de sus compañías y las necesidades de capital. Una ocasión en la que los inversores aprovechan para conocer la realidad de las empresas y la situación económica del país. El ministro acudió a este foro con un discurso que incidió en la lejanía con el pasado, por lo que destacó la “velocidad de crucero de la economía española, que ya crece por encima del 2%”.

A su parecer, existen una serie de factores que sustentan esa aceleración de la actividad, como las ganancias de competitividad, la mayor disposición de crédito, la bajada del precio del petróleo, la apreciación del dólar y la reducción del desempleo. “2015 será el año de la recuperación”, aseguró a los inversores, ante los que aseveró que España será el país que más crezca a lo largo del año en la zona euro.

Precisamente, admitió como un riesgo para la recuperación de España el bajo crecimiento de los países vecinos y la inestabilidad en Rusia. Los gestores también escucharon la valoración sobre la situación en Grecia, donde el izquierdista partido Syriza parte como favorito en las elecciones legislativas del 25 de enero. Apuntó que los socios europeos no creen en ningún caso que el nuevo Ejecutivo de Atenas vaya a abandonar la eurozona. Además, señaló que la situación actual es muy distinta a la de 2012, porque se han incorporado “cortafuegos para evitar cualquier tipo de contagio”.

También, tuvo un breve momento para señalar los aspectos negativos de la economía española: “Aunque el desempleo se ha rebajado, no es suficiente. Son niveles de paro inaceptables social, política y económicamente”. Pero afirmó que la reforma laboral ha permitido que la economía sea capaz de crear puestos de trabajo cuando crece al 1%.

Cuestionado sobre si es el momento de una mejora salarial para los españoles, dejó esa decisión en manos de la negociación colectiva en cada empresa, aunque apuntó que el entorno para 2015 seguirá siendo el de una inflación negativa.