Vende carteras por 850 millones a inversores mayoristas

Sareb despide el año sellando un puñado de grandes operaciones

La presidenta de Sareb, Belén Romana, y su consejero delegado, Jaime Echegoyen.
La presidenta de Sareb, Belén Romana, y su consejero delegado, Jaime Echegoyen.

Sareb, la sociedad de activos procedentes de la reestructuración bancaria, ha  aprovechado el especial tirón comercial que tienen los últimos meses de cada año en el sector inmobiliario.

El conocido como banco malo ha sellado varias operaciones de calado con inversores internacionales en este último tramo, vendiendo carteras valoradas en 850 millones de euros.

Una de las operaciones ha sido el proyecto Agatha, la venta combinada de dos importantes carteras a diversos agentes del mercado. De un lado, un consorcio liderado por el fondo de inversión Hayfin, que se ha hecho con 38 préstamos valorados en 194 millones de euros garantizados con 29 edificios de vivienda en alquiler, situadas fundamentalmente en Madrid

La firma de inversión D.E. Shaw, por su parte, ha adquirido a Sareb 10 promociones de vivienda en alquiler situadas también en Madrid y valoradas en 65 millones de euros. En esta operación, la consultora inmobiliaria Irea ha sido el asesor financiero de Sareb mientras que el bufete Ashurt ha ejercido como asesor legal.

En segundo lugar, Sareb ha vendido la cartera Olivia, integrada por siete préstamos performing con un nominal de 140 millones de euros, también al fondo de inversión Hayfin.

En este caso, los préstamos están garantizados con garantías residenciales y comerciales situadas en la provincia de Valencia. En la venta de esta cartera intervinieron Irea y el despacho Hernández-Echevarría (HEYD).

La sociedad también acaba de vender Meridian, un paquete de préstamos de 133 millones, garantizados con 26 establecimientos turísticos repartidos por todo el país (más de 2.700 habitaciones en explotación) al fondo Cerberus.

En la venta de esta cartera, ha participado Irea como asesor financiero y el despacho Cuatrecasas, Gonçalves Pereira como asesor legal.

En paralelo, el banco malo trabaja estos días en culminar el denominado proyecto Kaplan, que le supondrá una desinversión de 234 millones en préstamos de pequeños y medianos promotores, al vender individualmente estas carteras crediticias garantizadas con residencial y suelo.

Finalmente, Sareb ha vendido recientemente cuatro edificios de oficinas, ocupados al 90%, y situados en el norte de Madrid, a fondos gestionados por Blackstone.

La diversidad de operaciones que ha adjudicado Sareb son un reflejo de la amplitud de nuestra cartera y de la tipología de nuestros activos", ha señalado mediante una nota de prensa Jaime Echegoyen, consejero delegado de la sociedad.

“El dinamismo de nuestra entidad en esta última parte del año es un síntoma de la confianza en la evolución del mercado español. Estamos especialmente satisfechos con el nivel de competencia de los procesos y reafirmamos nuestro compromiso en garantizar procesos de desinversion ejemplares”, ha añadido Echegoyen.