Obama busca una mejora de las redes entre ambos países

Telecos: un negocio para Slim, los grupos de EE UU y Telefónica

Washington destacó la mala situación actual de las infraestructuras tecnológicas de la isla

Página web de Etecsa, monopolio cubano de las telecos.
Página web de Etecsa, monopolio cubano de las telecos.

Barack Obama dejó claro que se empezará a permitir a las operadoras de telecomunicaciones comercializar equipos y desarrollar proyectos de infraestructuras en Cuba, necesarios para el desarrollo de servicios de internet y telefonía. Según la administración Obama, es un componente comercial vital en la “histórica” reapertura de las relaciones diplomáticas entre EE UU y Cuba.

En el informe publicado ayer, Washington destacó la mala situación actual de las infraestructuras tecnológicas de la isla caribeña. Así, la Casa Blanca señaló que solo el 5% de los cubanos tienen acceso a internet, indicando que el coste de las telecomunicaciones en el país es “exorbitantemente alto”, mientras que los servicios son “extremadamente limitados”.

Así, entre los objetivos establecidos por Washington en sus planes figura una mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones entre EE UU y Cuba.

En este nuevo escenario se abren oportunidades para las principales compañías estadounidenses del sector como AT&T o Verizon, además de para grupos con gran presencia latinoamericana como América Móvil, cuyas acciones llegaron a subir ayer por momentos más de un 3%, o Telefónica. De hecho, Cuba es de los pocos países de la región en los que no tienen presencia ni mexicanos ni españoles.

El nombre de la compañía española sonó con fuerza en 2011 como posible socio de Etecsa, el monopolio cubano de las telecos, coincidiendo con la salida del capital de la compañía cubana de Telecom Italia. El grupo transalpino había sido propietario durante muchos años de un 27% del capital de Etecsa, vendido ese año a la empresa estatal cubana Rafin por 515 millones de euros.