La policía podrá solicitar el IMEI del teléfono a cualquier ciudadano
La policía puede pedirte el móvil para ver si es robado

La policía puede pedirte el móvil para ver si es robado

En fechas estivales, en las que en multitud de ocasiones se forman grandes aglomeraciones de gente por la calle o en el transporte público, es cuando se producen mayor número de robos de terminales móviles que luego son puestos rápidamente a la venta en el mercado de segundamano.

Agentes de la policía han iniciado en estos últimos días, como ya se ha hecho en otras ocasiones, una campaña de vigilancia ciudadana para incautar terminales móviles robados. Hace un par de años, la policía madrileña estuvo parando por la calle a numerosos ciudadanos de forma aleatoria para verificar la identidad de las personas y los datos identificativos del teléfono móvil que llevasen encima. Por lo tanto, como ya ocurriese en esa ocasión, durante estos días las fuerzas de la autoridad estarían parando por la calle a distintos ciudadanos, con el objetivo de verificar a través del IME del terminal si el teléfono está en la lista de teléfonos móviles denunciados por pérdidas o sustracciones.

Si el teléfono aparece en la lista negra, los agentes podrán incautar el dispositivo móvil y e iniciar las actuaciones legales que correspondan para denunciar al ciudadano que esté en posesión ilícita de ese terminal. Según informa El Confidencial Digital, los principales objetivos para esta campaña serán aquellas personas propietarias de teléfonos móviles que hayan denunciado la pérdida o robo del mismo. Con estas medidas se busca frenar el mercado de este tipo de dispositivos y disminuir el número de denuncias falsas por este tipo de personas.

Es importante saber, que gracias a la tecnología, cada vez es más fácil poder bloquear de forma remota un teléfono móvil robado o perdido gracias a aplicaciones creadas para tal fin. De este modo el terminal no podrá salir a la venta ya que queda totalmente bloqueado para su uso. Por lo tanto, implicaría que se pudiesen frenar los intentos de robo de este tipo de dispositivos y en consecuencia que cada vez hubiese un número más reducido de teléfonos móviles con posibilidad de entrar en el mercado negro de estos dispositivos de segundamano de dudosa procedencia.

Normas