Las compañías españolas más generosas con su deuda

La deuda 'high yield' española paga hasta el 7,5% anual

Bandera de España en la Plaza de Colón.
Bandera de España en la Plaza de Colón.

El interés que puede obtenerse con los bonos patrios de alta rentabilidad o high yield alcanza el 7,5% anual en los de la constructora Ortiz, que vencen en julio de 2019 y cotizan en el mercado de renta fija para medianas empresas español (MARF). Esta plataforma acoge también la renta fija de la empresa de estacionamientos Eysa, de la filial de Ortiz Viario A31, de la compañía dedicada a negocios energéticos Audax, de Tecnocom y de la constructora Copasa. Eso sí, la inversión mínima en todos estos casos es de 100.000 euros, y los expertos desaconsejan enérgicamente comprar un solo valor. Se necesita un patrimonio elevado para diversificar la cartera, que nunca debe concentrarse al 100% en este tipo de emisiones.

Royal Bank of Scotland (RBS) advierte que la deuda high yield de firmas pequeñas ha dejado de ser interesante: “La rentabilidad adicional que ofrecen las compañías con calificiones de B (deuda altamente especulativa) y de CCC (extremadamente especulativa) no es suficiente para compensar el riesgo”.

La alternativa de RBS está en los bonos híbridos (deuda eterna). Considera que las emisiones lanzadas antes de 2013 ofrecen rentabilidades interesantes. Entre las que destaca en su informe de perspectivas para 2015 aparecen los bonos perpetuos vendidos por Telefónica, con una posible opción de rescate por la operadora en 2024 y con un rendimiento del 5%. También están los de Iberdrola con opción de amortización por parte de la eléctrica en 2018 y que pagan ahora cerca de un 3%.

Desde la gestora del grupo suizo UBP, Karine Jesiolowski aconseja mirar la deuda corporativa de los mercados emergentes. La experta señala oportunidades interesantes con rentabilidades superiores para un rating equivalente en empresas europeas o estadounidenses. El fabricante indio de automóviles Tata tiene un bono que vence en abril de 2020 y que paga un 4,2% anual. El gigante de la informática chino Lenovo dispone de un bono que expira en mayo de 2019 y que paga un 3,6%. Mientras, la surcoreana Hyundai dispone de deuda con fecha de amortización en 2021 que da un 3%. Siempre, eso sí, todos estos productos están destinados a grandes inversores.

Aunque también es posible acceder a bonos corporativos con una inversión mínima muy inferior a través de plataformas como Aurigabonos. Pueden encontrarse emisiones desde 1.000 euros, como las de Banca Popolare di Milano, que vence en 2021 y da un 4,6%, o de Telecom Italia con vencimiento en 2033 y rendimiento del 4,9%

También hay emisiones en dólares, como los bonos de Ford (con una inversión mínima de 5.000 dólares), que pagan un 5% en deuda que vence en 2046, o de General Electric (1.000 dólares), que da un 4,3% con un vencimiento en 2039. Incluso se puede comprar deuda de Apple con vencimiento en 2024 y un tipo de interés que ronda el 3%. La inversión mínima son 1.000 dólares.