La cifra supone un incremento del 30% sobre los resultados de 2013

Santander avanza que ganó 5.800 millones en 2014

Fachada de una sucursal de Banco Santander.
Fachada de una sucursal de Banco Santander.

Poco después de anunciar una ampliación de capital de 7.500 millones de euros –equivalente a un 9,9% de su capital– Banco Santander lanzó un mensaje de fortaleza para prevenir que la medida fuese interpretada como un signo de debilidad y para tratar de contener en la medida de lo posible las previsibles ventas con que recibirá la Bolsa un movimiento que diluirá la participación de sus actuales accionistas.

El banco avanzó, en concreto, una estimación de los resultados de cierre del último ejercicio, que aún están por comunicar oficialmente.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la entidad que preside Ana Patricia Botín detallaba que espera haber culminado el año con un beneficio neto atribuido de aproximadamente 5.800 millones de euros.

La cifra supone un incremento “ligeramente superior” al 30% sobre el beneficio neto atribuido que obtuvo la entidad en el ejercicio 2013. La cifra sería un 40% superior, matiza la entidad, “sin tener en cuenta el efecto de la variación de los tipos de cambio”.

Banco Santander especificó que espera anunciar un incremento de ingresos del 6% en el año 2014, impulsados por un margen de intereses que creció un 8% y unas comisiones que se incrementaron en un 6%.

La nota también avanza que los costes subieron un 3%, “claramente por debajo de la inflación media de los principales mercados del grupo”, lo que según entidad prueba que las sinergias derivadas de las integraciones realizadas en el grupo –como la absorción de Banesto en Santander– han sido superiores a lo esperado.

Finalmente, la entidad estima que las dotaciones por insolvencias se han reducido cerca de un 10% en España, Brasil, Reino Unido y Portugal, lo que reduce el coste del crédito por debajo del 1,5% frente al 1,7% de 2013.

Un panorama en le que el banco elevó los préstamos durante el último trimestre del año, a ritmos del 3% frente septiembre en Latinoamérica, a la par que mantenía estables los depósitos. La entidad también espera confirmar un cuarto trimestre consecutivo de mejora en la tasa de mora del grupo, que se situaría en el 5,2%, y la de cobertura, que se prevé en el 68%

En paralelo a esta información, el banco quiso dejar claro ayer que su apuesta a futuro pasa por “aumentar el crédito y la cuota de mercado en los mercados clave”. Un compromiso que, dada la actual situación de los tipos de interés en mínimos históricos y la debilidad del negocio, podría sugerir la adopción de políticas comerciales agresivas para la captación de nuevos clientes.

Una estrategia que puede ayudar a consolidar su liderazgo pero que suele llevarse a cabo a costa de reducir un beneficio por el que desde ahora la entidad pagará menos dividendo.