Espera vender este año un millón de teléfonos inteligentes

La española BQ presume de sus ventas millonarias de ‘smartphones’

Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, junto a Alex de la Iglesia, ayer durante la presentación del primer anuncio en televisión de la compañía española.
Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, junto a Alex de la Iglesia, ayer durante la presentación del primer anuncio en televisión de la compañía española.

El fabricante español de smartphones BQ no se amilana ante la fuerza comercial y de marketing de gigantes como Apple, Samsung o Sony. La compañía, que empezó hace seis años como fabricante de memorias USB, se ha hecho ya con un hueco importante en el mercado de la tecnología de consumo en España –a base de equipos competitivos en calidad y diseño y precios populares–, pero ambiciona mucho más, según dejó claro ayer durante la presentación de sus nuevos productos de cara a la campaña de Navidad: el smartphone Android BQ Aquaris E5 4G, con pantalla de cinco pulgadas y desde 219 euros, y la tableta BQ Aquaris E10, de 10,1 pulgadas; la primera que su equipo de ingenieros diseña 100% en España, y a un precio que parte de los 260 euros.

La compañía ha decidido apostar por primera vez por la publicidad masiva desde que se fundó por un grupo de estudiantes de telecomunicaciones, y para promocionar su nuevo smartphone ha contratado al equipo de Sra. Rushmore y al cineasta Álex de la Iglesia. El anuncio, en el que ha invertido unos 2 millones de euros, empezó a emitirse anoche en las cadenas privadas de televisión en prime time y se extenderá durante toda la campaña de Navidad.

De la Iglesia señaló ayer que el anuncio quiere mostrar emociones. “No contamos el producto, sino la reacción al producto”. En el spot, rodado en el complejo empresarial Cuatro Torres Business Área de Madrid, los ejecutivos de las empresas rivales (curiosamente uno es asiático) gritan la frase Fuckin Spaniards cuando ven el nuevo terminal de la firma española, que busca hacer accesible la tecnología a cualquier persona.

“No es incompatible la alta calidad, la alta gama, con el buen precio”, aseguró Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, que defendió que esta es la filosofía de la empresa. Pese a lo rápido que han ido, la compañía quiere pisar aún más el acelerador con esta campaña: “Queremos llegar muy rápido a mucha gente porque la tecnología corre mucho y si no vas deprisa se te pasa el arroz”. En este sentido, el presidente de Sra. Rushmore, Roberto Lara, reconoció no saber quién era BQ cuando le encargaron el trabajo, pero “nos hace sentir muy bien trabajar para una empresa dirigida por ingenieros y no por financieros, y que es capaz de pelear con los grandes del sector”. “Todo el mundo aplaudía a Steve Jobs cada vez que presentaba un producto, pero esta gente me parece de reverencia”, añadió.

Facturación e internacionalización

Nuevos productos

Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, presentando el nuevo móvil 4G de la empresa.
Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, presentando el nuevo móvil 4G de la empresa.

BQ presentó ayer sus cartas para atacar el mercado en Navidad. Por un lado, desveló el nuevo Smartphone Aquaris E5 4G, con pantalla de 5 pulgadas y resolución de 1280 x 720 píxeles. Pesa 139 gramos y es muy fino (8,7 mm). El terminal, que funciona con un procesador de 64 bits de Qualcomm Snapdragon 410 de cuatro núcleos a 1,2 GHz, tiene 1 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento expandible con microSD. Funciona con Android KitKat y es actualizable a Android 5.0 (Lollipop).

La cámara trasera del nuevo Smartphone cuenta con sensor Exmor RS de 13 megapíxeles ("lo que le permite captar más luz mejorando la calidad de las imágenes). Su batería es de 2.850 mAh. El terminal sale a la venta el 28 de noviembre y su precio es de 219,99 euros libre.

La compañía también anunció el lanzamiento de su tableta BQ Aquaris E10. Lleva pantalla Full HD (1920 x 1080) de 10,1 pulgadas. El equipo lleva el procesador MediaTek Cortex A7 de ocho núcleos a 1,7 GHz, 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, expandible con microSD. Su cámara trasera es de 8 megapíxeles y la frontal de 5. La batería es de 8.680 mAh. El equipo de gama media sale a la venta en diciembre a 259 euros en su versión wifi y 299 con conectividad 3G.

Sra. Rushmore lleva 30 años construyendo marcas (trabajan para Coca-Cola, ING, Vodafone...) y ahora tiene el reto de popularizar BQ, una empresa que fabrica smartphones, tabletas, libros electrónicos, impresoras 3D y kits de robótica, y que prevé cerrar 2014 con una facturación de 200 millones de euros, casi el doble que en 2013, cuando ingresó 115 millones. Los beneficios de la compañía, sin embargo, serán similares a los logrados el pasado año (7,5 millones de euros), según advierte a CincoDías el director general adjunto de BQ, Rodrigo del Prado, “porque ha sido un año de mucha inversión en capital”. La compañía cerró octubre con 960 empleados y prevé llegar a los 1.000 a final de año, 400 más que en 2013.

BQ espera igualmente cerrar este año con un millón de móviles vendidos, frente a los 500.000 que despachó el pasado año. Si bien es cierto que empezó a comercializarlos en abril de 2013, “así que si se anualizaran hubieran sido unos 700.000”, continúa Del Prado. La compañía acabó el pasado agosto con una cuota de más del 18% en smartphones en el mercado libre (que representa el 40% del mercado total), solo por detrás de Samsung. La firma también planea acabar 2014 con unas ventas de 400.000 tabletas y unos 100.000 libros electrónicos, ambos en línea con las cifras de 2013.

La compañía española cuenta que este año ha sido clave para ellos, pero que tienen muchos planes para seguir creciendo en 2015. No entrará en nuevas categorías de producto, pero sí en nuevos mercados geográficos. BQ acaba de abrir oficinas comerciales en Alemania y Francia, pero de momento solo vende a través de la web en esos países, así que negociará para estar el próximo año en los retailers. Además, planea abrir oficinas en Italia, Suecia y, quizás, Reino Unido. “Queremos tener en esos países una buena red de soporte para dar la misma calidad que en España”. Precisamente, su primer spot televisivo quiere hacer un guiño al potencial de la empresa española en un entorno globalizado.

Fabricación

BQ fabrica sus impresoras 3D en España, pero no ocurre así con los smartphones y las tabletas. “Sí hacemos aquí todo su diseño, pero no los fabricamos localmente porque no hay un ecosistema para fabricar los componentes. En España sí hay una industria auxiliar del automóvil, pero no de la electrónica, y por eso tenemos que hacerlo en China, donde lo hace el resto. Debemos ser competitivos y hacer las cosas con lógica”, subraya Del Prado. De ahí, señala el directivo, que sea tan importante que los niños se formen en crear tecnología, para que surjan en el futuro empresas auxiliares, y a ello contribuirá la electrónica abierta y la impresión 3D, “que lo hará más fácil”. En esta línea, ayer BQ también presentó bitbloq, una herramienta que permite a los más pequeños programar electrónica de una forma fácil e intuitiva a través de bloques, como si fuera un puzle.