Los mejores destinos para el ahorro
Encontrar mejores rentabilidades requerirá subir escalones en la escala de riesgo.
Encontrar mejores rentabilidades requerirá subir escalones en la escala de riesgo.

Los mejores productos financieros para el año que viene

Diversificar el ahorro y dejarse asesorar en un escenario de tipos de interés en mínimos en el que obtener más rentabilidades obliga a asumir más riesgo. Esta es la máxima de la banca de cara a su estrategia comercial en 2015. Un año en el que los fondos de inversión volverán a ser protagonistas –tras un espectacular 2014– por el trasvase de dinero desde los depósitos a plazo fijo, que perderán todo su atractivo.

“Las inversiones clásicas en depósitos a plazo y deuda han sufrido una merma muy importante de rentabilidad, situándose en muchos casos en niveles por debajo del 1% y, en ocasiones, próximos a cero. No se espera que esta situación cambie a corto plazo y esto complica mucho la inversión rentable con bajo riesgo”, sostienen en Abanca.

“En un entorno económico en que los tipos de interés se mantendrán en mínimos y los mercados de renta variable vuelven a recuperar el atractivo a nivel de rentabilidad, el foco estará en la comercialización de productos con cierto nivel de riesgo y complejidad”, señala Celia Jiménez, directora de banca personal de Triodos Bank.

Así, según Valero Penón Cabello, director de Ibercaja Gestión, “la demanda de rentabilidades superiores por parte de los clientes continuará potenciando la diversificación desde depósitos y fondos conservadores hacia fondos de inversión mixtos y de renta variable”.
Desde Deutsche Bank, el responsable de Fondos de Inversión, Planes de Pensiones y Seguros de Ahorro, Wolfgang Kania, recomienda “exponerse parcialmente y de forma controlada” a fondos que combinen renta fija y variable.

Pero no hace falta cambiar radicalmente el perfil de riesgo para obtener mejores retornos. Como alternativa a los depósitos tradicionales, la banca está fomentando los llamados depósitos estructurados o combinados, con rentabilidades más jugosas pero vinculadas a la evolución de acciones o índices bursátiles, o ligadas a un fondo de inversión.

Además, a partir del enero, con la entrada en vigor de la reforma fiscal, verán la luz los nuevos planes Ahorro 5, que tratan de fomentar el ahorro con una fiscalidad favorable. “Será un producto destinado a pequeños ahorradores que quieran hacer un ahorro a futuro y que valoran mucho la liquidez”, comenta José Antonio Iglesias, subdirector general de clientes y oferta de VidaCaixa.

A más largo plazo, pensando ya en la jubilación, los planes de pensiones, que sufrirán modificaciones en el IRPF a partir de 2015 por la reforma fiscal, seguirán siendo un instrumento fundamental de ahorro, gracias a la ventaja fiscal de la desgravación y a la opción de su rescate al cabo de 10 años.

Como resumen en Abanca, para los inversores muy adversos al riesgo, las tendencias de ahorro se concentrarán en plazos fijos, fondos de inversión de baja volatilidad (monetarios y renta fija a corto plazo) y bonos soberanos con un horizonte de inversión no superior a tres años. Para perfiles algo más agresivos, se prevé que la oferta comercial se centre en estructurados de capital garantizado y parcialmente garantizados, fondos de inversión de renta fija y mixtos, bonos no soberanos de buena calidad crediticia, así como fondos y acciones.