Un 8% más de fusiones y adquisiciones en 2014

La empresa vuelve a tener hambre

Una mayor liquidez y la mejora del panorama económico anticipan un 2015 de movimientos corporativos, después de que 2014 cerrara con el mayor incremento de operaciones desde el inicio de la crisis.

La empresa vuelve a tener hambre

Hoy comienza en Madrid la quinta edición de Spain Investors Day, una cita donde las grandes empresas españolas se reúnen con gestores de más de 200 fondos internacionales y una buena ocasión para iniciar sus primeros contactos de cara a trazar las estrategias corporativas del año que acaba de empezar.

La cuantía de fusiones y adquisiciones de empresas en España durante 2014 creció un 8% respecto al año anterior. A esto se le añade que el valor de dichas operaciones aumentó un 54%, según los datos de Thomson Reuters que recoge la consultora KPMG. La actividad empresarial parece despertarse de un letargo que ha durado cerca de siete años. Un letargo que solo era interrumpido para anunciar ajustes de plantilla, desinversiones o rebajas en los presupuestos que imposibilitaban cualquier tipo de iniciativa expansiva.

La aparente mejora de la confianza de las empresas españolas respecto a la situación económica en los últimos meses, junto a la llegada de fondos extranjeros con hambre inversora, explica la mayor actividad corporativa, dentro de un contexto global que también evoluciona al alza. Para Thomson Reuters, los acuerdos anunciados en 2014 en todo el mundo totalizaron un valor de 3,5 billones de dólares, con un aumento del 47% respecto a los efectuados en 2013 y recuperando los niveles anteriores a la crisis. Pero con una particularidad: diez de los 15 acuerdos más sustanciosos se efectuaron en EE UU. “España ha sido una de las excepciones en Europa en 2014, ya que en el continente no ha habido repunte de la actividad de fusiones y adquisiciones”, afirma Ignacio Faus, socio responsable de operaciones o reestructuraciones de KPMG en nuestro país.

Más actividad en las consultoras

El aumento de los acuerdos empresariales trae consigo una mayor actividad para las compañías especializadas en asesoramiento. Según Thomson Reuters, en España hubo 375 operaciones acordadas a través de asesores financieros, un 40,5% del total. De ellas, 245 fueron intermediadas por PwC (87), KPMG (72), Deloitte (54) y Ernst & Young (32), es decir, el 65% del total. El ranking de Mergermarket, que no incluye operaciones inmobiliarias y de deuda como el anterior, también está liderado por las cuatro grandes consultoras, aunque con Deloitte por delante de KPMG.

“Estamos viendo un incremento importante en la actividad y en el volumen de las operaciones”, destaca Faus, quien constata el “gran interés de todo tipo de compradores, a diferencia de otros años: tanto oportunistas, como empresas que buscan consolidar sus mercados”; en definitiva, “una actividad más normalizada respecto a los malos años anteriores”. Desde 2007 las pocas operaciones estaban protagonizadas por fondos buitre, analiza Federico Roig, socio coordinador de corporativo de Cuatrecasas: “hubo un cambio de escenario. De la gran liquidez y una actividad boyante se pasó a que actores diferentes empezaban a protagonizar las pocas operaciones que se daban, y ofertando muy a la baja”. Pese a que 2014 ha sido el primer año desde el inicio de la crisis con una recuperación palpable de las operaciones corporativas, Roig pone la fecha de despegue un poco antes: “tras el verano de 2013 vimos que las empresas industriales, las que hicieron sus deberes durante la crisis y veían que empezaba a fluir el crédito, ya se planteaban hacer compras estratégicas, algo que se ha consolidado durante 2014”.

