La entidad ha generado 5.500 millones de capital orgánico

Bankia podría devolver sin ayudas el dinero de su OPV

Su presidente dice que el informe de los peritos, dudando de las cuentas, es una pieza más del proceso judicial

Presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri
Presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado este miércoles que la entidad tiene “músculo suficiente” para hacer frente a una posible puesta en cuestión de la salida a Bolsa de la entidad en 2011, ya que hoy es un banco solvente y rentable.

“En el eventual hecho de que la salida a Bolsa fuera puesta en cuestión --una hipótesis muy muy en el aire-- incluso en este momento, el grupo BFA-Bankia tiene músculo suficiente para hacer frente a esa eventualidad sin pedir dinero a los contribuyentes”, ha destacado Goirigolzarri durante su intervención en el Congreso de directores financieros organizados por la Asociación para el progreso de la Dirección (APD).

El presidente de Bankia ha recordado que la entidad está hoy “en una excelente posición desde el punto de vista de solidez y desde el punto de vista de rentabilidad” y ha apuntado que el nuevo equipo gestor de la entidad ha conseguido generar capital por 5.500 millones de euros. Bankia captó unos 3.000 millones de euros en su OPV.

El directivo, que ha señalado que siente un “absoluto respeto” por la labor de la Justicia, ha destacado que el informe de los peritos del Banco de España que pone en cuestión las cuentas de Bankia de 2011 es “una pieza más” en un proceso judicial en curso y ha avanzado que, a día de hoy, lo están analizando, ya que está previsto una “ventana de análisis y contraste” en la Audiencia Nacional en el mes de enero. 

Solidez

En este sentido, ha hecho hincapié en que el informe “no cuestiona ni en la cuantía ni en los conceptos de la recapitalización de Bankia en 2011 y 2012”, al tiempo que ha insistido en que la entidad está actualmente en una “excelente posición” de solidez y rentabilidad.

Goirigolzarri ha indicado que fue nombrado presidente el 9 de mayo de 2012, momento en el que inició “con urgencia” un plan de recapitalización y saneamiento que fue presentado a los inversores el día 26 de mayo, junto con el anuncio del cambio del consejo de administración.

En este plan, se mostraba una necesidad de capital por valor de 19.000 millones de euros en Bankia, por lo que se decidió reformular las cuentas. “Al mercado la dimos toda la información con absoluta transparencia”, ha añadido.

El presidente del banco ha hecho hincapié en que el consejo de administración que aprobó las cuentas reformuladas no es el actual, nombrado a finales de mayo de 2012.

El directivo ha destacado que tras 18 meses de análisis, las cuentas “no presentan ningún ajuste adicional a las que se presentaron el 25 de mayo” y ha incidido en que todas las operaciones a las que se hace referencia en los informes fueron detectadas, analizadas y comunicadas por Bankia al FROB y al Banco de España. 

Goirigolzarri, que ha indicado que el banco tiene previsto presentar alegaciones al informe de los peritos, ha reconocido que la reformulación de las cuentas que se hizo en su día debía haberse calificado como “errores contables” en el año 2010.

Finalmente, el primer ejecutivo ha evitado pronunciarse sobre la salida a Bolsa de la entidad porque está 'sub júdice', no sin antes poner de manifiesto lo “orgulloso” que está del trabajo que se realizó entre el 9 y el 25 de mayo de 2012.

Es más, tras 18 meses después del periodo analizado, los informes elaborados por los peritos designados por el Banco de España y entregados la semana pasada al instructor del caso Bankia, Fernando Andreu, “no añaden ningún ajuste” en las provisiones llevadas a cabo por el grupo a cargo de 2011 y 2012, ha añadido Goirigolzarri.

Por último, ha explicado que en el pasado Bankia era el foco de los problemas y cuando se le planteó el reto de tomar las riendas de la entidad lo hizo por “compromiso social”.

Su idea es que “en un momento de alarma”, si a uno le piden que dé un paso al frente, lo hace o no se “lo perdonaría nunca”, aunque suponga tomar decisiones difíciles desde el principio y comunicar, por ejemplo, todas las operaciones singulares que detectaron en la entidad.

Después de todo ello, se felicita porque “ningún banco en el mundo” comienza a devolver las ayudas un año después (de su rescate) como ha hecho Bankia, que ahora está “en excelente posición” tanto por solvencia, como han demostrado los test de estrés, como por rentabilidad, pues a cierre de septiembre se elevaba al 8,4 % de los recursos propios (ROE).