Fuera de casa por Navidad

Fuera de casa por Navidad

Se acerca la época más consumista del año, en la que dar y recibir regalos por Navidad y Reyes es casi inevitable. Es probable que una vez más su imaginación se quede sin recursos y la sempiterna corbata o el consabido perfume sean sus obsequios más socorridos y previsibles.

¿Qué tal si sorprendemos a familiares o amigos con un detalle menos tangible, pero que igual sirve para disfrutar a solas, en familia o en compañía de otros? Regalos a la medida de los más sibaritas, de los aventureros, que satisfacen igual los gustos de los más clásicos o harán las delicias de los locos del deporte y que entusiasmarán por igual a niños y mayores. Regale un viaje. Estas son algunas de nuestras propuestas para terminar el año.

RUMBO AL CÍRCULO POLAR

Hasta allí tendrá que desplazarse si quiere conocer en persona a Papá Noel. Vive en la aldea de Napapiiri, a 8 kilómetros de la localidad finlandesa de Rovaniemi, con aeropuerto propio y vuelos directos desde Madrid (786 euros con Finnair). Santa Claus Village, en Laponia, es el mayor parque temático dedicado al más famoso abuelo del mundo y hará las delicias de grandes y pequeños.

Desde allí, el hombre –san Nicolás que, según la tradición cristiana, llegó a ser obispo de Myra– y el personaje –creado en 1863 por el dibujante Thomas Nast para sus tiras navideñas en Harper’s Weekly con su larga melena y barba blanca y su tradicional traje y gorro rojo– se funden en uno. Cada Navidad baja por las chimeneas o se transforma en humo mágico para dejar sus regalos.

El parque cuenta con todo tipo de servicios, tiendas y actividades relacionadas con la nieve como salidas en trineos tirados por renos. Puede alojarse en cabañas o en un auténtico iglú (Igloo Hotel, desde 240 euros la noche en habitación doble).

DE DÓNDE VIENEN LOS REYES MAGOS

La mayoría de historiadores y leyendas coinciden en que los tres Magos que cada madrugada del 5 de enero visitan la mayoría de hogares españoles venían de Oriente, de Persia; parece que sus restos reposan en Urumieh, en el noroeste de Irán, en un antiguo templo zoroástrico; se sabe que vestían ropas y tocados persas y se dice que la palabra mago procede del persa mogh, que significa sabio u hombre de ciencia… Pistas más que atractivas para descubrir un país como Irán (el visado es imprescindible).

En Persia floreció una de las civilizaciones más antiguas del mundo y atesora algunas joyas arquitectónicas patrimonio de la humanidad, como las ruinas de la antigua Persépolis, al sur del país y cerca de Shiraz, la ciudad de las flores y los poetas. No se pierda la espectacular ciudad azul Isfahan y su impresionante plaza del Imán, Naghsh-i Jahan, una de las más grandes y bellas del mundo. Recorra su bazar con sus fabulosas tiendas de alfombras (12 días desde 2.087 euros con Catai Tours).

A BELÉN PASTORES

Esquiar con vistas a los fiordos noruegos es una propuesta muy sugerente.
Esquiar con vistas a los fiordos noruegos es una propuesta muy sugerente.

Si busca un país pequeño para recorrer en pocos días, incluso por su cuenta, que no se le salga de presupuesto, tenga atractivos y la Navidad se viva de una forma especial, Israel es su destino (Madrid-Tel Aviv, desde 326 euros con Iberia). Ningún emplazamiento en el mundo concentra tantos lugares sagrados de las tres grandes religiones monoteístas, ruinas arqueológicas o sitios míticos, que podrá combinar con ciudades modernas (Tel Aviv), pequeños y tranquilos pueblos y playas, no para bañarse, pero sí para disfrutar del sol invernal en los cortos días de invierno.

Belén, Nazaret –hoy con pocos reclamos de interés, salvo por sus connotaciones religiosas–; Jerusalén, con sus barrios históricos, bazares árabes, el Muro de las Lamentaciones, la explanada de las mezquitas, la iglesia del Santo Sepulcro y la vía Dolorosa; la fortaleza de Herodes en Masada, en medio del desierto; el mar Muerto, el punto más bajo del planeta, o el mar Rojo para los amantes del submarinismo; la antigua Jaffa con más de 4.000 años de historia, o la costera Acre son no pocos atractivos.

