La sociedad volverá a cotizar el 5 de enero

Carbures cerrará 2014 con unas pérdidas de 9 millones

Planta de Carbures
Planta de Carbures

Carbures prevé cerrar 2014 con unas ventas consolidadas de 58 millones de euros frente, un 300% superiores de las registradas en 2013(19,9 millones). Como consecuencia del cambio de criterio contable adoptado por la compañía tras las recomendaciones de PwC, la empresa prevé cerrar el ejercicio con unas pérdidas de 9 millones de euros frente al beneficio de 1,69 millones anunciados anteriormente. Según recoge Carbures en su nota de prensa, este resultado es consecuencia “del deterioro de los fondos de comercio y de los gastos con motivo de la salida a Bolsa, y que no son recurrentes”.

PwC ha concluido la auditoría de las cuentas del primer semestre de 2014 después de las dudas surgidas el pasado mes de octubre.De acuerdo a la información remitida por la compañía, Carbures adapta sus estados financieros a las recomendaciones contables realizadas por PwC. La decisión de aplicar nuevos criterios reduce en un 50% las ventas del los seis primeros meses del año, pasando de los 41 millones a los 20,2 millones. Esta reducción se debe en gran medida a las modificaciones contables respecto a los ingresos de la operación de Shenyan Hengrui (19 millones).Asimismo, el resultado correspondiente a a la primera mitad del ejercicio arroja unas pérdidas de 6 millones de euros.

La repercusión de los nuevos criterios contables que han mermado las cuentas de 2014 beneficiarán a los resultados del año que acaba de comenzar, según indica la compañía. En 2015 la empresa gaditana espera registrar unas ventas superiores a los 100 millones de euros, con un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 12 millones de euros, por encima un 10% de las ventas.
José María Tarragó, consejero delegado de Carbures considera “que los inversores pueden estar tranquilos”. Por su parte, Rafael Contreras, presidente de la compañía, afirma “que todas los procesos de de revisión han concluido de manera satisfactoria”, “Cabures sale fortalecida de este proceso como lo demuestra el hecho de que hayamos captado más dinero durante la suspensión que en proceso de salida al MAB”, sentencia.

Como parte importante de la reformulación de las cuentas PwC hace mención en su informe que la compañía que lleva suspendida de cotización desde el pasado 8 de octubre, ha elaborado sus nuevos estados contables bajo la premisa de ser empresa en funcionamiento a pesar de que a 30 de junio de 2014 el pasivo corriente excedía a su activo en 12,6 millones de euros. "Para paliar esta situación, explica PwC,  el grupo se encuentra en fase de negociación de aplazamiento de pago y de obtención de distintas fuentes de financiación". 

La compañía así lo anunció hace unos días, cuando dijo que uno de sus accionistas había cerrado un acuerdo con un socio, que en ese momento no desveló su identidad, que iba a formalizar un préstamo de 13 millones de euros. Hoy ya lo desvela, el prestamista en cuestión es la sociedad catalana Anangu Grup, propietaria de Eurofred y controlada por Marta Santacana Gri.

Adicionalmente, la dirección de la compañía se ha visto obligada a actualizar el análisis de los flujos esperados de tesorería en 2015. A tenor de esta actualización los responsables estiman que 2015 se cerrará con un saldo positivo de caja derivado de varias hipótesis y asunciones. Entre ellas cita: Incremento de las actividades del grupo debido a la ejecución del contrato de venta de maquinaria firmado con la empresa china Shenyang Hengrui. Estimación de un aumento de los pedidos de Airbus "que duplicaría la cifra estimada para el ejercicio 2014".

Aplazamiento de diversos pagos pendientes con proveedores y acreedores pendientes de formalizar que permitirán la generación de unos flujos de caja significativos positivos en dicho periodo y garantizarán, entre otros el suministro necesario para garantizar el abastecimiento de las necesidades de producción destinadas a cumplir con  los requisitos contraídos en los contratos.

Aplazamiento de pago de deudas con Administraciones públicas y renegociación de vencimientos de deudas con entidades financieras para ampliar el vencimiento de determinadas deudas vencidas a la fecha.

Sin embargo, y a pesar de que la sociedad en su hecho relevante no lo detalla,  un portavoz de la compañía asegura que toda esta batería de medidas previstas es anterior a la consecución del contrato de financiación alcanzado con Anangu Grup y, por tanto, ahora no será necesario asumirlas.