Los niños que actuarán en el sorteo llevan practicando un mes

¿Quién cantará el Gordo de Navidad?

Ya han sido seleccionados pequeños de la Residencia Internado de San Ildefonso que anunciarán los números y premios el próximo 22 de diciembre

Pareja de niños de San Ildefonso cantando un premio.
Pareja de niños de San Ildefonso cantando un premio.

Aunque son muchos los que cantarán por todo lo alto el Gordo de la Lotería de Navidad 2014, habrá dos afortunados que serán los primeros en hacerlo, aunque probablemente no hayan participado en el sorteo. Se trata de los niños de la Residencia Internado de San Ildefonso, de la capital, que cada año son los encargados de anunciar los números y sus correspondientes premios el 22 de diciembre.

Los pequeños que cantarán ese día ya han sido elegidos, según anunciaban recientemente dirigentes y docentes del centro. “Una vez que tenemos el grupo, nuestro trabajo consiste en lograr que se coordinen en las tablas que cantan. Tienen que echar la bola a la vez, saber anunciar el premio o, si por ejemplo un compañero se va quedando sin voz, bajar la voz propia. Deben estar muy coordinados”, explicaba a Europa Press Pedro Vázquez, profesor de los niños que aseguraba que esta una de las tareas más difíciles para ellos.

Los pequeños llevan ensayando alrededor de un mes, durante una media hora cada tarde. Pero desde la semana pasada, cuando se decidieron los elegidos y su orden de actuación, el trabajo se ha intensificado y en la actualidad ensayan de lunes a viernes entre las 18.00 y las 19.00 en la residencia.

Esta institución, que sirve de apoyo a familias cuyas circunstancias económicas, laborales y sociales requieren una ayuda puntual en la crianza de sus hijos, acoge actualmente a 60 niños y niñas de entre 6 y 14 años. Estos se encuentran en régimen de internado, de lunes a viernes, y están escolarizados en ocho colegios e institutos de la zona.

¿Cómo se realiza la elección?

Cantar en el sorteo extraordinario de la lotería de Navidad es un privilegio para muchos niños de la Residencia de San Ildefonso, que se apuntan voluntariamente para participar en él. La decisión final sobre quién canta recae sobre los profesores. Ellos son los encargados de determinar qué niños participarán y cuál será su función la mañana del 22 de diciembre.

Para realizar la selección, el criterio que prima es que las voces encajen bien. "Hay que seleccionar las más homogéneas y, cuando vemos que no se consigue que la voz de un niño coincida con la de otro, pasa a la extracción de bolas. Los niños suelen entenderlo y se conforman, lo importante es que participen y el resultado sea bueno", señala Vázquez.

Otras razones que priman son la rapidez de lectura de los niños (para poder transmitir con la mayor velocidad posible los números y los premios), así como su resistencia cantando (cada uno está entre 20 y 25 minutos durante el sorteo).