CON LA FAMILIA A UN CASTILLO

Sin salir de la Península, en el vecino Portugal y muy cerca de Lisboa, se encuentra Óbidos. Esta pequeña población medieval se transforma en la ciudad de la Navidad desde el 5 de diciembre hasta el 4 de enero, y se engalana con miles de luces y atracciones para que grandes y chicos disfruten de unos días de ensueño, porque Óbidos es un sitio perfecto para ir en familia.

Fuera de casa por Navidad

Allí, rodeados de una muralla y un castillo medieval, los niños se trasladarán a un mundo de fantasía donde vivirán experiencias mágicas, entre numerosos juegos y diversiones. La granja de Papá Noel, el belén, pistas de hielo, bar de hielo –para los papás– y su famoso mercado de Navidad, donde podrá encargar sus regalos en un ambiente de lo más familiar. Es posible alojarse en la Pousada do Castelo (de cuatro estrellas y desde 182 euros).

PLANES RURALES

Alojamientos singulares en medio de la naturaleza para disfrutar de estos días con toda la familia o con un grupo de amigos. En España, el turismo rural gana adeptos y la Navidad es una época propicia para descubrir sitios maravillosos que pueblan nuestra geografía, y en casi todos nuestra rica y variada gastronomía es un plus.

La Bárcena, en Picos de Europa, es uno de estos emplazamientos parar reunirse al calor del fuego, montar a caballo, hacer senderismo o cualquier actividad al aire libre y celebrar unos días de asueto. A un paso de la localidad de Potes, el conjunto de viviendas rurales está ubicado en una antigua casona solariega y su cuadra-pajar ha sido rehabilitada con esmero para que sus huéspedes disfruten de todas las comodidades.

Se pueden alquilar habitaciones –desde 53 euros la noche para dos personas– o apartamentos con capacidad para dos u ocho personas –desde 568 euros– en Clubrural.com. La mayoría de las viviendas tienen chimenea, porche, jardín o terraza privada, y todas tienen su propia y singular decoración. Hay zona infantil.

NORUEGA, A LA CARTA

Salmón, bacalao, arenques y la carne de reno son algunos de los productos culinarios más emblemáticos de Noruega que, junto con sus fiordos, su espectacular naturaleza, glaciares, auroras boreales y sol de medianoche, componen su imagen más difundida. Una nueva forma de conocer el país escandinavo es dejarse sorprender por su gastronomía. Cinco restaurantes noruegos acumulan seis estrellas Michelin.

Además de los mencionados manjares, la trucha de los fiordos, sus vieiras gigantes y otros mariscos, las chuletas de cerdo o cordero y las galletas de jengibre no faltan en las comidas tradicionales de Navidad. La nieve –Noruega es la patria del esquí y las pistas abren hasta las nueve de la noche– y los animados mercadillos que salpican las ciudades, hacen de este país un destino diferente… y caro.

Los fiordos, con la bonita ciudad de Bergen como puerta de entrada; el pueblo minero de Roros, patrimonio de la humanidad, y la Casa de Navidad de Treggarden, en Drobak, son visitas obligadas. El tren de Flam, que a lo largo de 20 kilómetros une la estación de montaña Myrdal con el recóndito fiordo Aurlandsfjord, ofrece los paisajes más salvajes y espectaculares. Vuelo directo de Madrid a Oslo, desde 215 euros el trayecto con Norwegian.

'DELICATESSEN' A BORDO 

Cada vez son más los viajeros de larga distancia que quieren disfrutar de su destino desde el minuto uno en que emprenden el vuelo, toman un barco o abordan un tren. Belmond, Aqua Expeditions y Emirates son algunos de los operadores que se caracterizan por su exquisito servicio a bordo por tierra, mar o aire.