Un año marcado por una importante actividad en el sector de las telecomunicaciones, que ha vivido un proceso de consolidación que fructificó en dos grandes acuerdos: la compra de Ono por parte de Vodafone por unos 7.200 millones y la toma del 100% del capital de Jazztel por 3.332 millones de euros protagonizada por France Telecom. Transacciones que han estado “muy por encima de la media”, según Faus, y que hacen pensar que el sector, con las principales operaciones ya cerradas, esté en 2015 “cerca de la consolidación total”, apunta Roig. Por tanto, los focos del nuevo año se centrarán en otros sectores, y ambos expertos coinciden en un mismo protagonista.

Más estabilidad regulatoria

El sector energético ha estado deprimido en los últimos años. Ahora, la estabilidad regulatoria permite establecer precios, por lo que se prevé que el movimiento crezca en 2015”, opina el especialista de KPMG. Precisamente, la estabilidad fue uno de los argumentos que motivaron que el fondo australiano Macquaire adquiriera el negocio español de E.On por 2.500 millones de euros. “La percepción de ausencia de seguridad jurídica en sectores regulados hizo daño a la confianza del inversor extranjero. Ahora, aunque nunca puede darse todo por seguro, está todo más estabilizado”, considera el portavoz de Cuatrecasas.

Pero no será el único. Los activos inmobiliarios seguirán siendo foco de actividad; el sector bancario continuará con su reestructuración y la mejora del consumo invita a pensar en un crecimiento de las operaciones, igual que en el ámbito farmacéutico, en plena consolidación a nivel europeo. “La mayoría de sectores, salvo quizá las empresas inmobiliarias, están en disposición de realizar operaciones”, cree Ignacio Faus, que añade que “las compañías con liquidez y que han diversificado están especialmente activas, sobre todo con el objetivo de consolidarse en sus mercados principales”. Para el experto de KPMG, el aumento de la liquidez generada por la reducción de los niveles de endeudamiento y, por tanto, el mayor acceso a la financiación a tipos bajos como los actuales, es el factor primordial que explica el repunte de la actividad. Pero además “el relativo atractivo de nuestra geografía. Crecemos a mayor ritmo que nuestro entorno y se ha logrado en un tiempo menor al esperado, lo que hace que España se perciba como una economía interesante en el exterior”.

En cambio, el incremento de la actividad en la mediana empresa sigue a un ritmo inferior. “El crédito no está fluyendo como debería y esto reduce su capacidad para realizar operaciones”, señala Roig. Pese a ello, el socio de Cuatrecasas cree que “la recuperación también llegará a estas empresas. Las que han sobrevivido a la crisis han salido reforzadas. Ahora necesitan recibir crédito, apuntalar su actividad ordinaria y poder plantearse compras”. “Son ellas las que nutren las fusiones y adquisiciones”, asegura.2015 se plantea, por tanto, como continuación de una tendencia al alza iniciada hace año y medio. La incertidumbre en cuanto a Grecia, sobre todo en cómo la maneje la Comisión Europea, y las consecuencias que pueda tener para el resto del continente, es el riesgo principal que podría frenar el buen momento de las operaciones corporativas, afirma Ignacio Faus. Aunque, si se supera, el tablero seguirá abierto a más jugadores.

Quinta edición de Spain Investors Day

La quinta edición de Spain Investors Day (SID) contará con la participación de 39 grandes compañías españolas cotizadas, prácticamente todas las del Ibex 35 además de algunas del mercado continuo, y alrededor de 200 fondos internacionales.

El Gobierno y varias instituciones aprovecharán el foro para explicar a los inversores las reformas y planes públicos. En esta ocasión está confirmada la intervención del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos; el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; el secretario de Estado de Economía y Comercio, Jaime García Legaz; el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre; y el gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

Los socios estratégicos de SID son BNP Paribas y Exane. El foro de dos días de duración cuenta con el patrocinio de firmas internacionales como Grant Thornton y AON, además de Cecabank y Grupo PRISA. También apoyan el encuentro el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior), Equipo Económico, BME y Linklaters. Estudio de Comunicación ejerce como promotor y organizador.