Los analistas esperan que sus acciones avancen un 15%

Grifols pisa fuerte en EE UU

Grifols pisa fuerte en EE UU

Grifols es cada vez una compañía más norteamericana y menos española. El último paso en su estrategia de posicionamiento en el mercado estadounidense se ha producido con el arranque de 2015, cuando la compañía de compuestos derivados del plasma sanguíneo ha recibido la autorización para la construcción de una nueva planta de procesamiento en Los Ángeles, en la que invertirá 53 millones de euros. Los analistas valoran su fuerte presencia en Estados Unidos (donde ya genera más del 50% de las ventas) y otorgan a las acciones de la farmacéutica un potencial de revalorización del 15,4% para los próximos 12 meses.

La nueva planta estará situada dentro del complejo industrial con el que Grifols ya cuenta en California, dispondrá de una superficie total construida de 9.000 metros cuadrados y supondrá la creación de más de 100 nuevos puestos de trabajo. Este nuevo centro estará dedicado a exclusivamente a la purificación de inmunoglobulina intravenosa (IVIG), una proteína procedente del plasma que se utiliza como tratamiento de inmunodeficiencias, así como para combatir enfermedades neurológicas.

La nueva inversión consolida aún más la presencia de Grifols en Estados Unidos. Hasta septiembre, las ventas en Norteamérica se situaron en 1.280 millones de euros, lo que representan el 52,6% de la facturación de la compañía. Además, el país es una de las principales regiones receptoras de la inversión de Grifols. Desde 2001 la compañía ha invertido allí más de 7.000 millones de dólares. El plan estratégico de crecimiento orgánico de Grifols prevé destinar más de 600 millones de euros a inversiones de capital en el periodo 2014-2016.

Durante los nueve primeros meses de 2014, la compañía registro una facturación acumulada de 2.438 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 23,4% respecto a los datos de un año antes. En cuanto al beneficio, Grifols obtuvo unas ganancias netas de 339 millones de euros, un 26,9% más.

La mejoría de la situación económica de Estados Unidos ha hecho que la empresa haya aumentado sus ventas en la región durante los tres primeros trimestres. En concreto, los ingresos en América del Norte fueron de 1.280 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un incremento del 5,5% con tipos de cambio constantes. En este sentido, la creciente fortaleza del dólar frente al euro favorecerá la fuerte presencia de Grifols en el país norteamericano.

Entre los analistas que habitualmente siguen la evolución de esta empresa la mayoría considera que sus acciones tienen un importante margen de mejora en los próximos 12 meses. De acuerdo con los datos recopilados por Bloomberg, de los 19 expertos que escrutan habitualmente este valor, el 58% recomienda aumentar posiciones. El precio objetivo medio está situado en 38,64 euros, frente a los 33,45 en que cerró el viernes el valor, lo que le otorga un potencial de retorno de más del 15% para este ejercicio.

Una de las firmas que mayor recorrido otorga a Grifols es Barclays, que comenzó a dar cobertura al valor en diciembre con una recomendación de sobreponderar y un precio objetivo de 43 euros. La firma Exane BNP Paribas llega a fijar el precio objetivo en 44 euros.

El comportamiento de los títulos de Grifols fue algo errático durante 2014, cuando registraron un valor máximo en 42 euros por acción y un valor mínimo de 28,8 euros. En el cómputo del ejercicio, la evolución de las acciones de la compañía fue prácticamente plana, cerrando ligeramente por encima de 33 euros.

Uno de los hitos de la compañía de hemoderivados durante el año pasado fue la adquisición de la filial de diagnóstico de Novartis por 1.675 millones de dólares (1.224 millones de euros), para diversificar sus fuentes de negocio. Las semanas posteriores a la compra, los títulos de Grifols cayeron con fuerza, pero en los últimos meses los analistas han empezado a visualizar la sinergias y fortalezas que se derivarán de la operación.

Además de la nueva planta de tratamiento de plasma en Los Ángeles, la empresa también prevé la construcción de un almacén en Clayton (Carolina del Norte), un centro logístico en Dublín (Irlanda) y una planta de purificación en Parets del Vallès.