La empresa aplaza una emisión de bonos

Campofrío construirá otra planta en Burgos, según el alcalde

Campofrío ha trasladado al Ayuntamiento de Burgos su intención de abrir una nueva planta en 2016 que dé trabajo a todos los empleados con que cuentan las instalaciones arrasadas este domingo por el fuego, que han quedado reducidas a cenizas. 

Así lo ha confirmado el alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, quien ha explicado que el director general de la compañía, Pedro Ballvé, le ha expresado su intención de abrir una nueva planta en el año 2016 que dé trabajo a todos los empleados actuales.

El incendio, que ha arrasado completamente la planta de Gamonal , ha quedado ya controlado esta mañana y, aunque sigue activo, la capital ha desactivado ya el plan de emergencias y prevé reabrir la carretera de circunvalación (BU-30) a lo largo de la mañana. El fuego se originó del domingo a las 06.45 horas por causas que aún no se han determinado, aunque la hipótesis que se baraja es que pudo tratarse de un cortocircuito eléctrico.

Además, el regidor ha explicado que ya se ha desactivado el Plan de Emergencia Municipal porque aunque el fuego sigue activo, permanece “totalmente controlado”, lo que permitirá reabrir la carretera BU-30 a lo largo del día. Los bomberos han evitado, además, que las llamas afectasen al depósito de amoniaco de la planta, un compuesto sumamente tóxico. El riesgo de afectación de este depósito, así como la nube de humo, provocó el desalojo ayer de varios centenares de vecinos de los barrios de Capiscol y Villafría.

En paralelo, Campofrio Food Group ha anunciado a la CNMV  el aplazamiento de la emisión de bonos senior con vencimiento en 2021 por un valor total de 500 millones de euros, como consecuencia del incendio ocurrido este fin de semana en la planta de Burgos.

Fuentes de la cárnica han explicado a Europa Press que se ha adoptado este decisión mientras que la compañía vigila la situación y el impacto que tendrá el siniestro, a la espera de que concluyan las investigaciones.

Aunque no han tenido tiempo de realizar una valoración de daños por el incendio, los responsables de la compañía han afirmado que su prioridad es “preservar la seguridad de las personas y colaborar con los servicios de emergencia para la extinción del incendio, aportando cuantas informaciones y recursos le han sido requeridos”.

Los responsables de la multinacional se han mostrado conscientes de los daños que este siniestro tiene sobre la actividad y han asegurado que la compañía toma “las medidas necesarias para garantizar el suministro de sus productos al mercado a través de sus otras fábricas tanto en España como en otros países del grupo”.

100.000 toneladas al año

 La planta de Campofrío en Burgos fue inaugurada en 1997 por el Rey Juan Carlos, tras una inversión de 60 millones de euros, aunque en 2006 la multinacional volvió a realizar mejoras en las instalaciones con un coste de algo más de cinco millones de euros.

La planta tiene una capacidad productiva de aproximadamente 100.000 toneladas al año y sus líneas de producción están completamente robotizadas, tanto en el proceso de embutido como en el de envasado y empaquetado.

Es una de las más avanzadas en la fabricación de embutidos curados, jamón, productos cocidos y loncheados, que, posteriormente, se distribuyen en más de cuarenta países; y desde 2003 cuenta con la homologación para exportar sus productos a EEUU.

Trabajadores

Los trabajadores de la planta, por su parte, están ahora en situación de licencia retribuid.a El presidente del comité de empresa de Campofrío, Pablo Fraile, considera que el incendio de la planta principal de la multinacional cárnica  es “un drama para mil familias".

Miembros del comité han celebrado una reunión con directivos de la factoría, a los que van a pedir, según Fraile, que hagan “todo lo posible” porque la planta se vuelva a construir y “no se deslocalice” tras el incendio. En este sentido, ha adelantado que pedirán a todas las administraciones que se impliquen para volver a poner en marcha la planta, porque “muchas familias dependen de ella”.

El presidente del comité de empresa ha afirmado que intentan “mantener la calma, porque esto es una avería gorda para muchas familias”. Fraile ha explicado que, aunque la planta tiene una plantilla de unos mil trabajadores, en el momento del incendio, hacia las 6:45 de la mañana del domingo, sólo había un guarda y unos pocos empleados de mantenimiento, porque no se estaba trabajando.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, anunció el domingo una reunión para este lunes con el Comité de Empresa de Campofrío y calificó de auténtica “tragedia” la destrucción de la planta en Burgos a consecuencia de un incendio, por lo que ha comprometido el apoyo del Ejecutivo regional para que la empresa pueda recuperarse.

“Le hemos dado todo el apoyo para que Campofrío pueda recuperar su producción, y será ellos los que diseñen cómo hacerlo”, incidió la consejera, quien ha anunciado igualmente su propósito de reunirse este lunes en la sede de su departamento, en Valladolid, con el Comité de Empresa con el propósito de hacer extensivo a sus integrantes el respaldo absoluto de la Junta.