Resultados de 265 millones

Sabadell impulsa su margen por encima del 20% incluso sin sumar las compras

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. EFEArchivo
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. EFE/Archivo EFE

Buen trimestre para Banco Sabadell. Cerró los nueve primeros meses con un beneficio de 265,3 millones, el 42,5% más, pese a realizar un 29,3% más de provisiones y tener pérdidas de 654 millones en la gestión de inmuebles. El tirón del negocio, reflejado en el margen de intereses, con un aumento del 25,3%, explica en buena parte los resultados. Sin tener en cuenta las compras de Banco Gallego, Penedés y Lloyd’s el margen sube el 21%.

La obtención de unas plusvalías de 85 millones de euros procedentes principalmente de la venta de activos del negocio asegurador también ha contribuido positivamente en el resultado final de la entidad que preside Josep Oliu. La cuenta de resultados de Sabadell destaca por el crecimiento de todos sus márgenes en casi todos los casos por encima del 20%. El de intereses sube el 25, 3%, el bruto lo hace un 17,4%, mientras que el margen antes de dotaciones se sitúa en 1.992 millones, un 23,7% más. La recuperación de la demanda de crédito por parte de pymes y particulares, lo mismo que el crédito hipotecario, aunque a distancia aún de la financiación a empresas, parece que se ha establecido en Sabadell para quedarse, o eso es lo que creen algunos analistas.

En este periodo el grupo, además, ha aumentado sus provisiones por un total de 1.725 millones de euros, frente a los 1.334 millones destinados a este fin el pasado ejercicio. Aunque hay que tener en cuenta que la gestión de su cartera inmobiliaria sigue lastrando, como al resto de los bancos, su cuenta de resultados al registrar en este capítulo unos números rojos de 6540 millones.

El consejero delegado del banco, Jaume Guardiola, explicó ayer que a lo largo de los próximos trimestres el objetivo es que este capítulo de las provisiones vaya descendiendo, ya que la tendencia es una bajada de la morosidad. En un año, de septiembre del pasado ejercicio a septiembre de este año la tasa de mora pasa del 12,61% al 12,92%, aunque ya en los últimos tres trimestres y tras el alza de este ratio por la reclasificación de las refinanciaciones, este índice se ha ido reduciendo. Estos datos no tienen en cuenta los activos protegidos con el esquema de protección de activos (EPA) de Banco CAM.

Sabadell es, junto a Bankinter, el único banco que afirma que ya ha logrado crecer en el crédito neto destinado a empresas, aunque en este caso la referencia la toma desde marzo de este año hasta septiembre. En este periodo ha concedido 718 millones más (se incluyen las amortizaciones), lo que supone un crecimiento del 2,6% y llega ya a los 28.603 millones. Sabadell asegura así que la demanda de crédito muestra ya signos de reactivación, algo en lo que coinciden también BBVA, Bankinter, Bankia y CaixaBank, los cinco bancos que ya han presentado resultados.

La nueva producción hipotecaria mensual también acumula una mejora sustancial. Crece de enero a septiembre un 63%, con 1.153 millones de euros. El director financiero del banco, Tomás Varela, aseguró ayer que la “nueva producción de hipotecas supera la producción de todo 2013”.

Varela, además, asegura que “las hipotecas las estamos haciendo más altas, lo que significa que se cierran operaciones de más nivel, y hay un repunte de transacciones y subidas de precio en casi todas las comunidades”.

Esta buena tendencia del negocio –unida a una cierta recuperación de la venta de inmuebles–, con la previsible subida de los márgenes hace que el banco estime para 2015 una mejora de su beneficio del 50%.

Guardiola no ha podido evitar hablar del aval de 3 millones de euros que el banco ha concedido a Rodrigo Rato. Con este aval el expresidente de Bankia ha evitado el embargo de sus bienes por el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid. El directivo explicó que un cliente de Sabadell próximo al círculo de Rato solicitó el aval, una operación que la entidad aprobó porque respondía a los parámetros de “legalidad, garantía y rentabilidad”, pese a ser consciente de que le podía provocar “cierto desgaste”. “Es como si un padre tiene un hijo que ha hecho algo ilegal y fuera cliente nuestro y nos pidiera una garantía para avalar a su hijo. Si el cliente tiene garantías suficientes, entonces se lo daríamos”, argumentó. Sabadell concedió el aval teniendo muy en cuenta “la sensibilidad social extrema en que se encuentra el país por los numerosos escándalos de corrupción” política y financiera que se están conociendo en los últimos años y reconoció que “seguramente habrá gente que se ha sentido un poco decepcionada... En este contexto, sabiendo que esto un poco de desgaste nos iba a provocar, creo que el banco ha de cumplir con su función”, dijo.