El sector espera crecer un 10% en 2015 tras caer desde 2007

Las motos dan carpetazo a la crisis en España

Pese a la subida, el volumen de matriculaciones sigue siendo bajo

Parking de motos en el centro de Madrid.
Parking de motos en el centro de Madrid.

La industria de las dos ruedas en España ha vivido una larga y durísima crisis que está a punto de terminar, según celebran sus responsables. Las ventas de motocicletas y ciclomotores en España ha terminado el año con un incremento del 17% en comparación con los datos de 2013, la primera subida de las matriculaciones desde 2006, según los datos presentados ayer por la Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (Anesdor).

Pese a la subida, después del hundimiento del sector, el volumen de matriculaciones sigue siendo bajo. En 2007, se vendían 395.653 vehículos de dos ruedas. Desde entonces, se han perdido el 73% de estas ventas y en 2014, las matriculaciones de motocicletas y ciclomotores en el mercado español se situaron en 125.084 unidades. Pese a que esta sigue siendo una cifra modesta, Anesdor consideró que “2014 ha marcado el esperado cambio de tendencia en el sector, cuyos primeros síntomas aparecieron en el último trimestre de 2013. El año pasado, pone fin así a siete años consecutivos de duras caídas”.

Y si los cálculos presentados por la asociación se cumplen, este año conseguirán consolidar esta subida de las ventas con un incremento de las matriculaciones del 9,5%. Así, el secretario general de Anesdor, José María Riaño, afirmó que “2015 será mejor que 2014 aunque nuestras previsiones son prudentes. Creemos que el ritmo de crecimiento será suave”. El volumen para este año será de 137.000 unidades, todavía lejos de las 250.000 matriculaciones que el sector considera como cifra adecuada para dar al mercado la correcta sostenibilidad. “Para conseguir esta cifra, el mercado tendría que crecer a un ritmo del 15% durante cinco años consecutivos o del 10% durante siete años seguidos”, aseguró Carlos Wang, director de marketing de Kymco y vicepresidente de Anesdor. El directivo aseguró en este sentido que “las marcas seguirán haciendo esfuerzos comerciales para apuntalar estos crecimientos necesarios para el sector en España”.

El mercado de la motocicleta es especialmente importante porque ha matriculado 110.396 unidades el año pasado en España, un 20% más que el año anterior. Eso significa que nueve de cada 10 vehículos de dos ruedas que se venden en el país son motocicletas (con una cilindrada de más de 50 centímetros cúbicos). Para la asociación, destaca especialmente el incremento de las ventas previsto para este segmento el próximo año. Según los cálculos de Anesdor, cerrará “como el mejor ejercicio de los últimos cinco años, con unas ventas de 122.500 unidades y un crecimiento del 11%”.

Las matriculaciones de ciclomotores, sin embargo, cayeron un 10%, hasta 14.688 unidades. Este mercado ha sufrido un descenso de sus ventas de un 88% por la introducción en los últimos años de nuevos exámenes teóricos y prácticos, que ha encarecido el acceso a este carné de conducir y por la elevación de la edad mínima para acceder a este permiso a los 15 años. Las matriculaciones de estos vehículos de menos de 50 centímetros cúbicos ha registrado en 2014 un nuevo “mínimo histórico”, con una caída adicional del 3%, hasta las 14.688 unidades.

La fiscalidad discrimina a las dos ruedas

La motocicleta en España soporta la mayor carga fiscal en primera matriculación de toda la Unión Europea. El secretario general de Anesdor criticó con este dato la elevada fiscalidad que soportan los vehículos de dos ruedas en el país, que puede superar hasta el 40% del coste en impuestos.

Así, Riaño afirmó que las motos asumen un 21% de IVA, así como un impuesto de matriculación de entre el 0% y el 16,9%, una tasa de circulación de hasta 121,16 euros, en función del modelo, y unas tasas adicionales de matriculación de hasta 95,8 euros.

Riaño apuntó además que la carga fiscal de las dos ruedas es discriminatoria respecto al automóvil. Explicó que un turismo que emita menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro recorrido no paga impuesto de matriculación mientras que una moto, sí. En caso de emisiones superiores a 140 gramos por kilómetro, la moto paga el doble que el turismo y en los casos de algunas motocicletas y los quads, pagan la matriculación independientemente de las emisiones.

Respecto de las tasas de tráfico, las motos pagan lo mismo que los coches pese a “ocupar cinco veces menos que un automóvil, pesar menos y realizar un menor desgaste del pavimento”.

El secretario general de Anesdor solicitó la supresión del impuesto de matriculación, la creación de un nuevo impuesto de circulación basado en la potencia fiscal y en criterios medioambientales y una menor tarifa de la moto en la tasa de matriculación de la DGT.