Contrato de 265 millones de euros

ACS reformará un gigante de la generación eléctrica en México

Florentino Pérez, presidente de ACS, y Enrique Peña Nieto, presidente de México.
Florentino Pérez, presidente de ACS, y Enrique Peña Nieto, presidente de México.

ACS gana peso en el creciente mercado mexicano de la construcción industrial. Su último proyecto, adjudicado por 265 millones, es la remodelación de la central eléctrica de Tula, una de las mayores de Latinoamérica.

ACS está viendo crecer a paso acelerado a Avanzia, una de sus filiales con proyecto de salida a Bolsa. La firma, que agrupa los negocios del grupo en México, se ha adjudicado la remodelación de la central eléctrica de Tula, en el estado de Hidalgo, por 323 millones de dólares (unos 265 millones de euros).

El contrato consolida a ACS en el boyante mercado mexicano de la construcción industrial. Avanzia, que ya tiene presencia en centrales eléctricas comoManzanillo, Querétaro y El Sauz, trabajará en consorcio con sus hermanas de grupo, Cobra e Initec. Ganar referencias en estos momentos es clave para participar en el programa de infraestructuras delGobierno mexicano, que prevé la inversión de 3,9 billones de pesos (217.000 millones de euros) en instalaciones energéticas como principal área de desarrollo.

El presidente de ACS, Florentino Pérez, ha remarcado el valor estratégico de México para el conglomerado de construcción y servicios. La compañía remataría su estrategia en el país con la citada salida a Bolsa de Avanzia, operación que fue anunciada a primeros de noviembre por su gerente, Francisco Gil Díaz, y que permanece en estudio. Entre sus credenciales figura la experiencia en el diseño y ejecución de proyectos de refino y petroquímica; generación eléctrica fósil; energías renovables; líneas de transmisión y plantas de generación eléctrica.

El proyecto de la central eléctrica de Tula, una de las mayores de Latinoamérica con 1.500 megavatios (MW), pasa por su modernización para hacerlamás eficiente: se migra del consumo de fuel pesado a ciclos combinados impulsados por gas natural. Con ello se obtiene una energía más barata y respetuosa con el medio ambiente. El contrato incluye, entre la maquinaria y los servicios, dos turbogeneradores a gas, otros tantos recuperadoresde calor, la modernización de dos turbogeneradores a vapor y los equipos de balance de planta. ACS también prestará los servicios auxiliares.

El arranque está previsto en febrero y el plazo de ejecución es de 29 meses para el primero de los ciclos combinados, y de 31meses para el segundo ciclo. El cliente de Avanzia es la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que ha encargado el diseño, suministro de equipos, construcción y puesta en marcha de ambos ciclos combinados. El otro gran promotor de obra industrial en el país es Pemex, con el que Avanzia lleva 17 años trabajando. El mes pasado esta última entregó a la petrolera estatal una plataforma de extracción de petróleo y compresión de gas en el Golfo de México por 450 millones de dólares (369 millones de euros). Y ACS ya se llevó en septiembre uno de los cinco proyectos de combustibles limpios para la refinería Miguel Hidalgo por unos 432 millones de euros.

La propia Pemex ha promovido otra planta en Tula, valorada en 1.300 millones de dólares (1.067 millones de euros). La lista de obras es interminable y requiere de las mayores constructoras del mundo. Construirá dos ciclos combinados en la planta de Tu