Pide su armonización

Roldán califica los aspectos contables de "elefante en la habitación"

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán. EFEArchivo
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán. EFE/Archivo EFE

Roldán destacó en el congreso de banca Euro Finance Week, que se celebra en Fráncfort hasta el 21 de noviembre, la necesidad de armonizar las normas contables entre las entidades bancarias que serán supervisadas directamente por el Banco Central Europeo (BCE) y las que serán supervisadas por las autoridades nacionales.

El BCE inició el 4 de noviembre la supervisión directa de los 120 bancos más significativos de la zona del euro tras haber comprobado su capacidad de absorber pérdidas.

La entidad europea supervisará directamente las entidades de crédito significativas y las autoridades nacionales, las menos relevantes, en total unos 5.000 bancos.

“La contabilidad es el tejido con el que se fabrica la solvencia bancaria. Debemos preguntarnos si pueden convivir en el medio plazo entidades sometidas a las Normas Internacionales de Contabilidad y otras sujetas a estándares contables nacionales” señaló Roldán.

El presidente de la AEB expresó su preocupación por la introducción de las provisiones basadas en pérdidas esperadas en el estándar de información financiera internacional IFRS, puesto que aumentará aún más la distancia entre los estándares aplicados cada uno de estos dos grupos de entidades en un área que resulta crucial para la supervisión de la solvencia.

La intervención de Roldán en el congreso de banca versó sobre los retos a los que se enfrentan las instituciones menos significativas de la zona del euro, las que serán supervisadas a través de las autoridades nacionales, como el Banco de España.

“Europa ha decidido aplicar un sistema de supervisión única en la zona euro, bajo el paraguas del BCE. Cometeríamos un error si subestimáramos la importancia de la supervisión indirecta de las entidades menos significativas, puesto que, si bien la supervisión permanece en las autoridades nacionales, se realiza aplicando el nuevo manual de supervisión para la zona euro y bajo la responsabilidad del BCE”, concluyó Roldán