Ambos grupos reconocen contactos

Telefónica negocia la venta de su filial británica O2 a BT

El presidente de Telefónica, Cesar Alierta.
El presidente de Telefónica, Cesar Alierta. EFE

Arden las telecos británicas. BT ha asegurado que ha recibido expresiones de interés de los accionistas de dos operadores británicos de telefonía móvil, entre los que figura O2, filial en el país de Telefónica. En un hecho relevante remitido a la Bolsa de Londres, BT señala que estos contactos se centrarían en una posible transacción por la que el antiguo monopolio británico adquiriría los negocios de móvil de estos operadores.

BT, no obstante, señala que las negociaciones están en una fase altamente premilinar y que no tiene certeza de que estas transacciones puedan ocurrir.

A su vez, en un hecho relevante remitido a la CNMV, y en relación a una posible operación en torno a su filial en el Reino Unido, Telefónica ha señalado “regularmente analiza la evolución de los mercados en que opera, así como las diversas alternativas estratégicas que permitan generar valor a sus accionistas y solidificar su posición financiera.

Telefónica ha reconocido que se están manteniendo conversaciones con British Telecom, si bien indica que éstas se encuentran en fase muy preliminar, no existiendo, por tanto, certeza de que una transacción pueda llegar a tener lugar con dicha compañía.

De esta forma, parece que las compañías se están moviendo y BT tiene claro su objetivo de volver al negocio móvil. La operadora británica ha explicado que sigue desarrollando sus propios planes para ofrecer servicios de móvil en Reino Unido tanto a clientes empresariales como residenciales. “Hemos estado explorando formas de acelerar estos planes, incluyendo la posible adquisición de un operador de red móvil en el Reino Unido”, ha indicado la teleco.

Los anuncios han tenido un impacto en los mercados financieros. Las acciones de BT suben más de un 3,6%, mientras que Telefónica sube casi un 0,9%.

De cerrarse una operación en esta dirección, sería un retorno al pasado. Y es que O2 es la antigua filial de móviles de BT, vendida a través de una colocación en Bolsa. Posteriormente, en 2006, Telefónica cerró un acuerdo para la compra de O2 por cerca de 26.000 millones de euros, en la que es la mayor adquisición de la historia de la teleco. No obstante, O2 incluía entonces los negocios en países como Irlanda y Alemania, mientras que ahora BT compraría solo las actividades en el propio Reino Unido. 

Según explican fuentes del sector, Reino Unido era uno de los pocos países europeos donde no había empezado el proceso de convergencia fijo-móvil. Así, los operadores de banda ancha fija siguen ofreciendo estos servicios por un lado, mientras que por otro, las compañías de móvil siguen centrándose casi exclusivamente en esta actividad. Solo EE y Vodafone habían iniciado levemente su expansión en los negocios fijos.

En este sentido, Telefónica vendió su negocio de banda ancha fija en Reino Unido a principios de 2013 a Sky. No obstante, era una actividad en la que contaba con muy pocos clientes.

En la actualidad, Reino Unido aporta en torno a un 13,5% de los ingresos del grupo Telefónica. En los nueve primeros meses del año, la operadora española registró un volumen de negocio en este país de 5.149 millones de euros, un 4% más en términos reportados gracias a la evolución del tipo de cambio entre la libra esterlina y el euro, si bien, en términos orgánicos, bajaron un 0,8%.

El beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) subió entre enero y septiembre un 7,7% en términos reportados (un 2,6% en términos orgánicos) hasta 1.287 millones de euros. El margen de Oibda se situó en el 25%, 0,9 puntos porcentuales más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.