La ampliación de capital del grupo arranca el lunes

La nueva FCC empezará a cotizar el 22 de diciembre

Puente sobre el Danubio construido por FCC.
Puente sobre el Danubio construido por FCC.

FCC prevé que las nuevas acciones del grupo coticen el 22 de diciembre, una vez que concluya la ampliación de capital de 1.000 millones de euros que arranca el lunes. El 1 de diciembre se desdobla el precio de los derechos del de las acciones. Ese mismo día es cuando comienza el periodo de suscripción de la ampliación: se necesitan 1,048 derechos para comprar una acción nueva.

De acuerdo al calendario previsto por la multinacional española el 19 de diciembre se registrará la ampliación de capital, y el día 22 comenzarán a cotizar las nuevas acciones, siempre que se cubra la ampliación en primera ronda.

Sociedades controladas por la familia Slim se han comprometido a cubrir la mitad de la ampliación. La inversión del empresario mexicano se hará en total a un precio de 9,75 euros por acción, cantidad resultante de la suma del precio que pagará por los derechos (150 millones de euros en total, 2,25 euros por cada uno de ellos), y el precio de suscripción de las acciones nuevas (66,8 millones a 7,5 euros por acción, 501 millones de euros).

Tras la ejecución de la ampliación de capital Slim controlará el 25,6% del grupo constructor y de servicios, mientras que Esther Koplowitz, que ahora posee algo más del 50%, mantendrá el 22,4% a través de su sociedad B-1998. La operación podría suponer que Slim terminara por poseer más de ese 25,6% del capital de FCC previsto, pero nunca alcanzará el 30%, umbral a partir del cual sería de obligado lanzamiento una opa por el 100%.

Las entidades encargadas de la coordinación y colocación de la ampliación son Banco Santander, J.P. Morgan, y Morgan Stanley.

Tras la ampliación de capital y la entrada de Slim, el nuevo consejo de administración de FCC estará integrado por 12 miembros, de los cuales cuatro serán designados a propuesta de los accionistas actuales, cuatro a propuesta de Slim, tres serán independientes y uno será el consejero delegado.

Los consejeros independientes serán propuestos a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones por “una firma de reconocido prestigio de selección de consejeros”.

La presidencia del grupo será ejecutiva y corresponderá a Esther Alcocer Koplowitz, “bien directamente o bien como representante persona física de una entidad legal miembro del consejo y, en su defecto, la presidencia la ocupará uno de los consejeros de entre los designados por los accionistas actuales”.

En una presentación ante potenciales inversores que FCC entregó el viernes a la CNMV, la compañía explica que ahora sus condiciones para volver a retribuir a sus socios son tres. Primera, que la ratio de deuda neta frente al beneficio bruto de explotación (ebitda) baje de cuatro veces. Segunda, que se amorticen 1.500 millones del crédito sindicado. Y tercera, que el ebitda con recurso supere los 750 millones de euros.

La compañía indicó que la ampliación de capital supone completar el proceso de reestructuración en el que está inmerso el grupo desde hace más de un año. El grupo explicó en la presentación ante inversores que el pasado mes de junio completó la refinanciación de 5.000 millones de euros de deuda; ha saneado pérdidas por 3.500 millones; ha llevado a cabo el 80% de un proceso de venta de activos no estratégicos valorados en 2.200 millones de euros; y ha completado en un 85% un programa de eficiencia habiendo aplicado una reducción bruta de costes por importe de 194 millones de euros, principalmente en los negocios de construcción, cemento y servicios centrales en España.

De los 1.000 millones de la ampliación, FCC dedicará 765 millones de euros a amortizar una parte de la deuda convertible; 100 millones se aportarán a FCC Enviroment UK; otros 100 irán para pagar deuda de Cementos Portland cubriendo vencimientos hasta julio de 2016; y los 35 millones restantes, para gastos de la ampliación.

El grupo destacó que la reestructuración supondrá la implementación de un modelo de negocio “equilibrado y diversificado” con operaciones en más de 20 países con una “creciente plataforma internacional en Servicios Medioambientales, Agua y una presencia selectiva en los proyectos más rentables del área de Construcción”.

La entrada de Slim en FCC se produce después de que Koplowitz negociara un acuerdo similar con George Soros. El lunes FCC informó que Esther Koplowitz y el el inversor estadounidense no habían alcanzado acuerdo alguno y que la empresaria se disponía a negociar con Slim.

FCC cayó el viernes en Bolsa un 0,8% cerrando a 15,7 euros por acción.

Subidas y bajadas del valor a golpe de hecho relevante

Las sesiones de FCC en Bolsa de las últimas semanas han estado marcadas por la información contenida en los hechos relevantes de la compañía sobre las negociaciones entre Koplowitz y George Soros primero para refinanciar el grupo, y con Carlos Slim después.

El viernes 14 de noviembre, cuando FCC comunicó que la primera accionista de la compañía mantenía negociaciones con Soros para la participación del inversor estadounidense en la ampliación propuesta del grupo, la multinacional española subió un 8,37% cerrando a 14,63 euros por acción. El lunes día 17 FCC volvió a subir, un 5,57%. El día 20 de noviembre el grupo cayó un 3,39% y un día después volvió a subir, un 5,42%, cuando el grupo anunció el acuerdo de aumentar capital por 1.000 millones.

El pasado lunes, cuando FCC comunicó la ruptura de las negociaciones entre Koplowitz y Soros, la compañía cayó un 3,81%. El miércoles FCC recuperó un 3,06% en Bolsa y el jueves, cuando comunicó el acuerdo entre Koplowitz y Slim, FCC subió en Bolsa un 3,5% cerrando a 15,84 euros por acción, el valor más alto desde julio.

Indemnización  del consejero delegado

El consejero delegado de FCC, Juan Béjar, tiene reconocido en el contrato que mantiene con la compañía la posibilidad de instar la extinción de dicho contrato en el caso de que Esther Koplowitz perdiera el control societario sobre FCC. Si la extinción del contrato se produce antes del 31 de enero de 2015, Béjar tendría derecho a percibir dos anualidades y el variable trienal devengado y no satisfecho; de esta suma se deducirían todos los importes percibidos desde el 1 de febrero de 2013. El pasado año Béjar recibió 2,5 millones de euros.

Si la extinción del contrato se produjera entre el 31 de enero de 2015 y el 30 de junio de 2019, el consejero delegado tendría derecho a percibir una anualidad, además de la retribución variable anual promedio de los dos últimos años, la retribución variable trienal promedio de los dos últimos años, y la retribución trienal en curso devengada y no satisfecha.

Aunque el acuerdo de entrada de Slim en FCC contempla la elección de consejero delegado, fuentes cercanas a la compañía señalan que se trata de un formalismo y no consideran cambio alguno.