La Bolsa es elegido como el activo preferido

Los cinco productos de Banca March para el próximo año

Interior de una oficina de Banca March.
Interior de una oficina de Banca March.

En un entorno de crecimiento como el augura Banca March para el próximo año, la renta variable vuelve a convertirse en el activo estrella por segundo año consecutivo. Junto a la Bolsa de Europa, EE UU y países emergentes, la firma se muestra positiva con las divisas y neutral con las acciones de Japón, los bonos periféricos, la deuda corporativa hihg yield, los bonos convertibles y la deuda de las economías emergentes. Tomando como base estas ideas, Banca March escoge de entre su universo de productos cinco para sacar partido a la inversión en 2015.

Fonmarch: por segundo año consecutivo March escoge a este fondo de renta fija que en 2014 acumula una rentabilidad del 5,58%. El objetivo de este producto es maximizar la previsible convergencia de la prima de riesgo española y continuar sacando partido de las oportunidades que ofrecen los depósitos de las entidades solventes. En referencia a los depósitos la firma indica que aunque en la actualidad los tipos se sitúan por los suelos en comparación al 4% que se llegó a ofrecer en la guerra del pasivo, a día de hoy la inflación está cercana a cero, de manera que el inversor más conservador que confíe en los depósitos sigue recabando rentabilidad y no pierde poder adquisitivo.

Bellver Sicav: este instrumento de inversión colectivo sustituye a Torrenova, la cual en los que va de año ha ofrecido unos retornos próximos al 4%. Aunque el perfil de Bellver es conservador su exposición en renta variable alcanza el 50% frente al 22% de Torrenova, aspecto que la hace más atractiva de cara al próximo año. Históricamente su rentabilidad y volatilidad han rondado el 5%.

March Europa Bolsa: en la actualidad, este producto se orienta hacia empresas que se están beneficiando del proceso de crecimiento de los países emergente. La caída del euro, que beneficiará a las empresas con un claro perfil exportador, el descenso del precio del crudo y la valoración de las Bolsas europeas frente a la de España o EE UU hacen de este fondo el más idóneo. El año pasado, la apuesta de March se centró en la renta variable española a través de March Valores, que en lo que va de año se deja un 3,6%.

March Vini Catena: se trata de un fondo de renta variable que invierte en valores relacionados con el mundo del vino. Se caracteriza por presentar una baja correlación con la Bolsa, superando a su índice de referencia con una volatilidad inferior.

March International Family Businesses Fund: este fondo, que invierte en compañías controladas por grupos familiares, ha sido muy bien acogido en países como Suiza y Alemania. El valor de las compañías familiares hace que se comporten mejor en momentos de crisis económica.

Perspectivas macro

De patito feo a estrella de la eurozona. Esa es la tesis que defienden desde Banca March que estima un cremiento de la economía española del 1,8% frente al 1,3% del conjunto de los países del euro. El impulso de la demanda interna, el menor esfuerzo fiscal y la estabilización de los mecados de crédito en la periferia serán los principales motores. “El ajuste del sector inmobiliario está tocando suelo.A ello se une que el grueso del saneamiento del sector financiero se ha realizado y la tasa de mora debe descender”, indica Miguel Ángel García, director del departamento de estrategia de mercado de Banca March.

Como principales riesgos García apunta al elevado endeudamiento (la deuda representaba 2,8 veces el PIB a cierre del primer semestre de 2014), la tasa de paro, que todavía se sitúa por encima del 23%, la caída de las exportaciones debido a la desaceleración de los principales socios comerciales de España y las elecciones (locales, regionales y generales). Un parlamento muy fragmentado como el que auguran las encuestas es visto como un foco de inestabilidad.

En referencia a la economía mundial Banca March apunta a un crecimiento del 3,8%, liderado por EEUU(3,1%) y los países emergentes (4%). Los riesgos geopolíticos (Ucrania y Rusia así como el avance del estado islámido en Orinete Próximo) y la inestabilidad de los comicios son los principales focos de incertidumbre que podrían poner en jaque estas previsiones.