La autoridad fiscal independiente avala la subida

La fórmula para subir las pensiones arroja un alza inferior al 0,25%

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha emitido el informe de opinión sobre los valores utilizados por el Ministerio de Empleo para aplicar la fórmula de revalorización anual de las pensiones de cara a 2015, en el que el organismo apoya la subida prevista del 0,25%, el mínimo establecido en la Ley.

La AIReF ha realizado este trámite a instancias de la última reforma de las pensiones, que fija la necesidad de que el organismo otorgue el visto bueno a los cálculos del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) antes de su aprobación en el marco de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de cada año.

Según recuerda el organismo presidido por José Luis Escrivá, la aplicación estricta del resultado de la fórmula del IRP persigue garantizar el equilibrio financiero y la sostenibilidad del sistema contributivo de pensiones de la Seguridad Social.

Así, el análisis concluye que “el resultado de la fórmula matemática del IRP en 2015 está por debajo de la subida mínima fijada por la norma, de manera que corresponde aplicar el límite mínimo del 0,25% para el incremento de las pensiones contributivas de ese ejercicio, tal como ha sido recogido en el proyecto de Ley de Presupuestos”.

Y es que la Ley establece un suelo en el incremento anual de las pensiones del 0,25% (el techo queda fijado en una subida del IPC más el 0,50%), para los casos en los que, ante la necesidad de ir absorbiendo el déficit del sistema, la revalorización resultante de la fórmula sea inferior a ese 0,25% o incluso negativa.

Una fórmula compleja

La fórmula refleja, por un lado, el saldo de ingresos y gastos, y, por otro, el ritmo de crecimiento anual de los ingresos y de los tres factores determinantes del gasto: la evolución del número de pensiones, de la cuantía media de las pensiones, por la diferencia entre las nuevas entradas al sistema y las que se dan de baja, y la subida anual de todas las pensiones.

Sobre esta metodología, la AIReF señala que “las previsiones de gasto utilizadas por el Gobierno en el periodo 2015-2020 están en línea con los resultados obtenidos” en los cálculos del organismo. Si bien, añade que las previsiones de ingresos del Gobierno en este periodo son “exigentes”, en referencia a que requerirá que dichos ingresos previstos se cumplan totalmente.

En concreto, los datos aportados por el Gobierno apuntan a un avance promedio de los ingresos en estos años del 4,1%. Mientras que la AIReF estima que los ingresos por cotizaciones arrojan una tasa media de crecimiento de ingresos del 3% entre 2015 y 2020, contando, por ejemplo, con un avance de la remuneración media por asalariado del 1,87% anual en esos años.

En esta situación, el organismo señala que para alcanzar las previsiones de ingresos utilizadas en el cálculo de IRP por el Gobierno en los años futuros se necesita que se cumplan sin desviaciones las previsiones sobre ingresos adicionales que contempla el Gobierno. La AIReF calcula que estos recursos adicionales equivalen al 1% del PIB entre 2015 y 2020, de ahí que la necesidad de su estricto cumplimiento lleve a estos expertos a calificar los ingresos previstos como "exigentes".