El fabricante chino de móviles capta capital de fondos rusos y de Singapur

Xiaomi dispara su valor hasta los 36.700 millones, el doble que Sony

El fundador y presidente de Xiaomi, Lei Jun, durante una presentación en mayo de este año en Pekín China).
El fundador y presidente de Xiaomi, Lei Jun, durante una presentación en mayo de este año en Pekín China).

Imparable avance de Xiaomi, el fabricante chino de móviles que se ha convertido en la nueva gran amenaza de Samsung y Apple en el mercado de los smartphones. La compañía ha cerrado una ronda de financiación de más de 1.000 millones de dólares por un 2,5% del capital, según avanzó The Wall Street Journal, que la convierte en la empresa no cotizada más valiosa en 2014. La operación, que habría estado liderada por el fondo All-Stars Investments –capitaneada por el exanalista de Morgan Stanley Richard Ji–, da un valor a la compañía de 45.000 millones de dólares, unos 36.700 millones de euros. De este modo, bate a Uber, que a principios de mes cerró una ronda de financiación de 1.200 millones de dólares, que elevaba su valoración hasta los 41.200 millones de dólares, y a Instagram, la aplicación móvil de Facebook a la que Citigroup otorgó la semana pasada un valor de 35.000 millones de dólares.

Xiaomi, que podría salir a Bolsa en 2015, tiene solo cuatro años de vida y ya se ha colgado también la medalla de superar en valor a grandes gigantes del sector. Así, la joven promesa china vale ya casi dos veces lo que Sony en Bolsa, nueve veces más que Blackberry y supera en tres veces la capitalización de Lenovo, el primer fabricante de PC del mundo y uno de sus más importantes rivales en smartphones.

La empresa fue fundada por Lei Jun y ha tenido hasta la fecha seis rondas de financiación, según Reuters. La anterior, en verano de 2013, le daba un valor de 10.000 millones. La compañía, que fichó el pasado año a Hugo Barra, responsable de Android en Google, con el fin de impulsar su negocio a nivel internacional, cerró el pasado año con una facturó de 3.480 millones de euros y un beneficio de unos 45,7 millones de euros.

En la última ronda de financiación habrían participado, además del fondo citado, Yunfeng Capital (que cuenta como inversor con el fundador de Alibaba, Jack Ma), el fondo ruso DST Global, ya accionista de Xiaomi, y GIC, el fondo soberano del Gobierno de Singapur.

Ascenso fuera de China

Xiaomi vendió 20 millones de teléfonos inteligentes en 2013 y espera despachar 60 millones este año. La compañía, que comercializa smartphones con muy buena relación precio/prestaciones, vendió en el tercer trimestre del año 15,7 millones de terminales y fue el fabricante que más creció en el trimestre, un 336% según Gartner, impulsado por su buen comportamiento en China, donde se convirtió en líder. La firma ha pasado de tener una cuota de mercado mundial del 1,5% a un 5,2%, casi idéntica a Huawei, que cerró en septiembre con una cuota del 5,3%. Otra consultora, IDC, situó a Xioami como tercer mayor fabricante de smartphones del mundo (por unidades vendidas) en ese mismo trimestre del año.

Los inversores confían en que Xiaomi, con su estrategia de venta online y su política de marketing apoyada en foros sociales, se convierta en una potencia mundial, aprovechando eso sí su estatus de líder en China, un país donde el próximo año se prevén vender unos 500 millones de smartphones, tres veces aproximadamente más que en EEUU. Con todo, el camino no será fácil, pues la cartera de patentes de Xiaomi no es muy abultada y eso le hace más vulnerable frente a sus competidores. Precisamente, este mes las ventas de sus móviles se suspendieron temporalmente en India, después de que Ericsson le acusara de violar sus patentes, y este problema podría pasarle factura en otros países.

Con este escenario de fondo, 2015 será clave para que Xiaomi demuestre que puede crecer en su aventura internacional, sobre todo en mercados emergentes como Brasil e India, donde la compañía ha puesto inicialmente foco.