Dicen que el convenio del grupo es "el colmo de la desfachatez"

Popular, BBVA, Caixabank y Santander piden la liquidación de Nozar

Juan Carlos Nozaleda, de Nozar.
Juan Carlos Nozaleda, de Nozar.

"El colmo de la desfachatez”, “liquidación encubierta”, “posibles infracciones legales”, “datos aportados desfasados”, “falta de seriedad”... son algunas de las expresiones que la representación legal de los mayores bancos españoles emplea para referirse a la propuesta de convenio presentada por Nozar, ya aprobada, en un escrito de oposición enviado recientemente al juzgado mercantil número dos de Madrid, al que ha tenido acceso este diario.

En una providencia firmada el pasado día cuatro de este mes, comunicada ayer, el juez del mercantil dos de Madrid, Andrés Sánchez Magro, admite a trámite el escrito de oposición al convenio de Nozar presentado por Popular, BBVA, Caixabank, y Santander. En su escrito los bancos, que cuentan con créditos ordinarios por valor en total de 40,9 millones, solicitan al magistrado que, además de estimar la demanda incidental “declarando la concurrencia de las infracciones legales manifestadas y la inviabilidad objetiva del convenio reseñado”, se declare “la apertura de la fase de liquidación, con todos los efectos inherentes a la misma”.

Nozar fue declarado en concurso voluntario en 2009, una de las mayores insolvencias producidas en la historia empresarial española. En 2010 la Audiencia Provincial de Madrid instó a adecuar el concurso de la inmobiliaria de voluntario a necesario.

El juez del mercantil, además de declararlo como necesario, retrasó la fecha de declaración de concurso a 2008, año en el que un acreedor instó la medida. Esta resolución judicial ha sido recurrida. Los bancos advierten en su escrito que si dicha decisión de retrasar la fecha fuera revocada “todo lo actuado en fase de convenio habría de ser necesariamente anulado”.

Las entidades que piden la liquidación del grupo argumentan su solicitud básicamente advirtiendo de que el convenio se sustenta sobre el supuesto de que Nozar logrará en los tribunales acciones de nulidad o reintegración por 300 millones:“¿Se nos quiere decir que la concursada ya conoce cuál va a ser el resultado de dichas acciones?”, se preguntan los bancos en su escrito (las acciones de reintegración afectarían especialmente a los bancos por créditos concedidos a Nozar).

Añaden que esto significa que Nozar basa sus ingresos futuros no en su actividad, sino en supuestos judiciales. Sostienen que no está legitimada la decisión del juez de permitir una de las alternativas de la propuesta de convenio que contempla quitas sobre la deuda del 75% y tiempo de espera para cobrar el resto por parte de los acreedores de más de 15 años, excepciones que contempla la ley concursal para el caso de compañías cuya actividad tenga especial trascendencia para la economía española.

También critican que el comité de seguimiento de cumplimiento de convenio esté integrado por Dimora, una empresa de los Nozaleda que se encuentra en liquidación.

En su escrito al juez, BBVA recuerda que Nozar prevé ingresos por daciones en pago de suelos hipotecados por 194,7 millones, “importe exacto del valor de las cargas hipotecarias”, circunstancia “complicada al tratarse de suelos”. La entidad indica que el plan de viabilidad presentado por Nozar “denota falta de seriedad”.

Popular señala que causa “estupor” que el juez del concurso “haya obviado por completo el informe desfavorable” de la administración concursal respecto a la propuesta de convenio de Nozar. Sobre el plan de pagos propuesto por la inmobiliaria Popular se pregunta como se van a pagar 1.027 millones que debe el grupo con acciones rescisorias de 131,3 millones que “se adivinan se van a percibir”. El banco se refiere a la presencia de Dimora en el comité de seguimiento de cumplimiento del convenio de Nozar, labor por la que cobrará una comisión, como “el colmo de la desfachatez”. “Es decir”, añade el banco, “se pone de vigilante al vigilado, y además cuando el vigilante resulta que está en fase terminal”.

Una empresa pide que declare Soledad García, de Hacienda

La empresa Baragañas de Inversiones, controlada por la familia Masaveu Cardin, y que tiene una empresa conjunta con Nozar, ha presentado querella contra la administración concursal de Nozar, Cristina Jiménez Savurido y Luis Aurelio Martín Bernardo. Ambos están citados hoy a declarar en calidad de imputados en el juzgado de instrucción de Madrid número 46 por otra querella presentada por Luis y Juan Carlos Nozaleda, socios y administradores sociales de Nozar, y por la propia sociedad, admitida a trámite. Los Nozaleda acusan a los administradores concursales de Nozar de posible comisión del delito de administración desleal.

Baragañas de Inversiones solicita en su querella que se tome declaración a Soledad García López, funcionaria de la Agencia Tributaria y que formó parte de la administración concursal de Nozar hasta el año 2011. En su querella la defensa de Baragañas apunta que la persona designada por Hacienda en el concurso de Nozar renunció a su puesto “por circunstancias que es posible puedan afectar al iter criminis, de las que serían exclusivamente responsables los querellados”. Soledad García es hoy directora del departamento de Recaudación de la Agencia Tributaria y durante este año ha tomado relevancia su postura contra la deuda de los clubes de fútbol con Hacienda.

La querella advierte que los administradores concursales de Nozar, de ir el grupo a liquidación, recibirían 118.000 euros al mes más IVA durante los primeros seis meses, y 60.000 euros a partir del séptimo mes hasta el final de la venta de los activos. Sostiene que los administradores “con ánimo de lucro personal y mediante engaño” indujeron a su cliente a “realizar actos de disposición en su propio perjuicio”.