La aerolínea tiene vuelos diarios a Dubái desde Madrid y Barcelona, desde 673 y 668 euros, respectivamente, para huir del frío y celebrar unas Navidades diferentes. Dubái es una de las urbes más pujantes del planeta, ofrece una fascinante combinación de desierto, vanguardia, tecnología punta y una extraordinaria oferta para ir de compras a precios muy buenos. A bordo, un menú de siete platos, entre los que no falta el caviar, elaborado por chefs de cinco estrellas y que varía en cada viaje, servido en una vajilla de porcelana Royal Doulton y regado por una amplia gama de vinos vintage.

Para los amantes de los trenes antiguos, la británica Belmond ofrece varios trayectos muy especiales durante todo el mes de diciembre en sus históricos vagones de los años veinte y treinta, con mayordomos vestidos de gala. Como novedad este año, el Belmond British Pullman realizará un trayecto mágico a Le Manoir aux Quat’Saisons de Oxford, hotel y restaurante con 2 estrellas Michelin, bajo la batuta del reconocido chef Raymond Blanc. El viaje incluye un espectacular almuerzo navideño compuesto de tres platos y un bufé de quesos y postre para amenizar el trayecto de vuelta (desde 655 euros por persona saliendo de Londres).

Si quiere remontar en barco algunos de los ríos más sorprendentes del mundo, como el Amazonas o el Mekong en Asia, con todo tipo de comodidades a bordo y la mayor exclusividad, embárquese en una de las naves de Aqua Expeditions. Barcos de apenas 45 metros de eslora con capacidad para 32 pasajeros y 24 tripulantes con un servicio personalizado, en el que su exquisita gastronomía es uno de los puntos fuertes, mientras se adentra en la zona más desconocida del Amazonas, las selvas de Perú. Desde 2.500 euros cuatro días y tres noches.

DE VUELTA POR EL MUNDO 

Si fantasea con el Gordo de la lotería o con un pellizquito que le permita cumplir otro sueño, el de dar la vuelta al mundo, esta es su propuesta. Necesita 31 días e ir ligero de equipaje –una maleta de mano, porque no facturará en ningún aeropuerto– para descubrir algunas de las joyas del planeta.

El viaje comienza en la ciudad roja de Petra (Jordania) y le hará flotar en el mar Muerto, conocerá el templo dedicado al amor más bello del mundo, el Taj Mahal (India), y creerá tocar el cielo en Katmandú (Nepal). Aterrizará en la bulliciosa Bangkok (Tailandia) y se quedará sin aliento en Angkor (Camboya), la impresionante ciudad perdida en medio de la selva.

Relájese en un crucero por la espectacular bahía de Halong (Vietnam), tómese la foto en el famoso cruce de Shibuya de Tokio y pasee sin prisa por la colosal Gran Muralla en Pekín. De ahí a las antípodas, en Sídney (Australia). En un recorrido de cine no podrían faltar Los Ángeles, la mítica San Francisco o la cosmopolita Nueva York (en Años Luz, desde 6.900 euros).

SOÑAR SÍ CUESTA DINERO 

Si tiene todo el tiempo del mundo, dinero, está dispuesto a viajar sin fecha, no le importan las listas de espera y ya se ha recorrido el planeta, usted es el candidato ideal para volar al espacio.

Es probable que tenga que esperar hasta 2024 para recorrer la órbita terrestre y disfrutar de una impresionante panorámica del planeta, según un reciente informe sobre Los viajes del futuro del metabuscador Skyscanner.

Hasta ahora, los intentos de Richard Branson y su proyecto Virgin Galactic para ser el primero en viajar al espacio en marzo de 2015 han fracasado, pero existen más empresas privadas en la carrera por los viajes galácticos.

A partir de 2016, World View Enterprises transportará pasajeros a 30 kilómetros por encima de la Tierra, en una cabina presurizada suspendida de un gran globo de helio, a 60.000 euros la plaza.

Hasta entonces, lo más parecido a viajar al espacio será alojarse en resorts construidos en la Tierra, provistos de balnearios con gravedad cero, deslizadores y observatorios espaciales donde los huéspedes podrán experimentar la ingravidez.