Buenas perspectivas para la Bolsa

Chile: la joya del Pacífico pierde brillo

La presidenta chilena en el Foro Invertir en Chile, organizado por El País
La presidenta chilena en el Foro Invertir en Chile, organizado por El País EL PAÍS

La economía del país andino se ha desacelerado en los últimos trimestres, y acaba el ejercicio con un escaso 1,7%. Para 2015 las previsiones rondan el 3%. El país depende en buena medida del precio del cobre, a la baja en los mercados internacionales ante la previsión de una menor demanda por parte de China. Además, el país está en pleno proceso de reformas por parte del Gobierno de Michelle Bachelet, que incluye cambios en el sistema de impuestos y la creación de un seguro de paro.

Uno de los factores que afectará negativamente a la economía chilena durante el próximo ejercicio son las bajas perspectivas de crecimiento para la economía mundial, ya que es uno de los países de América Latina donde las exportaciones tiene un mayor peso (30% de su Producto Interior Bruto, frente al 11% del resto de países de la zona).

El mercado chileno se verá claramente beneficiado por la caída del precio del petróleo

En el lado positivo, cabe destacar que Chile será uno de los pocos mercados que se verá claramente beneficiado por la caída del precio del petróleo, puesto que es un importador neto.

Aunque los desafíos que deberá afrontar el país son importantes, los especialistas creen que la Bolsa chilena puede empezar a dar buenas noticias por primera vez en más de tres ejercicios. La forma más directa de tomar una posición en la renta variable del país andino es a través de fondos cotizados, como el iShares MSCI Chile. También es posible invertir por medio de fondos de inversión activos especializados en compañías chilenas, como el Aberdeen Chile Fund, cuyas tres principales apuestas son Banco Santander Chile (9,6%), los grandes almacenes Falabella (9,5%), el holding industrial-energético Copec (9,4%). El fondo ha sufrido una importante corrección en 2014, al ceder más de un 20%, pero los expertos creen que el impacto de la caída del precio de las materias primas ya está recogido en precio y que ahora puede remontar.