Nuevos encargos en la fábrica de Getafe

Siemens busca flexibilidad al segregar su negocio de salud

La división de ‘healthcare’ se convertirá en compañía independiente

Hermann Requardt, consejero delegado de Siemens Healthcare.
Hermann Requardt, consejero delegado de Siemens Healthcare.

El gigante tecnológico Siemens se prepara para desgajar su división de salud, anunciada en 2014, para ganar fortaleza en un negocio creciente en todo el mundo. A principios de diciembre, Hermann Requardt, consejero delegado de Siemens Healthcare, detallaba a la prensa los planes de la compañía para esta división. Lo hacía en el encuentro más importante del sector, el evento anual de la Radiological Society of North America (RSNA).

“En esta etapa nos planteamos una mayor independencia, lo cual conlleva una ventaja, la de optimizar el esfuerzo para posicionarnos como un todo en el mundo”, explicó Requardt. “Siemens, como empresa global, continúa con sus procesos habituales, pero nuestro carácter independiente permite una mejor adaptación al entorno”, aseguró, en un contexto de negocio creciente y muy diverso según los diferentes países.

Equipos de rayos X fabricados en Getafe para todo el mundo

Desde Getafe al mundo en pocas horas. Siemens dispone de una fábrica en la localidad madrileña desde 1957, donde se fabrican los aparatos portátiles de rayos X que viajan a cualquier parte del mundo. En la RSNA de Chicago, la empresa alemana presentó la nueva versión de estos equipos, Mobilett Mira Max, y anunció que se fabricarán también en esta planta.

Los equipos de rayos X móviles se utilizan en diversas situaciones que abarcan desde fracturas de pierna hasta exámenes de pulmón, tanto en recién nacidos como en pacientes con traumatismo. La ventaja de un equipo móvil consiste en que no es preciso transportar al paciente y que el examen puede realizarse incluso en espacios muy reducidos.

Estos aparatos se montan solo bajo pedido y en tres semanas llegan al lugar de destino, aunque el plazo se reduce a 48 horas en el caso de catástrofes, como durante del huracán Katrina en Nueva Orleans (EE UU), donde se utilizaron estos equipos.

Una de las ventajas de la nueva versión Mobilett Mira Max es una mayor calidad de imagen y un brazo giratorio de 180 grados.

“Nos convierte en más flexibles, más rápidos y nos mantiene como rama especializada dentro del grupo global, con un trabajo específico y un modo de actuar propio y diferenciado”, apuntó. “Nuestra idea sobre la estrategia de mercado se basa en la flexibilidad. Ahí está nuestro lugar en esta nueva industria, concebidos como un participante independiente”.

La nueva compañía Siemens Healthcare permanecerá dentro de la matriz Siemens AG, cotizada en la Bolsa de Fráncfort. La división de salud se ha dejado un 2% en ingresos en el año fiscal de 2014 respecto a 2013, quedándose en 11.700 millones de euros. El negocio de diagnóstico por imagen también cayó un 3%, hasta los 3.800 millones de euros. Y es que no todas las regiones se han comportado de forma positiva.

Los pedidos en China han crecido un 15% anualmente en los últimos cinco años; los de EE UU, un 3%, y los de Japón, un 7%, mientras en Alemania se reducían un 3%, como ejemplo de lo que ocurre en Europa. De hecho, el gigante asiático ya ha sobrepasado a la lenta locomotora europea como segundo país en importancia para Siemens.

“El sur de Europa no es ahora uno de nuestros focos principales de crecimiento. Fuimos conscientes de esta realidad hace tres años. Entonces nuestra propuesta ya asumía que no mantendría los parámetros de crecimiento que habíamos observado hasta entonces”, señaló Requardt sobre la realidad de países como España. “La buena noticia es que hemos estabilizado el negocio y que hemos adaptado nuestros recursos en torno a este nivel”.

En el encuentro de la RSNA, Siemens desveló las tendencias tecnológicas en las que ha trabajado. Respecto a la reducción de la dosis de radiación que reciben los pacientes, presentó un nuevo equipo de tomografía computarizada, que emite cargas por debajo de un equipo convencional de rayos X.

Nuevas propuestas

Otra de las innovaciones es el uso de un aparato de angiografía (para el estudio de los vasos circulatorios), que además de ofrecer imágenes en 3D para el facultativo, lo hace en tiempo real, lo que permite, por ejemplo, comprobar si una válvula externa está bien implantada durante la misma intervención, mejorando los resultados para el enfermo, el médico y los costes del sistema.

La empresa también anunció un nuevo software, llamado Teamplay, para que los médicos puedan subir a la nube los archivos de las pruebas, compartirlos (incluso con sistemas de otras compañías) y que puedan evaluar, por ejemplo, cuánta radiación se ha dado a los pacientes en cada prueba, quién es el técnico que mayores dosis suministra o la productividad de su equipo, comparándolas con otros de cualquier parte del mundo.

Otro de los avances es el equipo de resonancia Magnetom Amira, que se enfoca en otro de los retos de la industria. Rebaja los tiempos de este tipo de exámenes, reduce un 30% la energía necesaria y su manejo más sencillo permite unificar los resultados en todos los hospitales.