El coste de la medida se elevará a 2.625 millones solo en 2015

El Gobierno pagará los intereses de la deuda a todas las regiones

El Ejecutivo presentó hoy su regalo de navidad con claro tinte electoral. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció a las comunidades autónomas que el viernes llevará al Consejo de Ministros un real decreto que permitirá el pago de los intereses de la deuda autónomica, tanto a las regiones acogidas al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) como a aquellas que no lo hicieron por tener acceso a los mercados o por cumplir con los objetivos de deuda, déficit o pago de proveedores marcados por Hacienda.

El real decreto contendrá tres fondos. El Fondo de Liquidez Autonómica, a través del que se pagarán los intereses de la deuda de las comunidades adheridas al FLA con carácter retroactivo hasta 2012 y los intereses del endeudamiento nuevo que se contraiga en 2015.

El Fondo de Facilidad Financiera se habilitará para las comunidades no adheridas al FLA y les permitirá ahorrarse los intereses de la deuda generada en 2015, 2016 y 2017, ya que la pagarán a tipo cero.

El tercero será el Fondo Social, un mecanismo que servirá para que las comunidades autónomas abonen las deudas que tienen con los ayuntamientos. La creación de este último mecanismo conllevará un cambio en la Ley de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca), para que el Estado pueda retener partidas presupuestarias en el caso de que las regiones no abonen las deudas pendientes de pago a los municipios.

Este último punto fue especialmente criticado por la consejera de Hacienda de Andalucía, María Jesús Montero, quien consideró que el hecho de que se puedan intervenir créditos a las autonomías supone un golpe a la capacidad autonómica de legislar. “Lo que no se puede hacer es practicar la asfixia financiera y posteriormente ofrecer este tipo de mecanismos”, apuntó muy enojada, al asegurar que no se les había entregado ningún tipo de documentación en la reunión.

Una crítica compartida por el consejero de Hacienda de Madrid, Enrique Ossorio, que se abstuvo en la votación de los planes económicos financieros que habían presentado las cinco comunidades autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha y Cantabria) para reajustar el exceso de déficit de 2013 al no disponer de información suficiente, ya que tampoco se entregó documentación.

Los planes de ajuste finalmente fueron aprobados, pese a las dudas presentadas esta misma semana por la Autoridad Independiente de Responsabiidad Fiscal (Airef) sobre la viabilidad de los mismos. A la salida del consejo, Ossorio consideró como una injusticia el pago de los intereses de la deuda a las incumplidoras frente a las que han sido austeras.

“Cataluña va a recibir 3.600 millones con la puesta en marcha de estas medidas y Madrid apenas llegará a 90 millones. Solo en 2015, Cataluña va a recibir unas subvenciones bestiales de 1.200 millones y Madrid no ingresará ni un euro”. Ossorio reconoció que pese a contar inicialmente con el apoyo de otras regiones, como Galicia, Castilla y León o La Rioja, se sintió bastante solo en la reunión y fue la única región que se opuso de forma rotunda a esa injusticia.