Juan Roig construye con su propio patrimonio un ecosistema emprendedor

Una apuesta personal por el emprendimiento en España

Juan Roig (centro), con miembros de Lanzadera y participantes en el proyecto.
Juan Roig (centro), con miembros de Lanzadera y participantes en el proyecto.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, se ha convertido en un inversor de referencia para el ecosistema emprendedor español y en uno de los mayores mecenas del deporte en España. Su compromiso con el emprendimiento y con la actividad deportiva se ha visto reforzado en los últimos dos años, en los que ha incrementado un 50% su inversión a título individual para este tipo de iniciativas sociales, hasta 21 millones de euros.

El apoyo a emprendedores en su etapa de crecimiento siempre ha estado presente en la agenda de Juan Roig. Fruto de ese interés nació en 2012 el proyecto Lanzadera, una iniciativa que surgió con el ambicioso reto de crear las condiciones para que otros emprendedores asuman el riesgo de implantar un modelo de empresa sostenible que combine la eficiencia económica productiva de mercado y el equilibrio social y cuya motivación él mismo explica: “Este proyecto se enmarca en la responsabilidad de compartir con los demás las habilidades, conocimientos y recursos para, con ello, contribuir a que otros emprendedores asuman el riesgo de desafiar los convencionalismos existentes y la sociedad se sienta orgullosa de su esfuerzo emprendedor”.

Tutoría integral para la empresa

Lanzadera, la gran apuesta personal de Juan Roig para promover el emprendimiento, ofrece a sus participantes, 20 por edición, un completo itinerario para sacar adelante el proyecto empresarial, con:

♦ Financiación del proyecto, hasta un máximo de 200.000 euros en función de las características de cada iniciativa.

 3.000 euros para la constitución de una sociedad limitada.

Formación personalizada, a través de cursos y seminarios multidisciplinares y a medida.

Asesoramiento y mentoring constante, con la asignación de tutores y mentores que asesorarán a cada emprendedor sobre la mejor forma de abordar su proyecto.

Gestoría de apoyo, con soporte administrativo, contable, legal y laboral para que el emprendedor pueda centrarse en el desarrollo de su modelo empresarial.

Posibilidad de obtener una ronda de inversión con capital semilla para los emprendedores que concluyan el programa con éxito.

Posibilidad de networking con el resto de emprendedores y proyectos, así como con la red de contactos de Lanzadera.

Transferencia de los concimientos de los fundamentos de un modelo empresarial contrastado.

La primera edición de Lanzadera se convocó en 2013 e implicó una aportación por parte de Roig, a título individual, de tres millones de euros para financiar a un máximo de 15 emprendedores al año. Y este año, en su segunda edición, la aportación se ha incrementado hasta los cuatro millones de euros, al ampliarse el número de seleccionados a 20.

Roig dio un paso más en su apuesta por el fomento de la creación de tejido empresarial el pasado mes de octubre con la constitución de una nueva sociedad, Angels SL, para canalizar en ella toda su actividad emprendedora, tanto en capital semilla como en estados posteriores. La nueva sociedad incorpora a su cartera toda la actividad del proyecto Lanzadera, así como las participaciones canalizadas a través del ya extinto fondo Angels, que durante sus cinco años de actividad había invertido más de 10 millones de euros y cuyas empresas participadas facturaban, en conjunto, más de 28 millones de euros, con una plantilla de 290 personas.

El ecosistema emprendedor se completa con el proyecto Marina Real, una nueva sede para la iniciativa personal de Juan Roig que implica una inversión inicial de 15 millones de euros y cuyas instalaciones, de18.000 metros cuadradosconstruidos, está previsto que acojan a más de 1.000 personas, entre los emprendedores de Lanzadera, Angels y los estudiantes dela Escuelade Empresarios EDEM, fundación sin ánimo de lucro regida por un patronato de más de 25 empresas destacadas dela Comunidad Valenciana(de la que Roig forma parte), cuya misión es la formación de empresarios, directivos y emprendedores, así como el fomento del liderazgo, el espíritu emprendedor y los valores del esfuerzo. Este polo emprendedor estará ubicado enla Marina RealJuan Carlos I del puerto de Valencia, en las antiguas bases de los equipos dela Copa América.

Con Lanzadera, Angels y Marina Real, Roig aborda todo el ecosistema emprendedor, al aglutinar el ciclo completo para la creación de una empresa, desde la formación al asesoramiento y la financiación.

Compromiso con los valores del deporte

El apoyo de Juan Roig al fomento del deporte es bien conocido, pues hace ya más de dos décadas que inició el mecenazgo del Valencia Basket. La filosofía y los valores que el empresario ha querido transmitir con este mecenazgo se plasmaron en 2009 con la iniciativa Cultura del esfuerzo, que tuvo su continuidad en 2011, cuando el club valenciano decidió renunciar voluntariamente al patrocinio, al estar convencido de que es su responsabilidad como entidad “unirse a las distintas voces que en nuestra sociedad demandan recuperar valores como el esfuerzo, la superación y el trabajo, para avanzar y crecer”. Desde esa fecha, los jugadores del club naranja llevan el lema Cultura del esfuerzo en su camiseta.

También en el ámbito del mecenazgo deportivo se enmarcan las iniciativas impulsadas a través de la Fundación Trinidad Alfonso, cuyos objetivos son poner en marcha y respaldar iniciativas que universalicen el esfuerzo, lo desarrollen y lo prescriban. Con estas metas, la fundación organiza diversas pruebas, como el maratón y el medio maratón de Valencia, y decidió lanzar en junio de 2013 el proyecto FER (Foment Esportistes amb Reptes), que en sus ediciones ha contado con una inversión de 700.000 euros. La iniciativa quiere contribuir a posicionar la Comunidad Valenciana y a sus deportistas en lo más alto del panorama nacional e internacional, sumándose al esfuerzo que ya hacen sus clubes y otras instituciones.

Otra aportación importante al mundo del deporte es la construcción de un nuevo circuito para corredores en el antiguo cauce del río Turia, que comenzó sus obras a principios de noviembre y que supondrá una inversión total de 2 millones de euros una vez finalizado en 2015.