Mejora la accesibilidad para personas con discapacidad

CaixaBank se adapta a las necesidades de todos

Se alía con la ONCE para mejorar la accesibilidad de todos sus cajeros

Fue la primera entidad financiera española en tener una web accesible para todos

Lanza un portal de sensibilización

Uno de los cajeros de CaixaBank adaptados para personas con discapacidad.
Uno de los cajeros de CaixaBank adaptados para personas con discapacidad.

Un escalón separa la acera de la entrada a la sucursal del banco. Esta es una barrera para Montse, en silla de ruedas desde los tres años. La entidad financiera ha tomado buena nota de los problemas a los que se enfrentan las personas con discapacidad y están adaptando las sucursales y cajeros a sus necesidades.

“Ahora mismo, la accesibilidad es un reto para el sistema financiero”, explica Benjamí Puigdevall, director general de e-laCaixa. Lamenta que las barreras físicas se encuentran en todos los sectores, incluido el suyo.

En España hay más de cuatro millones de personas con discapacidad, cifra que irá en aumento con el envejecimiento progresivo de la población.

En esta línea, CaixaBank se ha aliado con la ONCE para adaptar sus cajeros a las necesidades de los clientes que tienen alguna discapacidad. En concreto, la empresa del grupo Ilunion, unión de las empresas y la fundación de la organización, Technosite.

Esta filial de la ONCE es una consultoría especializada en adaptar los servicios TIC. “La colaboración con ellos ha sido fundamental”, afirma Puigdevall. “Nos permite tener contacto directo con especialistas de referencia en materia de discapacidad”, defiende.

Este proyecto, que se ha desarrollado durante varios años y ha contado con el trabajo de varios equipos de profesionales, ha salido adelante con la ayuda de la Comisión Europea, dentro del programa de ayudas a las TIC y como parte del programa de competitividad e innovación europea.

La propia Comisión creó el programa Apsis4All, un proyecto de colaboración entre empresas europeas para crear un sistema para la adaptación de máquinas del tipo de los cajeros. Precisamente, una de las empresas que participó en el programa fue CaixaBank.

En dicho sistema se ha basado el modelo de accesibilidad que ha utilizado CaixaBank para sus cajeros. El programa ha servido para, entre otras cosas, incorporar avatares que se expresan en lengua de signos o la opción de operar mediante información por voz en lugar de gráfica.

El propio directivo de la entidad afirma que por la complejidad del proyecto es “muy difícil” cuantificar la inversión que ha sido necesaria para llevarlo a cabo.

El 96% de los cajeros de la entidad cuentan ya con las funcionalidades correspondientes al lenguaje de signos y para que puedan operar personas con discapacidad visual. Dos de cada tres instalaciones cuentan con el programa Apsis4All y la compañía prevé que todos sus puestos estén adaptados para finales de 2016.

Además de lo referido a los cajeros, CaixaBank está desarrollando un proyecto de plena accesibilidad de las oficinas. Según datos de la empresa, más del 80% de las oficinas han suprimido los desniveles y el 30% dispone de una zona de 24 horas adaptada con rampas de acceso o elevadores.

Puigdevall defiende que, además de ser un reto para las entidades financieras, la adaptación es una “oportunidad” para la innovación y para crear “nuevos servicios que estén más cerca de los clientes”.

El plan de adaptación de CaixaBank no es exclusivo de un solo departamento de la entidad que preside Isidre Fainé. Adoptar las tecnologías al servicio de los clientes es un objetivo de toda la compañía.

“El compromiso con la accesibilidad implica una revisión continua del modelo de servicio para identificar cualquier barrera”, concluye Puigdevall.

Primera web financiera adaptada

La página web de La Caixa fue el primer portal de una entidad financiera que recibió un nivel de accesibilidad AA. De eso hace ya una década y desde entonces la entidad ha seguido buscando nuevas formas de adaptarse a las necesidades de cada uno de sus clientes. “Trabajamos la accesibilidad desde un punto de vista global”, explica Puigdevall. “Indentificamos las posibles barreras en cualquier canal, incluso en internet”, añade el directivo de la entidad.

“Quiero poder sacar dinero sin ayuda”

Montse tiene 58 años y desde los tres, no puede mover las piernas. Una infección de polio le ha hecho ir en silla de ruedas, pero eso no le ha impedido hacer su vida con normalidad. Conduce, hace deporte y realiza sus gestiones bancarias sin necesidad de ayuda, gracias a la adaptación que ha hecho CaixaBank de sus instalaciones. “Quiero poder sacar dinero por mí misma”, explica.

El suyo es uno de los casos que se ilustran en la web superandobarreras.com, un portal de la entidad para sensibilizar sobre la accesibilidad financiera de las personas con discapacidad.

Juanjo tiene 30 años y es programador de software. Además, es invidente. La “inadaptación de los servicios”, como él explica, le provoca que haya cosas que no pueda hacer. La mejora de la accesibilidad de los cajeros emprendida por CaixaBank con el programa Apsis4All le permite sacar dinero y hacer gestiones sin tener que dar a nadie sus claves.

“Creemos que sus experiencias son la mejor forma de plasmar la importancia de invertir en la adaptación”, explica Benjamí Puigdevall, director general de e-laCaixa. “Hay que poner la tecnología al servicio de los clientes”, afirma.

El portal de internet, además de presentar estas dos historias personales, aportan datos de la situación de las personas con discapacidad que hay en España, además de los planes que tiene CaixaBank para adaptar sus servicios a esta población.