Sony se deja 783 millones de euros de abril a septiembre

El negocio de móviles hace a Sony perder un 561% más

La multinacional ya había anunciado que el deterioro dela división lastraría sus cuentas

Clientes en una tienda de Sony en Tokio.
Clientes en una tienda de Sony en Tokio. REUTERS

Un deterioro contable de la división de móviles ha sido el principal causante del descalabro en las cuentas del gigante nipón Sony. Entre abril y septiembre, la compañía se ha dejado 109.200 millones de yenes (783 millones de euros), lo que supone un 561 % más con respecto al mismo periodo de 2013.

La multinacional con sede en Tokio ya informó en septiembre de que el deterioro de estos activos le supondría una importante pérdida durante el actual ejercicio fiscal. Sony tuvo una pérdida operativa de 15.800 millones de yenes (113 millones de euros), lo que contrasta con los 49.400 millones (354 millones de euros) de ganancia que registró en abril-septiembre de 2013, pese a que sus ventas subieron estos seis meses un 6,5 por ciento hasta los 3,71 billones (26.611 millones de euros).

La empresa puntualizó hoy en un comunicado que ese deterioro valorado en 176.000 millones de yenes (1.258 millones de euros) contrarrestó la “mejora significativa” de los resultados operativos de la práctica totalidad de sus divisiones (videojuegos, imagen digital, vídeo y audio, dispositivos, cine y servicios financieros).

Sony destacó el fuerte avance de las ventas de su consola Playstation 4, así como un aumento de los ingresos por servicios online que han acompañado el lanzamiento del dispositivo, que salió al mercado a finales del año pasado.

Tan solo en el trimestre junio-septiembre, las ventas de hardware, videojuegos y servicios y productos a través de Playstation Network (PSN) aumentaron un 83,2 por ciento interanual hasta los 309.500 millones de yenes (2.212 millones de euros).

Esta división registró además en ese periodo una ganancia operativa de 21.800 millones de yenes (155 millones de euros), a diferencia de los 4.200 millones (30 millones de euros) perdidos entre junio y septiembre de 2013.

La multinacional mantuvo intacta su previsión de resultados para la totalidad del actual ejercicio fiscal, que en Japón concluirá el 31 de marzo de 2015.

De este modo, espera numeros rojos por valor de 230.000 millones de yenes (1.643 millones de euros), casi el doble que el año pasado.

A su vez espera una pérdida operativa de 40.000 millones de yenes (285 millones de euros), lo que contrasta con los 26.500 (189 millones de euros) ganados en 2013, y un incremento del 0,38 por ciento en sus ventas, que estima que supondrán 7,8 billones de yenes (55.753 millones de euros).