Acusan al banco de uso de información relevante
Querella contra Sabadell por el caso Pescanova

Querella contra Sabadell por el caso Pescanova

Banco Sabadell vendió acciones de Pescanova en operaciones valoradas en 28 millones de euros entre enero y marzo de 2013 mientras que recomendaba en sus informes comprar títulos de la compañía gallega, que destapó el escándalo contable el 28 de febrero, cuando informó a la CNMV que no formulaba las cuentas de 2012. Es lo que denuncian afectados por el caso de la multinacional pesquera en una querella que presentarán hoy ante el juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Fuentes cercanas a la financiera aseguran que Sabadell nunca ha tenido acciones en cartera de Pescanova y que las ventas las realizó un bróker por orden de un tercero, como se hace en otros casos de compraventa de acciones de empresas cotizadas.

Los querellantes, representados por el abogado Felipe Izquierdo, solicitan al juez Pablo Ruz la imputación de Sabadell como presunto autor de un delito de uso de información relevante y cooperante necesario de un presunto delito de estafa. La querella reclama que, si no se apreciara conducta delictiva, se considere la responsabilidad civil de la entidad financiera por incumplir sus obligaciones de vigilancia.

La querella alude al informe forense que elaboró KPMG sobre Pescanova para sostener que la banca que financió a la compañía cooperó en el entramado contable presuntamente fraudulento. Los informes contables que la empresa enviaba a la CNMV y la registrada en la Central de Riesgos del Banco de España (Cirbe) eran desmesurados y súpermillonarios, afirma. De acuerdo al informe de KPMG al que se refiere la querella, los bancos financiaron a Pescanova sin exigir la documentación requerible. Entre 2009 y 2012, la empresa informó a la CNMV de una deuda bancaria de entre 353 y 436 millones de euros, cuando la que aparecía en Cirbe era de entre 1.300 y 1.664 millones de euros.

"Entendemos que Sabadell lideraba la financiación de Pescanova por eso la querella no es contra todos los bancos, no sería operativo" explico a este diario el abogado Izquierdo. La querella advierte que Sabadell fue la entidad que más presto a Pescanova, más de 200 millones de euros, y que la semana antes de saltar el escándalo el banco vendió 94.000 acciones del grupo gallego y compro 17.781.

La querella subraya que si no fuera admitida estaríamos ante un trato discriminatorio entre los accionistas minoritarios y grandes fortunas que habrían logrado recuperar su inversión en Pescanova demandando a Novacaixagalicia por motivos similares.