Entrevista con Roberto Serrano, profesor de Economía de la Universidad Brown

“Las políticas de crecimiento deben primar la educación”

“España y Europa deben entender que la economía del bienestar post Segunda Guerra Mundial debe revisarse”

“La fuga de talentos no es una tragedia. Es bueno animar a los jóvenes a estudiar allí donde se favorezcan sus talentos”

“Las políticas de crecimiento deben primar la educación”

Licenciado por la Complutense, Doctor por Harvard, donde fue el primer estudiante invidente en acceder a su área de ciencias, y profesor e investigador en la Universidad Brown. El currículum de Roberto Serrano (Madrid, 1964) es tan imponente como el silencio con el que le escuchan los asistentes a su conferencia del II Congreso Internacional Universidad y Discapacidad de Fundación ONCE, en una visita relámpago a Madrid.

Pregunta. ¿Le da tiempo a analizar la situación española?

Respuesta. La sigo y la analizo. Políticamente estamos en una encrucijada importante. Sería bueno restaurar el clima de diálogo y consenso de la Transición. El contrato social que se firmó con la Constitucion del 78 fue clave a la hora de construir un marco razonable donde todos los españoles, de derechas, izquierdas, nacionalistas, pudieran convivir. Es más que preocupante ver que quizá por falta de comunicación, de consenso, ese contrato esté cerca de romperse. Y me preocupa porque no hay duda de que desde 1978 hemos vivido los mejores años de la historia de España a todos los niveles: de entendimiento social, crecimiento económico, bienestar, de integración en el resto del mundo.

P. ¿Los datos económicos actuales invitan a un optimismo justificado?

R. Creo que los datos empiezan a dejar ver que las medidas de ajuste, que han sido muy duras, empiezan a dar sus frutos. España y Europa en general tienen que entender que la economía del bienestar heredada tras la Segunda Guerra Mundial tiene que revisarse. El crecimiento económico ha tenido lugar, pero con sus baches. El de población se ha parado bastante con respecto a lo que era Europa hace décadas, y eso ha llegado a poner en peligro el modelo. Las políticas de ajuste han sido y seguirán siendo necesarias, pero las políticas de crecimiento tienen que insistir en darle importancia a la educación, donde creo que se pueden hacer bastante mejor las cosas.

P. ¿La alta tasa de paro juvenil en España tiene que ver con ello?

R. Que los niveles de paro sigan siendo tan altos, sobre todo entre los jóvenes, está relacionado con que el sistema educativo y universitario no da el nivel que debería estar dando. Es un problema complejo que viene de la enseñanza media, donde oigo por colegas que la base es débil. Reducir una reforma educativa a si vamos a dar más o menos horas de religión es perder de vista lo que es importante: mejorar de manera sustancial la comunicación oral y escrita, la enseñanza de las matemáticas y el idioma, en especial el inglés. En el mundo global en que vivimos, si no formamos y exigimos a nuestros jóvenes, no les estamos haciendo ningún favor.

P. Muchos optan por irse. Se habla del problema de la fuga de talentos.

R. La fuga de talentos en si no es una tragedia. Cada uno tiene que buscar en qué contexto y en qué lugar puede favorecer al máximo sus talentos. Si en EE UU los programas de investigación y de doctorado siguen siendo los más potentes del mundo es bueno animar a los jóvenes con talento a que se tomen en serio formarse allí. Potenciar eso solo puede tener buenas consecuencias. Lo que es un error es dificultar que la gente se vaya fuera a estudiar.

P. ¿La gran diferencia entre la recuperación de EE UU y de Europa es la figura de la Reserva Federal?

R. Es una de las grandes diferencias. El sistema del euro es complejo, con muchos actores involucrados. Intentar coordinar las políticas de todos no es una cosa trivial. Sería mucho mas fácil tener una autoridad económica que no tuviera que prestar atención a los problemas de cada Gobierno. Una de las razones que explican la crisis europea tiene que ver con las prisas en la construcción del modelo. Cuando se hacen estas cosas con mucha precipitación, sin prestar atención a los ajustes económicos que hay que hacer, pueden venir los problemas.

P. Algunos movimientos en Europa abogan por la salida del euro...

R. No tengo duda de que la mejor solución sigue siendo estar dentro de la UE y del euro. Los que hablan de ruptura tampoco analizan una alternativa. El cabreo está bien para dejar claro que hay que cambiar la dirección. Pero una vez de acuerdo, hay que saber cuál es la dirección. Como europeo que vive en EE UU, veo movimientos que no sé qué favor van a hacer a Europa y al mundo.

“En EE UU hay que luchar menos para tener apoyo”

Roberto Serrano convivió durante toda su infancia con una retinosis pigmentaria que desembocó en ceguera a los 17 años. Pese a ello, se licenció en Economía por la Complutense acumulando matrículas de honor. El salto a la Universidad de Harvard, quizá la más prestigiosa del mundo, le permitió trabajar con los mejores, como Andreu Mas Colell o el premio Nobel Eric Maskin. ”Allí, los medios son muy generosos y todo está montado de una manera muy eficiente a la hora de servir tus necesidades como investigador”, afirma. Con más de 25 años de exitosa carrera en EE UU salvando las dificultades de su discapacidad, la pregunta es obligada: ¿habría alcanzado el éxito con los medios que hay en España? “Aquí también hay grandes investigadores, pero creo que en el sistema americano tienes que luchar menos por conseguir apoyo en becas o fondos de investigacion”. Las diferencias entre el sistema universitario estadounidense y el español son muchas, pero Serrano señala un aspecto a imitar: “la autonomía universitaria bien entendida. Dejar a los académicos con la independencia suficiente para que puedan formar los programas académicos con los contenidos que crean que se deban dar”. Y apunta a la masificación como uno de los problemas del sistema español: “No es cierto que todo el mundo tenga que ir a la universidad”.