Esther Koplowitz continuará y tiene por decidir dos consejeros

FCC prevé cerrar el desembarco de Slim en el consejo de este mes

Se espera la convocatoria de una junta extraordinaria

El multimillonario mexicano Carlos Slim.
El multimillonario mexicano Carlos Slim.

Los dos primeros accionistas de FCC, los empresarios Carlos Slim y Esther Koplowitz, ejecutarán la revolución en el consejo de FCC, si no hay sorpresa, este mismo mes de enero. A la reunión, prevista para final de mes, debe llegar cada uno con sus cuatro consejeros designados en representación de Inmobiliaria Carso y de B-1998, instrumentales de Slim y Koplowitz, respectivamente.

Tras la inversión de 650 millones para tomar un 25,63% del grupo de construcción y servicios, no se descarta que el magnate mexicano coloque a alguno de sus tres hijos varones en el consejo de la constructora española, Carlos, Patrick o Marco Antonio. De los tres, es el último quien está más centrado en los negocios de infraestructuras, al ocupar la presidencia de la constructora mexicana Ideal. Otra figura a tener en cuenta es la de Alfonso Salem Slim, sobrino que Carlos Slim tiene en la vicepresidencia de Ideal y como primer ejecutivo de Inmuebles Carso. Todo un bombazo sería que el magnate mexicano decidiera ingresar en el consejo de su nueva participada, aunque fuera temporalmente. Así lo hizo en Criteria al tiempo que Isidro Fainé entraba en el consejo del banco mexicano Inbursa.

La que deshoja la margarita en estos momentos es la propia Esther Koplowitz. De ocho dominicales en representación de la instrumental B-1998 debe pasar a cuatro. Permanecerá su hija Esther Alcocer como presidenta de la compañía; se da por descontado que la propia Esther Koplowitz se mantenga en el consejo y, a partir de ahí, se especula con la continuidad de sus otras dos hijas: Alicia y Carmen Alcocer. Con ello, saldrían Fernando Falcó, Rafael Montes y Marcelino Oreja –los dos últimos expresidentes de FCC–, Henri Proglio, hombre de total confianza, y la que ha figurado como consejera en nombre de Larrainzar XXI (familia Martínez Zabala, dueños de Bodegas Faustino), Lourdes Martínez.

Los dos sillones en el aire de B-1998 no están decididos y no falta quien apuesta incluso por caras nuevas. De igual modo, los dos accionistas de control han lanzado un proceso, ayudados por analistas independientes, para sustituir a los tres independientes.

Como ya es sabido, FCC tendrá un consejo con 12 sillones: Juan Béjar seguirá en sus labores de consejero delegado, cuatro son para Slim, otros tantos para B-1998, y los tres restantes serán ocupados por independientes. El otro consejero ejecutivo actual y figura clave del equipo de Esther Koplowitz, Felipe Bernabé García, podría quedarse como secretario no ejecutivo.

Estos cambios en FCC darán lugar, con toda seguridad, a la convocatoria de una junta extraordinaria. Y es que la llegada de nuevos nombres derivará en la modificación de las distintas comisiones del consejo, al tiempo que debe ser reflejada la ampliación de capital por 1.000 millones de euros que ha dado entrada a Slim. El trámite no es obligatorio y todo ello puede llevarse a la primera junta ordinaria a celebrarse, pero esta queda lejos, previsiblemente para junio.

 

Los diez mandamientos del empresario mexicano

Carlos Slim, que cumple 75 años el próximo 28 de enero, ha ido alejándose progresivamente de la primera línea de acción en sus empresas. Sin embargo, en su entorno aseguran que mantiene cierto control sobre sus hijos y demás colaboradores, a los que impone diez principios empresariales sobre los que ha cimentado su espectacular progresión.

1. Estructuras simples. Slim ha promovido empresas con niveles jerárquicos lo más sencillos posible. Con ello dice imitar a compañías más pequeñas y conseguir flexibilidad y rapidez en las decisiones.

2. Austeridad. El ahorro y la contención deben imperar incluso en tiempos de bonanza, lo que evita posteriores ajustes en las épocas de crisis.

3. Estar en vanguardia. El magnate mexicano dice impulsar la modernización, crecimiento, calidad y mejora constante de los procesos productivos de sus empresas. Con ello consigue incrementar la productividad y reducir gastos.

4. “La empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario o administrador. No debemos sentirnos grandes en nuestros pequeños corralitos”.

5. Unidad. Tener claros los objetivos y los instrumentos al alcance ayuda a lograr los retos. Pero la principal virtud es la unidad en sus equipos.

6. Reinversión. “El dinero que sale de la empresa se evapora”. Una de las máximas de Carso es reinvertir los beneficios.

7. Creatividad. Slim pide que se aplique a los negocios y, por extensión, a la solución de los problemas de los países.

8. Optimismo. Mantener una actitud positiva de manera “firme y paciente” acaba dando rendimientos.

9. Oportunidad. “Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo”.

10. Acción. “Solo podemos hacer las cosas en vida. El empresario es un creador de riqueza que administra temporalmente”.